Le hizo un gol histórico a Boca, fue tapa de El Gráfico y hoy es colectivero

Le hizo un gol histórico a Boca, fue tapa de El Gráfico y hoy es colectivero

Roberto "Kiki" Galarza es recordado por los hinchas de Racing por su golazo a Boca en el Clausura 1995. Con 28 años se cansó del fútbol y, gracias a la recomendación de Aníbal Fernández, hace 10 años que es chofer de colectivo en Buenos Aires.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Hoy está sentado frente al volante de un colectivo de la línea 148, que recorre Florencio Varela, Berazategui y Constitución, pero hace algo más de 20 años hacía historia en la Bombonera con la camiseta de Racing al marcar un gol que los hinchas de la Academia recordarán por siempre y que lo puso en la tapa de la popular revista El Gráfico, cuando la Academia se impuso por 1 a 0 en el Clausura 1995.

Se trata de Roberto Galarza, a quien Infobae ubicó para contar su particular historia tras haber colgado los botines con apenas 28 años. "Los hinchas de Racing todavía se acuerdan del gol que le hice a Boca en La Bombonera que sirvió para cortar una racha negativa de 20 años. Hay muchos pasajeros que son futboleros, y cuando me reconocen me piden fotos", comienza relatando el Kiki.

¿Por qué se retiró tan joven? "Hay mucha mano rápida en el fútbol. Mucha mierda. Por eso me retiré a los 28 años", responde, y agrega que "renegaba porque sentía que me cambiaban los contratos todo el tiempo. Era raro. Igualmente, cumplí con la promesa que le había hecho a mi viejo: la de debutar en Primera a los 18”.

Su debut en Primera fue en 1993 cuando Racing enfrentó a Ferro Carril Oeste por la fecha 16 del Apertura. El DT de la Academia era Carlos Babington, quien no podía contar con Adrián De Vicente porque todavía no llegaba el tránsfer del Grasshoppers, de Suiza. "Galarza, prepárese que va a debutar el fin de semana", le dijo el Inglés, quien el minutos antes le tiró una frase que lo marcó para siempre: "Dale nene, que hoy vas a hacer dos goles".

"¡Podés creer que hice los dos goles! El más lindo fue el primero, que eludí al Ratón Ayala y definí ante el Mono Burgos. Eran dos monstruos que jugaron ese partido", recuerda Galarza sobre aquel 2 a 2 en Avellaneda en el que cumplió su sueño.

Aunque jugó en varios clubes y hasta tuvo un paso por el exterior, su mejor momento lo vivió en Avellaneda. "Tenía como compañeros al Piojo López, Gustavo Costas, el Turco García, el Negro Clausen... Era un grupo bárbaro. Me acuerdo que el día que le ganamos a Boca en La Bombonera el vestuario fue una fiesta, porque veníamos de una mala racha y le arruinamos el campeonato”, rememora con nostalgia.

Galarza celebra su gol junto a Albornoz, Saralegui y el Piojo.

Aunque cada tanto visita el predio Tita Mattiusi y mantiene contacto con viejas glorias de Racing, Galarza prefiere mantenerse alejado del fútbol. Incluso tuvo la posibilidad de trabajar en las inferiores de Quilmes, de la mano de Aníbal Fernández, pero él prefirió la vida del laburante común.

Galarza es amigo de Fernández de hace muchos años, y cuando era Jefe de Gabinete del Gobierno de Cristina Fernández, lo fue a ver para pedirle trabajo. "Venite a Quilmes. Seguro que podés entrenar a una de las categorías de las inferiores", le dijo de inmediato, pero el Kiki ya estaba convencido de que no quería saber nada con el fútbol.

"¿Y qué querés hacer?", le preguntó Fernández, y la respuesta fue contundente: "Quiero ser colectivero. Tengo la licencia profesional y creo que va a ser lo mejor para mí".

Tras esa conversación, por recomendación de Aníbal Fernández el ex volante comenzó a trabajar en la línea 148 y lleva más de 10 años manejando el colectivo. "Hacía mucho tiempo que no lo veía y le voy a estar agradecido toda la vida. Es un hombre sencillo. La amistad surgió cuando él era intendente de Quilmes y yo estaba en Racing. Me acuerdo que me vino a buscar Meiszner y después vino él personalmente para que me sumara al Cervecero. Así como me ayudó a mí, ayuda a un montón de gente”, resume el Kiki.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?