Desolador relato de un ídolo de Boca sobre los últimos minutos de vida de Alfredo Graciani

Desolador relato de un ídolo de Boca sobre los últimos minutos de vida de Alfredo Graciani

El mundo Boca continúa de luto tras la muerte de Alfredo Graciani, quien falleció este miércoles a los 56 años, y un ídolo del Xeneize que jugó con él contó como fueron sus últimos instantes.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Este miércoles el fútbol argentino se vio conmovido por la muerte de Alfredo Graciani, quien falleció de un paro cardíaco a los 56 años, y sacudió a la familia de Boca Juniors ya que su paso por el club es muy recordado y es considerado por muchos un bostero de ley. Enrique Hrabina, quien jugó con él, manifestó su dolor y contó cómo fueron los últimos instantes del Murciélago.

"Me llamó la señora desesperada porque se había descompuesto, había llamado a una ambulancia y no llegaba, estaba tardando. Me fui para allá, yo también llamé a una ambulancia, hablé con un doctor... Pero nunca me imaginé esta situación, que era un paro, que fue lo que desencadenó esto. Pensaba que se había descompuesto, salí rajando para ahí y me encontré con el cuadro, que no había más nada para hacer", relató Quique en diálogo con ESPN F90.

Ayer, unos instantes antes de su muerte, Graciani palpitó en Twitter el debut de Boca en la Libertadores, subiendo un video alentando al club de sus amores. "Ese video se lo mandé yo, se lo mandé a todo el mundo", comentó Hrabina al respecto, y agregó que "de repente me vuelve a sonar el teléfono con el nombre de él, lo atendí y le digo: 'Hola Alfredito...'. Y me responde la esposa: 'No, soy Mariana'. Desesperada, llorando, con todo lo que te conté. Entonces me vine urgente para la casa".

Hrabina fue consultado sobre la salud de Graciani, si tenía algún problema previo, y contó que "él se trataba mucho, era muy obsesivo con las cosas médicas. Había tenido un problema del riñón pero estaba operado, bien. Se controlaba permanentemente. Era hipertenso y estaba medicado. Pero nunca pensamos algo así. Fue una muerte súbita, de esas que no se entienden. Una persona joven, y un pibe sensacional".

"Se levantó lo más bien. Estaba jugando con su hijo, Luca, de 11 años. Empezó a respirar mal, (el nene) la llamó a la mamá... Pero ya le había agarrado algo. Lo único que pudo hacer Mariana fue llamar a alguien que lo ayude", relató luego Quique sobre los instantes finales de Graciani.

"Era un pibe de oro, tengo un dolor increíble", lamentó Hrabina, y agregó: "Tenía problemas de laburo, como todo el mundo. Yo trataba de darle ánimo... Pero él estaba bien controlado, es una desgracia incomprensible". 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?