Mujeres, autos y lujo: el playboy y el piloto acusados de robar en un country

Uno fue detenido y el otro permanece prófugo por un hecho ocurrido en el barrio Saint Thomas, Buenos Aires. 

redacción mdz

Matías Leonel Aquino (30), en una de la fotos publicadas en sus redes sociales.

"Que en paz descanse". El saludo, la breve frase, es para Hugh Hefner, el célebre dueño de la revista Playboy. Una día después de su muerte, en septiembre de 2017, ese mensaje fue publicado por uno de los tantos que, quizá, soñaron ser como él. Lujo, dinero, fiestas, mujeres, amistades. El homenaje está publicado en la cuenta de Instagram de Matías Leonel Aquino (30). Su vida no era como la de Hef, pero sin dudas iba por ahí, informa Clarín.

Aquino no tenía la mansión que el hombre fuerte de la revista del Conejito mostraba al mundo entero desde Los Ángeles. Pero en 2017 daría un paso clave para su perfil social: se había mudado al exclusivo country Saint Thomas Sur, en Canning, partido de Esteban Echeverría, ubicado en el kilómetro 3,5 de la ruta 58. Allí alquiló un chalé, el del lote 545, que compartía con su madre, su padre y su medio hermano.

En poco tiempo se hicieron habituales los asados familiares y las fiestas con amigos. Los vecinos no notaron nada fuera de lo común. Música alta algún día de la semana y desfile de varias personas por la casa.

Así transcurrieron los últimos dos años hasta que este verano sí que ocurrió un hecho que conmovió a la comunidad del barrio Sur del Saint Thomas, un country dividido en cinco sectores y con varios personajes conocidos y famosos entre sus habitantes.

El barrio se alteró cuando el 19 de marzo, a las 13.15, una vecina de Aquino volvió de un viaje y no necesitó recorrer todos los ambientes de su casa para darse cuenta de que algo malo había pasado. Sintió que habían violado su privacidad.

Al llegar a una de las habitaciones, certificó la sospecha. Sus cajas de seguridad habían sido vulneradas. Y ya no tenía 6.000 dólares, 55.000 pesos, 800 euros, varias joyas y dos relojes, un Tag Heuer y un Hamilton. Entonces hizo la denuncia en la comisaría 4° de Canning.

Matías Leonel Aquino (30) y Ramiro De Bonis (21) están acusados por un robo dentro del country Saint Thomas.

La investigación, primero, se posó en el sistema de seguridad del barrio y en alguna posible falla en el cerco perimetral. Un tiempo atrás, tres casas del Saint Thomas habían sido asaltadas. En ese hecho sí se pudo chequear que el acceso y egreso de los ladrones se había dado a través de un boquete en el alambrado olímpico.

Esta vez se descartó rápido esa hipótesis. Habían robado, sí, pero no lo habían hecho ingresando desde el exterior del barrio. El revuelo que se armó en el country encontró rápidamente un testimonio clave. Un testigo dijo haber visto e identificado a cuatro personas saliendo de la casa asaltada, ese día y a esa hora. Incluso que se habían ido en una camioneta, que sería una Jeep Renegade.

Esta persona ofreció precisiones tales que permitieron cerrar la investigación sobre un sospechoso: Matías Leonel Aquino, el vecino excéntrico y algo ostentoso del lote 545 que había llegado desde Ciudad Evita para alquilar un chalé junto con su familia. En esa propiedad se presentó la Policía el martes pasado y detuvo al acusado. Estaba su madre, pero no su hermano, el otro imputado en el hecho.

Este joven con el que comparte mucho más que la misma mamá tiene 21 años, se llama Ramiro De Bonis y es piloto del TC Pista Mouras. Desde 2018 corre con un Chevrolet y tiene un podio en 15 carreras disputadas. Este fin de semana debería estar corriendo en Toay, La Pampa, pero por ahora está acelerando para mantenerse prófugo.

Este año recién volvió en la tercera competencia, aunque no tuvo una buena performance en el autódromo Roberto Mouras, de La Plata. Lo excluyeron por un toque a un rival. En el campeonato de su debut, el oriundo de Ciudad Evita finalizó en el puesto 13, el número más temido en el automovilismo.

Fuentes de la investigación confirmaron a Clarín que De Bonis es buscado. Lo último que saben es que huyó en la camioneta que habría sido utilizada en el robo del country, hallada abandonada luego en General Rodríguez. No es el único prófugo que tiene la causa: hay dos sospechosos más, aunque todavía no los tienen identificados.

"Aunque te mandes 33 mil cagadas y me uses toda mi ropa... Te voy a bancar siempre hermano!", le escribió Aquino al corredor en uno de sus tantos mensajes.

Tal cual el perfil que describieron los vecinos, Aquino se daba una vida de playboy. Amigo del gimnasio y de los tatuajes, fanático de los autos y las carreras, acompañaba a su hermano a todas las competencias y hasta se mostraba en sus vehículos o en algún karting. Tampoco dejaba pasar oportunidad de hacer fiestas en su casa y las galerías de fotos de los eventos desbordan en su cuenta.

Una vía de la investigación tiene el foco puesto en ese círculo de amistades para descifrar quiénes fueron los dos hombres que acompañaron a Aquino y a su hermano a cometer el robo. Y, además, explicarse por qué. Ninguno de los dos identificados (detenido y prófugo) tienen antecedentes y no daban indicios de ser personajes del delito. De la casa de Aquino, la Policía se llevó 190.000 pesos, seis celulares y varias joyas.

Aquino se negó a declarar ante los agentes fiscales de la UFI Descentralizada N° 1 de Esteban Echeverría. Dijo que es empleado, confirmó que alquila en el barrio desde 2017 y que comparte la casa con su familia. Aún permanece detenido y, por ahora, su sueño de playboy parece estar en jaque.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?