La impactante revelación que podría haber cambiado el destino de Maradona en el Mundial 1994

La impactante revelación que podría haber cambiado el destino de Maradona en el Mundial 1994

Fernando Signorini, preparador físico personal de Diego Maradona durante muchos años, reveló un episodio desconocido de la previa del Mundial de Estados Unidos que podría haber cambiado el destino del 10, quien fue suspendido tras el doping positivo.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Diego Armando Maradona llegó a la Copa del Mundo Estados Unidos 1994 a punto de cumplir 34 y en una forma física que sorprendió al mundo. Uno de los responsables de que el 10 llegara así fue el preparador físico Fernando Signorini, con quien se refugió en La Pampa para entrenarse de sol a sol y disputar su último Mundial al 100 por ciento.

Sin embargo, el sueño de ganar su segunda Copa del Mundo se vio frustrado en el segundo partido, ante Nigeria, cuando dio positivo de efedrina en el control antidoping. A 27 años de aquél triste episodio, el profe Signorini reveló un episodio que podría haber cambiado las cosas y responsabilizó a Julio Grondona por entregar al 10.

En diálogo con el diario La Nación, el reconocido preparador físico dijo estar "convencido" de que la FIFA usó a Maradona para vender entradas y, una vez logrado el objetivo, le soltó la mano. "Tengo la verdad sin pruebas, el que las puede dar ya está enterrado hace siete años y se llama Julio Grondona", aseguró.

Signorini y Maradona, en el medio del campo, durante la exigente preparación para el Mundial.

Luego, reveló cómo podrían haber evitado todo eso y no lo hicieron. "Como a mí me generaban ciertas dudas la cantidad de pastillas que tomaba Diego, le sugerí al doctor Ugalde que hiciera un control antidoping sorpresa a todo el plantel. A Ugalde le pareció una idea bárbara", relató Signorini, recordando que Maradona había contratado al fisicoculturista Daniel Cerrini para potenciar su físico.

Sin embargo, ese control no se realizó porque Grondona le bajó el pulgar argumentando que era "hincharles las pelotas a los jugadores". "El doctor Peidró había comprado los tubos, se los citaba 10 minutos antes del entrenamiento y listo. Imaginate si se justificaba esa pequeña molestia para prevenir algo así", se lamenta Signorini.

"Con el relato de Peidró me terminé de convencer de que fue una entrega despiadada de la AFA a la FIFA: cuando Peidró fue a la contraprueba y vio que los tubitos con la orina que teóricamente eran de Diego tenían un papel pegado con los nombres de las sustancias encontradas, lo primero que pensó fue 'ganamos'. Porque ese detalle violaba todos los protocolos. Peidró salió recontento y cuando a los pocos minutos habló por teléfono con Grondona y le contó, Julio le dijo 'No hagas nada, no presentes ninguna denuncia, no hablen con nadie de esto, porque ya lo retiré'. Y lo repitió exactamente igual. Como un disco rayado", rememora el profe sobre el rol del entonces presidente de la AFA.

Finalmente, contó que él fue uno de los que le dio la noticia del doping positivo a Maradona junto a Oscar Ruggeri y el representante Marcos Franchi. "Diego acostado boca abajo. Me senté en la cama, le di unos golpecitos en la espalda y le dije: 'Diegucho, vamos, arriba, estamos afuera'. Preguntó qué había pasado. 'La contraprueba dio positivo, ya está, date una ducha, te esperamos en la habitación de al lado', le dije, cortito, y salimos. A los dos minutos escuchamos como un grito de llanto y una trompada que no sé a dónde la dio. Un rato después apareció en la habitación con la cara hinchada, ahí Paenza le hizo la nota y dijo que le habían cortado las piernas".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?