La cruda confesión de Paula Pareto sobre el sufrimiento previo a Tokio 2020

La cruda confesión de Paula Pareto sobre el sufrimiento previo a Tokio 2020

La judoca argentina, medalla de oro en Río 2016, se retiró de la práctica profesional tras competir en Tokio 2020 e hizo una cruda revelación sobre cómo sufrió la preparación para los que fueron sus últimos Juegos Olímpicos.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Paula Pareto es uno de los grandes símbolos del olimpismo argentino. Tras ganar la medalla de oro en Río 2016, le puso fin a su carrera profesional tras Tokio 2020, cita a la que llegó sufriendo mucho la preparación, según confesó este viernes, aunque también reveló que seguirá vinculada al deporte.

En primer lugar, la Peque se refirió a la lesión que sufrió en plena competencia en los Juegos Olímpicos y que casi la deja afuera de competencia. "Estoy bien. La verdad es que en el momento sí me jodió bastante, pero no pasó nada. Al volver tampoco hice grandes cosas. Creo que está bien. Cuando me preguntan por eso, mi respuesta es 'una vez me fracturé un codo pero recién me di cuenta cuando volví a hacer judo'. Ahora, como no voy a volver a hacer judo, no sé. No sé qué lesión tuve. No me hice ningún estudio. Puedo realizar actividades de la vida diaria, así que estoy hecha", dijo en diálogo con La Nación.

Sobre su vida actual y lo que viene post retiro, avisó que quiere seguir vinculada al deporte desde su otra profesión, la medicina: "De hecho, puedo ser médica deportóloga. Estoy haciendo un posgrado en medicina deportiva, y si el día de mañana pudiera viajar como técnica o como médica, podría disfrutar desde otro lugar sin dejar de lado lo deportivo".

"Hay que hacer las cosas hasta que uno las disfruta; cuando eso se termina, ya está"

Finalmente, al ser consultada sobre si su retiro es definitivo o hay lugar para un regreso, confesó que "me gusta hacer actividad física porque hace bien al cuerpo y a la mente, pero en judo en particular me cuesta. No digo que sufro, pero desde hacía varios meses no lo disfrutaba y el entrenamiento me costaba mucho por las lesiones. Muchas veces terminaba con impotencia por no poder hacer cosas específicas del deporte, y eso no estaba bueno, porque dejaba de disfrutar. Me daba bronca. Terminaba mal las clases. Hay que hacer las cosas hasta que uno las disfruta; cuando eso se termina, ya está".

"Desde hacía varios meses no lo disfrutaba"

"Si tuviera interés en volver, no podría, porque voy a ponerme a entrenarme y va a dolerme. Es como ser futbolista y no poder patear la pelota. Estoy feliz de haber llegado a los Juegos Olímpicos porque eran un objetivo muy importante. Llegué con aquello con lo que llegué. Lo di todo. Dejé en esa competencia hasta el último pedacito de músculo y articulación que me quedaba", concluyó la Peque.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?