Los cinco casos resonantes que sumaron casi 300 años de condena para los homicidas

Durante septiembre fueron cinco los casos de homicidio en la provincia donde se condenó a los culpables. La mayoría de ellos terminó en prisión perpetua para los acusados, arrojando un impactante número de años de prisión para los condenados.

Avatar del Pablo Villarruel

Pablo Villarruel

luego de 6 años, el crimen de sebastián prado finalizó en la condena a jonathan morales

Alf Ponce / MDZOL

El número impacta y no es para menos. Sobre todo si tenemos en cuenta que los condenados durante septiembre en nuestra provincia fueron encontrados culpables de asesinatos que causaron conmoción en la opinión pública y distintas reacciones por sus sentencias.

Este mes fueron cinco los juicios por homicidio que tuvieron resolución y, excepto en dos, los acusados fueron condenados a prisión perpetua, pena que se traduce en 35 años de cumplimiento. Si se suman los años que cada uno de los hallados culpables deberán permanecer en prisión, se llega a la friolera suma de 295 años.

Elmelaj, el homicida resignado

El caso más reciente fue en el que el empresario Dionisio Elmelaj fue condenado por la muerte del adolescente Emir Cuattoni. Los jueces que intervinieron en la causa lo hallaron culpable de "homicidio agravado por el arma de fuego" y lo condenaron a 32 años de prisión, a pesar de que fiscalía y querella habían pedido 33.

El hombre de 57 años, antes de la sentencia, declaró que "le daba igual" la cantidad de años si lo condenaban ya que morirá en la cárcel debido a sus problemas cardíacos. Ahora, el asesino de Cuattoni podría estar en prisión hasta los 89 años. Cabe recordar que en este caso la Justicia, erróneamente, señaló al metalúrgico Gustavo Seré como autor del crimen.

Di Césare y un fallo polémico

El joven Andrés Di Césare fue otro de los condenados durante septiembre y la sentencia trajo polémica, ya que el tribunal entendió que la muerte de Julieta González no fue un femicidio. El asesino fue acusado de "homicidio simple" y recibió una condena de 18 años, mucho menor a la prisión perpetua que solicitaron.

Para los jueces, Di Césare y González no mantenían una relación estable de pareja y para ellos el homicidio no se produjo "en condiciones de vulnerabilidad de la mujer, en una relación de desigualdad de poder y por el hecho de ser mujer". La sentencia no conformó a la querella y a la fiscalía y ambas aseguraron que presentarían una apelación.

Morales, el único culpable

Uno de los casos que llegó a su fin este mes luego de 6 años fue el asesinato del médico Sebastián Prado. Un jurado popular encontró culpable de "homicidio criminis causa" a Jonathan Morales, mientras que Ismael Merlo, el otro apuntado por el resonante crimen, fue absuelto.

Morales había sido detenido en 2013 junto a Merlo por el homicidio del médico, pero ambos quedaron en libertad por falta de pruebas. Recién en 2018 y tras otro homicidio perpetrado por Morales, la causa se destrabó a raíz del testimonio de uno de sus cómplices y finalmente fue encontrado culpable de matar al galeno en la Cuarta Sección.

Tizza y González, los padres del horror

La muerte del pequeño Valentín González Tizza en Tupungato también encontró justicia en septiembre. Sus padres Celeste González y Sebastián Tizza fueron condenados a prisión perpetua luego de las pruebas presentadas por la fiscalía que el jurado de ciudadanos aprobó y decretó que ellos fueron los responsables.

El niño de 1 año y 10 meses encontró la muerte luego de los golpes propinados por sus padres o al menos por Tizza, quien le pegó a su hijo en el abdomen hasta producirle un derrame que derivó en el fallecimiento del pequeño. La fiscalía entendió que González era tan culpable del asesinato por permitir esos golpes y el jurado condenó a ambos pese a las acusaciones cruzadas.

Los cuatro asesinos de San Rafael

Otro de los casos que terminaron en condena para los culpables este mes fue el del matrimonio Scalia en San Rafael. En el sur provincial, la Justicia condenó a Cristian Pajón, Ricardo Peñalbe, Fernando Olivarez y Carlos Ávila a prisión perpetua al entender que cometieron otro "homicidio criminis causa".

Para un jurado popular, estos cuatro hombres mataron a golpes a Miguel Scalia y Liliana Balmaceda cuando ingresaron a robar en la vivienda de la pareja. Allí, los ahora condenados golpearon con objetos contundentes al matrimonio hasta matarlos, mientras que la hija discapacitada de ambos fue encerrada en una habitación y abandonada.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?