La leyenda de la Fórmula 1 que cruzó el océano y se emocionó con el homenaje a Fangio

La leyenda de la Fórmula 1 que cruzó el océano y se emocionó con el homenaje a Fangio

El mítico Jackie Stewart, tres veces campeón del mundo, viajó desde el Reino Unido hasta Balcarce para cumplir con una vieja promesa. Sus palabras emocionaron a todos los fanáticos de Juan Manuel Fangio

Equipo Visión Auto

Tres veces campeón del mundo de Fórmula 1, en 1969, 1971 y 1973, Jackie Stewart era por entonces el mejor piloto de carreras del mundo. Y Juan Manuel Fangio, uno de sus mejores amigos. "Nunca hablamos el mismo idioma: yo no manejaba el suyo, él no manejaba el mío, pero nunca fue necesario para que pudiéramos cultivar una relación de respeto y cariño", relata hoy el escocés que, a los 82 años, es el campeón más veterano con vida. Y ha venido a la Argentina con un propósito muy especial: terminar el homenaje a su amigo e ídolo que comenzó más de un cuarto de siglo atrás.

El 18 de julio de 1995, Stewart acompañó a Fangio a su morada inmortal, en el cementerio de Balcarce. Regresó a Inglaterra con dos ideas en la cabeza: la primera, que ya estaba trabajando, era crear un nuevo equipo de Fórmula 1 para Ford; la segunda, que le habían sugerido algunos amigos suyos en el país, era volver a participar de una ceremonia similar pero cuando los restos del quíntuple campeón mundial de Fórmula 1 pudieran descansar en el solar del museo que honra su memoria

Cumplió. Su antiguo equipo de F1 es ahora la fabulosa escuadra Red Bull que cuenta con Max Verstappen como principal candidato a ganar el título mundial de esta temporada, un pronóstico con el que Stewart está de acuerdo. Y en el momento en que el féretro hizo el camino inverso, esta vez desde el cementerio hasta el museo, más de un cuarto de siglo después, en una ceremonia que sus organizadores bautizaron como "Tributo a Fangio", allí estuvo Stewart para rendirle homenaje. 

Jackie Stewart, presente en Balcarce (foto: Télam).

El siete veces campeón mundial y monarca en vigencia, Lewis Hamilton, envió un mensaje de adhesión. "Ustedes en Argentina tienen la chance de visitar lugares especiales de la vida de Juan Manuel Fangio, uno de los más exitosos pilotos de Mercedes-Benz. Les deseo que disfruten esta experiencia", afirmó el inglés que ganara 100 Grand Prix de F1

Pero Hamilton nunca podría haber sentido por Fangio el fervor y la admiración que Stewart volvió a reflejar. "Es un gran honor estar aquí, porque Fangio fue el más grande de todos los tiempos", desgranó. "Corrió con un estilo y una dignidad inigualable, y podría decir que desde sus años, cada nuevo campeón mundial quisiera creer, en su consagración, que ha hecho tan buen trabajo como podría haberlo hecho Fangio".

"Fangio fue el más grande de todos los tiempos"

Según Stewart, los argentinos tuvimos "mucha suerte de que Fangio hubiera podido representarlos en todo el mundo con tal estilo, en la pista y fuera de ella. Créanme, ustedes deben sentirse muy orgullosos de tan maravillosa persona".

El escocés vio correr a Fangio cuando muy joven ("yo coleccionaba autógrafos y todavía tengo guardado el suyo, en un libro de autógrafos, desde que me lo dio en Silverstone en 1953") y aseguró que el balcarceño le enseñó con su ejemplo "a no sobreexigir nunca un coche de carreras y a tener siempre la mejor relación con mis mecánicos. Esta última enseñanza me salvó la vida". 

"Fangio tenía un enorme control mental. El decía, 'para terminar primero, primero tenés que terminar', y Fangio era un maestro en hacer eso. Para mí la mayoría de los pilotos sobreexigen sus máquinas al conducir. Se ve bien, pero no es lo mejor para el auto y en definitiva tampoco es lo mejor para el piloto. Manejar la mente es a veces más importante que seguir el corazón, y Fangio se veía siempre tan calmo, tan relajado, tan dueño de su propio estilo. Corría con una suavidad... Era su propia mente la que daba las órdenes, sin esperar a las del equipo. He podido estar lo suficientemente cerca para ver con él este tipo de cosas y aprendí muchísimo de él". 

Por debajo del balcarceño, por supuesto, ubicó a su compatriota Jim Clark ("la sombra de Fangio, poseía sus mismas destrezas") y desilusionó a quienes creyeron que el tercer escalón del podio de la historia lo ocupa Ayrton Senna. "Era mucho más agresivo que Clark, pero nunca lo ví en la misma liga que Juan Manuel Fangio. Alain Prost fue superior a Senna: nunca sobreexigió a sus autos y su manejo fue muy clínico. Ese sería mi Top-3 de todos los tiempos". Es que Prost llevó al extremo un estilo de conducción que el propio Stewart mismo había impuesto una década y media antes.

Los restos del Chueco ya descansan en su Museo (foto: Télam).

El Museo Fangio construyó un mausoleo en el que han pasado a reposar los restos del Quíntuple. A la ceremonia asistieron, además de Stewart, los tres hijos de Fangio, Oscar, Rubén y Juan Carlos; los afamados constructores Oreste Berta y Horacio Pagani, quienes en distintos momentos de sus carreras supieron de la generosidad de Fangio, que les abría puertas en Ferrari, Maserati o Mercedes Benz; el prolífico creador de máquinas de competición de carrera Tulio Crespi (afincado en Balcarce y que asegura haber fabricado más de 2.000 autos de carrera), los excampeones argentinos de automovilismo Oscar Castellano, Rubén Daray, Osvaldo "Cocho" López y Juan Manuel Silva, los actuales pilotos de Turismo Carretera Gastón Mazzacane y Jonatan Castellano, el vicepresidente de ACA Jorge Revello y el titular de la CDA del ACA (y vice de la FIA) Carlos García Remohí, el humorista Luis Landriscina (que fuera gran amigo del Chueco),  el CEO de Mercedes en Argentina, Manuel Mantilla, y distintas autoridades de la zona de Balcarce y Mar del Plata.

Conmovedor. El Tributo a Fangio fue un reflejo más de lo que continúa sigue significando el Chueco en la Argentina y en el mundo. 

Así como a millones en el mundo cautivó con su magia frente a un volante, a 26 años de su muerte; a 70 de la conquista de su primer título mundial, Fangio sigue emocionando.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?