Gaby, su personalidad introvertida y el día que "retiró" a Navratilova

Gaby, su personalidad introvertida y el día que "retiró" a Navratilova

La tenista recordó su trayectoria y expresó que practicar este deporte le ayudó en varios sentidos. También recordó sus logros y la victoria sobre la leyenda norteamericana.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Gabriela Sabatini, la figura más importante en la historia del tenis femenino en la Argentina, confesó hoy en su cumpleaños número 50 que su personalidad introvertida mutaba cuando entraba a la cancha, al punto que se transformaba y sacaba a relucir "el volcán que llevaba adentro".

"Era una persona muy introvertida, me costaba mucho hablar, por eso creo que el tenis me ayudó en varios sentidos, en mi carácter y personalidad, me ayudaba un poco a sacar ese volcán que tenía adentro", recordó Sabatini, en una entrevista que concedió desde Miami a la señal de cable ESPN.

"Soy consciente de haber participado de una época de oro en el tenis femenino, siempre digo que tuve la suerte de coincidir con grandes jugadoras y fue un privilegio haberlas enfrentado, especialmente con Graf, siempre sentía que sacaba lo mejor de mí", dijo en alusión a sus duelos con Graf, Mónica Seles, Martina Navratilova y Chris Evert.

Con Evert perdió su primera final del circuito cuando apenas tenía 14 años y la estadounidense 30, en Hilton Head 1985, mientras que a Navratilova le tocó retirarla del tenis en 1994: "Recuerdo que había anunciado que se retiraba en el Masters de 1994 y me avisaron que me tocaba en primera ronda".

"Me generó generó una mezcla de sensaciones, porque no quería ser yo quién la retire pero por otro lado era un lindo partido para jugar porque se trataba del último suyo, lo recuerdo con mucho cariño y emoción", expresó Gaby, quien le ganó por 6-4 y 6-2 y se encaminó hacia el título.

Sabatini conquistó dos veces el Masters, ambas en Nueva York, en 1988 y 1994, pero sin dudas el título que más festejó fue el US Open de 1990: "Desde el primer día en Nueva York me acostaba con un pensamiento, me veía levantando la copa".

La ex tenista reveló también que su triunfo más reconocido fue el del Grand Slam estadounidense ante Graf, aunque hubo otras dos veces que sintió que jugó en un nivel superior, en los abiertos de Roma de 1991 y 1992, cuando venció a Seles. "Me sentía con una confianza total, que podía hacer cualquier cosa en la cancha y la pelota entraba", concluyó.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?