La lúdica propuesta del Museo de Arte Decorativo para BIENALSUR

La lúdica propuesta del Museo de Arte Decorativo para BIENALSUR

Una propuesta de arte lúdica y provocativa en el Museo Nacional de Arte Decorativo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, dentro del desarrollo de Bienal Sur.

María Teresa Andrés

María Teresa Andrés

En el ámbito del Museo Nacional de Arte Decorativo, uno de los más bellos de la Ciudad de Buenos Aires, se lleva a cabo con el sugerente título “Fantasías plebeyas” una exposición dentro del marco de la Bienal Internacional de Arte Contemporáneo del Sur 2021 (BIENALSUR), con cuatro muestras en Argentina, dos en la provincia de San Juan y dos en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El alma máter del MNAD es el arquitecto Martín Marcos, su director, museólogo (fue Director del Museo de Arquitectura de la Sociedad Central de Arquitectos). Ocupando (por concurso) altos cargos docentes en la enseñanza de la arquitectura en la carrera universitaria, un apasionado de su trabajo, me expresó lo siguiente en relación a la muestra: “Luego de dos ediciones memorables – 2017 y 2019 – donde recibimos en nuestro museo a grandes referentes internacionales, como los recordados Christian Boltansky y Michelangelo Pistoletto, para dialogar sinérgicamente con el Palacio Errázuriz Alvear. En esta ocasión las intervenciones y artistas seleccionados por Bienal Sur nos invitan a un contrapunto sugerente y sorpresivo, de gran impacto visual y emotivo. Me atrevo a decir que nadie que protagonice la experiencia Fantasías Plebeyas saldrá indiferente del museo", dice Marcos. 

Martín Marcos, director del MNAD promete que "nadie que protagonice la experiencia Fantasías plebeyas saldrá indiferente del museo".

Y agrega a modo de promesa para quienes decidas visitar esta exhibición: "Nuevas preguntas y curiosidades surgirán de esas vivencias que solo el arte y la cultura de espesor intelectual, pueden detonar. Arte contemporáneo en diálogo con el patrimonio para descubrir nuevas miradas y reflexiones sobre nuestra condición y humanidad en este mundo imprevisible y urgente". 

La propuesta y los artistas

Según declarara el curador Martínez Depietri: “¿Por qué seguimos observando los palacios porteños con añoranza? La admiración de estas arquitecturas de la opulencia suele estar acompañada de un sentimiento de decadencia frente al presente al imaginarlas como evidencias de un tiempo glorioso que perdimos. En esta ensoñación que revive la vida en sus salones y nos proyecta en ella, sin embargo, quedan olvidadas sus condiciones de posibilidad: la desigualdad abismal entre regiones del país y entre clases sociales. Nos situamos entonces en el Museo Nacional de Arte Decorativo abordando la potencia de su devenir –de residencia aristocrática en museo público– a través de una pregunta: ¿Cómo sostener una valoración de este patrimonio que pueda abrir lugar a otros deseos y miradas a partir del goce estético que nos produce la exuberancia ornamental de su edificio y de su colección? Ensayamos posibilidades a partir de ambientaciones e instalaciones de sitio específico que dialogan con su historicidad de modo irreverente habilitando otros sentidos. Proponen fantasías plebeyas mediante operaciones de construcción, reconstrucción y deconstrucción que escapan a la nostalgia por la belle époque", dice con la intención de tentar a potenciales visitantes. 

"Invierten signos, valores y lógicas espaciales, proponen otros órdenes de diseño, resaltan los contrastes y empujan las incoherencias estilísticas existentes hasta llegar al pastiche y el kitsch como estrategias para revisar críticamente el patrimonio expandiendo el goce hacia nuevos horizontes de imaginación colectiva”, explica Depietri.

Cuatro artistas despliegan sus obras en el MNAD siguiendo la consigna curatorial, con el lenguaje que ya los distingue en su trayectoria anterior:

Luciana Lamothe (Argentina) con su escultura de tirantes de madera “Repetición por quiebre” (2021), en este caso como otros trabajos suyos se inspira en estructuras utilizadas en la construcción (andamios por ejemplo). Habrá que atravesar su obra pintada en rojo vivo que llevará al ingreso del Palacio Errázuriz Alvear. Una travesía que nos permitirá “espiar” hacia los costados. Túnel de ingreso con fuerte impacto visual. El contrapunto se establece entre la precariedad de esta estructura pasajera con la nobleza estilístico constructiva del MNDA.

Repetición por quiebre, la obra de Lamothe en el MNAD.

Gabriel Baggio (Argentina) “La pampa se ve desde adentro”, cerámica esmaltada con lustre de oro (2016 Colección José Luis Álvarez). Conjunto de herramientas como elemento ornamental. Son una réplica, a escala real, de aquellas que empleó para la construcción de una casa de adobe en la llanura pampeana, performance en la que aprendió este trabajo. Otra vez lleva, como en otras ocasiones, sus experiencias y aprendizajes de su propia vida al campo del arte. Aquí el sujeto del objeto expuesto se contrapone a los atesorados en el MNDA. Su ubicación en la antecámara tiene la intención de competir (en forma crítica desde un punto de vista político) con los finos objetos de colección que allí se atesoran.

Emil Finnerud (Noruega) "Death Drive” (2021). Juego de palabras en inglés, Death Drive es tanto una carrera automovilística mortal, como una pulsión de muerte en los términos de la teoría psicoanalítica de Freud. Instalación: serigrafías, esculturas en yeso, bronce madera, impresiones 3D y partes varias de un vehículo Porsche 911, polvo de ladrillo, pintura. Hay un doble sentido
donde elementos fragmentados de un automóvil de lujo adquieren el lugar de ornamentos, presentes en las esculturas y las serigrafías, que se esparcen por una cancha de tenis. Apunta a una crítica de la cultura contemporánea de la competencia, individualismo y ostentación.

Impresiones en 3D u juegos de color en la propuesta del MNAD para BIENALSUR.

Mehryl Levisse (Francia) “The Naive Decorators” (2021) Instalación. Impresión sobre vinilo, textiles de manufactura, máscaras. Trabaja habitualmente en la combinación de múltiples tradiciones. Aquí basa su instalación en el eclecticismo de la arquitectura porteña de los siglos XIX y XX. La familia Errázuriz Alvear hizo diseñar los salones con distintos estilos artísticos en una
demostración de conocimiento y sofisticación, reflejo de su clase social de la época. La artista toma este mismo principio en una suerte de emulación cuyo resultado es la suma de elementos diversos que combinados resultan rozar el kitsch, y entran en un juego desbordante con objetos de la colección del Museo.

The naive decorators, por Mehryl Levisse.

Desde el título mismo de esta muestra se sugiere cierto humor, una invitación al juego y una provocación a la fantasía del espectador para que, como dice el Arq. Martín Marcos, salga del museo haciéndose más preguntas que las que trajo antes de entrar a él.

Se podrá visitar en Agosto y Octubre de martes a domingos de 13 a 19 con reserva previa desde la web del Museo Nacional de Arte Decorativo. Los domingos a las 16 se presentarán performances a cargo de egresados del Taller de Danza Contemporánea del Teatro San Martín.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?