Medvedev reaccionó a tiempo, venció a Thiem y se consagró en Londres

Medvedev reaccionó a tiempo, venció a Thiem y se consagró en Londres

El ruso tuvo un arranque confuso pero pudo acomodarse en el partido, estiró la definición al tercer set y se quedó con la final del Masters por 4-6, 7-6 y 6-4.

MDZ Deportes

MDZ Deportes

Daniil Medvedev se consagró este domingo en Londres tras vencer por 4-6, 7-6 (2) y 6-4 a Dominic Thiem en la final de la última edición de las ATP Finals que se celebrará en esa ciudad, la duodécima disputada en la capital inglesa. Lo hizo, además, invicto y se transformó en el sexto campeón diferente y el quinto nuevo desde 2015.

Con su resistencia impertérrita y su juego cuadriculado y ortodoxo, Medvedev tomó el relevo de Nikolay Davydenko, el anterior ruso en ganar las Finales ATP en 2009, y consiguió el título más importante de su carrera dejando a Thiem sin corona por segundo año consecutivo. El ruso se convirtió además en el cuarto tenista en la historia en ganar a los tres primeros tenistas del ranking en un mismo torneo, tras Boris Becker en Estocolmo 1994, Novak Djokovic en Montreal 2007, y David Nalbandian en Madrid 2007.

Medvedev, como ante Nadal, comenzó lento, con ritmo bajo, con alguna que otra oportunidad para ponerse por delante, pero a merced de un Thiem que estaba sintiendo más la bola. Con una doble falta cedió su servicio, el primer set y se colocó en un escenario que le encanta, el de víctima.

Necesitó Medvedev salvar tres bolas de 'break' en el segundo parcial para despertar y enchufarse a la final. No se vino abajo ni cuando Thiem le dominó en el 'tie break' por 0-2. Le ganó siete puntos seguidos y forzó el set definitivo. Nadie había remontado un set adverso en el torneo hasta su triunfo ante Nadal y en la final se ponía en posición de hacerlo dos veces seguidas.

Era ya el dueño del partido y aunque se le escapaban las posibilidades de romper (desperdició cinco), el momento estaba al llegar. Tenía el mando del partido y era cuestión de tiempo que Thiem claudicase. Y cuando ocurrió, lo hizo como fruto maduro, rompiendo los esquema de un austriaco que se queda sin premio una vez más y que a sus 27 años solo tiene un Masters 1.000 y un Grand Slam en su palmarés, poco botín para su juego.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?