Vivimos el año más cálido de la década y seguirá la sequía

Comenzó la temporada de riego y los ríos siguen con poca agua. Los diques están con "reservas" que alcanzan para la próxima estación. Desde Irrigación aseguran que fue la temporada más cálida de los últimos 10 años y hay poca nieve acumulada. 

Redacción MDZ

Lago Potrerillos en invierno

ALF PONCE/MDZ

Comenzó la temporada de riego en Mendoza y hay una “ilusión” de abundancia porque los embalses tienen agua. Pero la realidad es mucho más dramática: fue un año pobre y la sequía continuará por la falta de nieve en la montaña. Además, ha sido el año más cálido de la década, según los datos registrados por el Departamento General de Irrigación. “Este año hídrico que finaliza en octubre ha sido el más cálido de la serie de temperaturas registradas para nuestra región y uno siete más cálidos que se han dado en los últimos 10 años”, explicaron desde Irrigación.

El dique Potrerillos está a un 90% de su capacidad, pero la necesidad de agua para la primavera hará que el volumen descienda rápidamente. El agua del río Mendoza es insuficiente para cubrir las demandas, especialmente de riego.

Agua acumulada en los diques y volumen en los ríos.

Durante la temporada el río Mendoza “escurrió” menos del 65% de un año medio o normal. Una visión similar posee Irrigación para esta nueva temporada (2019-.2020).  "Ha comenzado la temporada con el embalse al 90% de su capacidad, pero desde ahora hasta mediados de diciembre,  que comienzan los deshielos,  bajará el nivel. Por eso y dado que prevemos un año muy pobre, es  muy importante cuidar el agua ya que disponemos sólo de lo que hay en el embalse hoy, más lo poco que pueda aportar el río. Por otra parte, los mendocinos debemos rogar que en lo que resta del invierno se produzcan algunas nevadas, así en el verano podemos recuperar el embalse, que seguramente va a estar muy bajo", dijo Sergio Marinelli, superintendente de Irrigación.

El boletín hidronivológico, que marca la cantidad de nieve acumulada y agua que se almacena en las montañas, indica que se avizora un nuevo año con problemas, pues no hay casi reservas por las escasas nevadas que hubo durante el invierno.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?