Confirman prisión preventiva para el hombre que le disparó a la bombero

Confirman prisión preventiva para el hombre que le disparó a la bombero

Esta semana, la Justicia decidió sostener la imputación que pesa sobre Juan Manuel Corvalán y además decidió mantenerlo tras las rejas. El hombre se durmió el 6 de junio con el gas abierto; cuando lo fueron a rescatar, le pegó un tiro a una mujer bombero. ¿Sabía lo que hacía?

Facundo García

Facundo García

Parece que Juan Manuel Corvalán (47) deberá armarse de paciencia, porque la Justicia decidió esta semana que el acusado seguirá tras las rejas mientras avanza la investigación sobre el ataque a tiros que efectuó sobre una mujer bombero. El incidente se produjo el sábado 6 de junio, cuando el hombre se quedó dormido con el gas abierto: lo fueron a rescatar y él dice haberse asustado, por lo que respondió disparando.

En su casa se encontraron municiones y armas, además de drogas. Y el eje de la causa se centra en dilucidar si Corvalán "quiso matar" a las personas que iban a salvarlo. La imputación por tentativa de homicidio apunta en esa dirección. La defensa, sin embargo, dice que se trató de un "susto" y que el acusado no entendía bien lo que estaba haciendo. 

"Máxime -dice su abogado Juan Franco Ferraris- si se tiene en cuenta que el hermano de Corvalán fue asesinado en un hecho que nunca se esclareció. Eso lo ha vuelto una persona muy desconfiada". 

El caso

El 6 de junio no fue un buen día para Corvalán. Aquella madrugada, se acostó en su departamento de la calle San Martín 1338 y, según repite, no notó nada raro. Se había dejado el gas abierto.

Los vecinos percibieron el olor y empezaron a golpearle la puerta. Nadie atendía.

—Corvalán se despierta con el estruendo de los bomberos destrozando la puerta. Ante el susto, atinó a disparar. No a las personas sino a la misma puerta, o al suelo— sostiene el abogado Ferraris.

Lo concreto es que uno de los plomazos terminó en el codo de la bombero Nancy Véliz (47). Para la fiscal Andrea Lazo, es un caso claro de tentativa de homicidio. La defensa, integrada por Ferraris y Oscar Alfredo Mellado, defiende la tesis de un individuo desesperado que simplemente se confundió.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?