El Tomba y la vieja historia de los refuerzos que ¿no refuerzan?

El Tomba y la vieja historia de los refuerzos que ¿no refuerzan?

El conjunto mendocino deambula en el último puesto de la tabla de posiciones y la llegada de futbolistas que aparentemente no vayan a cambiar la ecuación acrecienta la discusión.

Ariel Fernandez

Ariel Fernandez

Cada mercado de pases es especial, sobre todo para Godoy Cruz, ya sea en épocas invernales o en tiempos de verano. Lo cierto es que el Tomba atraviesa actualmente una de las mayores crisis, en cuanto a lo numérico, desde que pernocta en la máxima categoría del fútbol argentino.

Inmerso en una meseta futbolística en la cual Mario Sciacqua pretende ordenar, el conjunto mendocino deambula en el último puesto de la tabla de posiciones de la Superliga y la llegada de futbolistas que aparentemente no vayan a cambiar la ecuación acrecienta la discusión entre los aficionados.

Por ahora, Gabriel Carrasco, Enzo Ybañez, Gianluca Ferrari, Marcelo Herrera y Christian Almeida son las incorporaciones que ha realizado el Expreso. No sobresale ningún nombre rutilante, de esos que uno dice “este es número puesto”. Pero esto, a veces, no dice nada.

Godoy Cruz le enseñó al hincha a no apresurarse. Que los Jaime Ayoví, los Morro García, los Leandro Caruso, los Carlos Sánchez, etc, etc, también llegaron a la Bodega sin ser “números puestos”, ni mucho menos. Es más, la llegada de mucho de esos futbolistas que terminaron siendo figuras del equipo y luego emigraron a los mejores equipos de la Argentina se presentaban en calle Balcarce como apuestas a largo plazo.

Es verdad también que, esta vez, no hay lugar para un nuevo error. La falta de funcionamiento colectivo y el bajo rendimiento individual, como es habitual en el equipo desde hace más de medio año, derivará indefectiblemente en el incremento de las posibilidades de un descenso no prematuro para mayo de 2020 a la Primera Nacional, pero si de condena para el próximo año.

La llegada de Rodrigo Rey, de antiguo paso por el Tomba, está al caer y este sí tendría el puesto asegurado bajo los tres palos.

Quedan días de trabajo, tanto para cuerpo técnico y jugadores como para la dirigencia que no debe dejar pasar este mercado de pases clave, el más importante de la última década.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?