El adiós al Diego: ¿fueron las barras las culpables de los incidentes?

El adiós al Diego: ¿fueron las barras las culpables de los incidentes?

Según un informe de Infobae, hubo barras que mancharon el deseo de miles de argentinos de despedir a su máximo ídolo.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

En la jornada de ayer, se vivieron graves incidentes en el velatorio de Diego Armando Maradona. El periodista Gustavo Grabia, en un informe publicado en Infobae, describe el detrás de escena de un bochorno. 

Según expresa Grabia, en medio de una organización fallida, un operativo policial que se desmadra y muchos barras que sacaron tajada de la situación. 

"El operativo fue coordinado por Nación y Ciudad de Buenos Aires. Sí, igual que el del Superclásico por la segunda final de la Copa Libertadores 2018, que derivó en la agresión al micro de Boca y en la suspensión del duelo, que terminó mudándose a Madrid", expresa Grabia.

Según el periodista, la tensión comenzó por la madrugada, cuando "La 12" copó la Plaza de Mayo para su show cuando Rafael Di Zeo y tres acólitos ingresaron a la ceremonia íntima, autorizados por la familia. Di Zeo era amigo de Maradona y el Diez hasta fue a su casamiento. La imagen de Di Zeo fue fuerte, porque tiene prohibido, por ejemplo, ingresar a los estadios y espera juicio en dos causas diferentes. 

Luego, al mediodía, comenzaron a llegar los barras: de San Miguel, de Los Andes, de Almirante Brown, la Guardia Imperial de Racing, la de Gimnasia Esgrima de La Plata. Las de los equipos del ascenso tuvieron participación en las situaciones que se vivieron dentro de la Casa de Gobierno, en el Patio de las Palmeras. La facción Los Dengues, de Almirante, que lidera el puntero Jesús Carrizo, fue la más organizada. Salió en micros desde La Matanza y tuvo vía libre para entrar a la despedida.

El relato continúa con la situación que se vivió afuera. Todo se desmadraba tras la decisión de la familia de Maradona de cortar a las 16. La orden que le llegó a la policía a las 13:30 fue de cortar el vallado en 9 de Julio y Avenida de Mayo y, en sólo siete minutos, la gente entendió lo que ocurría y empezaron los focos de conflicto por todos lados.

La convocatoria de la facción de la barra de Almirante Brown "Los Dengues".

Todo se descontroló, las barras coparon el Patio de Las Palmeras y quedó una triste imagen de un país que no podía despedir a su ídolo. "Porque no sólo nos arruinaron la fiesta del fútbol en la cancha, sino también ahora la posibilidad de decirle a Diego, chau hermano, te queremos mucho", cierra Grabia. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?