Estafas con tarjetas de débito: cuándo ocurren y cómo actuar

Se han reportado en la provincia hechos de cobros mal liquidados, tanto en comercios como en sitios de pago de servicios, donde la persona concurre a pagar y, posteriormente, detecta que le han debitado uno o varios montos muy por encima de los reales. Si bien en la mayoría de los casos son errores involuntarios, algunos aprovechan las supuestas confusiones para quedarse con el dinero sin dar lugar a ningún tipo de reclamo.

Avatar del Nicolás Munilla

Nicolás Munilla

Estafas con tarjetas de débito: cuándo ocurren y cómo actuar

El uso de tarjetas de débito está extendiéndose en Mendoza, debido al aumento de la bancarización por el pago de las prestaciones estatales, como las jubilaciones y la Asignación Universal por Hijo, además por la gratuidad de las cajas de ahorro y la mayor aceptación de los comercios como forma de pago. En ese sentido, a la hora de abonar un producto tangible o un servicio, suelen ocurrir situaciones de estafa que provocan graves perjuicios a las víctimas.

Se han reportado en la provincia hechos de cobros mal liquidados, tanto en comercios como en sitios de pago de servicios, donde la persona concurre a pagar y, posteriormente, detecta que le han debitado uno o varios montos muy por encima de los reales. Si bien en la mayoría de los casos son errores involuntarios, algunos aprovechan las supuestas confusiones para quedarse con el dinero sin dar lugar a ningún tipo de reclamo.

La abogada Bárbara Peñaloza explicó a MDZ que estos casos pueden encuadrarse en el delito de estafa simple, donde la persona es víctima de un engaño para desprenderse en buena fe de su dinero, o en el de defraudación, encuadrado en el Código Penal y que atiende a una circunstancia más agravante.

“Si el dinero redunda en beneficio de la empresa recaudadora, es una estafa específica de defraudación, que está contemplada en el artículo 173 inciso 15 del Código Penal”, aclaró la letrada especialista en delitos informáticos. Según este inciso, incorporado por la Ley Nacional 25.930 del año 2004, “el que defraudare mediante el uso de una tarjeta de compra, crédito, débito, cuando la misma hubiera sido falsificada, adulterada, hurtada, robada, perdida u obtenida del legítimo emisor mediante ardid o engaño, o mediante el uso no autorizado de sus datos, aunque lo hiciera por medio de una operación automática”.

Mónica Lucero de Nofal, directora de Defensa del Consumidor, señaló a MDZ que las denuncias en esa repartición por estafas con tarjetas de débito “disminuyeron” significativamente en los últimos meses, gracias a las campañas de difusión: “En este último tiempo brindamos mucha información y aumentamos los controles y los montos de las multas, pero además los consumidores están usando las herramientas que dispone la ley”, y puso como ejemplo la resolución del Banco Central de la República Argentina (BCRA) que obliga a los bancos a habilitar un espacio de reclamos en sus páginas web, donde resuelven todos los pedidos de sus clientes.

Si se detecta en la caja de ahorro un débito sin justificación, Lucero de Nofal recomienda que, en principio, la víctima concurra al negocio donde pagó con la tarjeta y, si no obtiene respuesta alguna, presente un reclamo en el banco emisor. “En caso que tampoco reciba una solución, la persona damnificada debe dirigirse a Defensa del Consumidor, donde muchas veces logramos solucionar el problema en el marco de una mediación; caso contrario, imponemos severas multas a los responsables”, añadió.

Para la responsable de esa repartición, es clave que el consumidor revise sus resúmenes de cuenta: “Cuando vea algo que no corresponda, el cliente tiene que denunciarlo dentro de los 30 días”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?