¿Vuelve Vila a Independiente Rivadavia?

¿Vuelve Vila a Independiente Rivadavia?

Habrá elecciones en Independiente Rivadavia y la familia Vila vuelve a tener influencias para llegar al poder. Pero aparecen otras opciones. Puja política en medio del caos y de un fútbol quebrado.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

El fútbol en el mundo recibió un golpe tremendo como consecuencia de la pandemia. Los especialistas en la economía de los clubes aseguran que los exorbitantes valores monetarios que los que se movía la élite futbolera quedarán en el recuerdo.

En Argentina todo se potencia enormemente. Y en el sufrido fútbol mendocino ni que hablar.

Independiente Rivadavia vuelve a tener una crisis económica gravísima, que tiene consecuencias directas en su plantel y en su dirigencia.

Aproximadamente 12 jugadores abandonarían la Lepra, agobiados por la falta de cobro de sus remuneraciones en los últimos cinco meses, y los que se quedan, mendocinos la mayoría, luchan y reclaman a diario por sus emolumentos. El presidente y el vicepresidente primero renunciaron y el club quedó a cargo del tercero en el orden sucesorio hasta las próximas elecciones de julio.

En medio de este caos generalizado el apellido Vila aparece nuevamente en el horizonte azul. Agustín, hijo de Daniel Vila y de corto paso como presidente, es el que fogonea la acción proselitista. Aparentemente en esta instancia ni su padre ni él estarían al frente y en la línea de conducción. Para ello, como hace tiempo ocurre, sugieren y trabajan para que Alberto Rez Masud, su abnegado e incondicional colaborador, sea el hombre que encabece el cuerpo de bomberos prestos a apagar el incendio azul.

La lista se completaría con familiares, amigos e hinchas barrabravas que asegurarían protección, disciplina y se llevarían para ellos los negocios adyacentes.

Ese nombre, más la vuelta en la “conducción real” de padre e hijo, no cuentan con la unanimidad del pueblo leproso. Con cautela, con diferentes nombres a los reales por temor y para evitar comprometerse, las redes sociales fatigan en cruces, protestas y oposición a la candidatura de Rez Masud.

Detrás de la pelea sobrevive una cruda y dura realidad. El fútbol en general colapsó económicamente. El fútbol de Independiente Rivadavia está en el profundo pozo de ese colapso.

La presencia Vila, con sus acólitos y sus detractores sería quien trate de apagar el voraz incendio. En las cercanas elecciones, o aún antes, todo puede quedar aclarado, porque la anarquía y la carencia de recursos y jugadores no permiten mucha demora.

El partido está disputándose y el final es abierto.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?