En el mercado negro de internet, nuestros datos personales pueden valer entre 30 y 200 dólares

Nuestros perfiles en la sociedad de la información, nuestra identidad digital, están configurados por nuestros datos alojados tanto en productos empresarios como también en el sector público. El entrecruzamiento de las bases de datos privadas y públicas termina definiendo nuestra identidad digital de manera integral, delimitando perfiles, targets y también estigmatizando. Johanna Caterina Faliero, consultora internacional y asesora en Derecho Informático, dio en Mendoza una charla para conocer más del tema.

Redacción MDZ

Johanna Caterina Faliero, consultora internacional y asesora en Derecho Informático, Privacidad de Datos, Protección de Datos Personales y Gobernanza de Datos.

“Hoy desconocemos cuál es nuestra identidad digital ante el masivo procesamiento de datos, y no hay facetas de nuestras vidas privadas que queden exentas de la mirada pública”, fue uno de los conceptos que expuso Johanna Caterina Faliero, consultora internacional y asesora en Derecho Informático, Privacidad de Datos, Protección de Datos Personales y Gobernanza de Datos.

En el mercado de la internet oscura o profunda, nuestros datos personales pueden valer entre 30 y 200 dólares", precisó la docente.

Faliero expuso este viernes y sábado en el Diplomado de Derecho Digital y Estado 4.0 que se desarrolla en la Universidad Champagnat, el que fue coorganizado junto al INDIE LAB, conformado por profesionales del derecho, de la administración pública, de la ingeniería en sistemas de información, entre otras áreas.

La especialista dio su charla en el Diplomado de Derecho Digital y Estado 4.0.

“Veníamos creyendo de manera intuitiva que el sector privado, las aplicaciones, las redes sociales, los proveedores, era quien de manera más cercana ponía en peligro la vulneración de la protección de nuestros datos personales. Pero hoy nos encontramos inmersos en un mundo donde la privacidad se ha desdibujado y el Estado es uno de los más grandes reservorios de datos, configurando una sociedad de vigilancia ante la aplicación de mecanismos como la biometría y la videoseguridad”, expresó la especialista que está doctorando en Protección de Datos.

Cuáles son las aristas críticas y estratégicas en materia de datos personales y de privacidad de datos que hacen a la gobernanza integral de este activo, que es el uno de los más importantes con el que contamos en la era digital, fue parte de los conceptos que conforma esta propuesta de formación que se desarrolló durante dos días.

“En los últimos años se han incrementado los problemas derivados de las tensiones de los ecosistemas de las tecnologías de la información y la comunicación, y de la protección de los datos personales. Estas tecnologías están diseñadas especialmente para interactuar en un entorno amigable, y los usuarios volcamos grandes cantidades de datos en ellas casi de manera irrestricta, ya sea de manera involuntaria, ociosa o a veces hasta por obligaciones laborales”, añadió Faliero.

Diplomado de Derecho Digital y Estado 4.0

La consultora comentó que a pesar de las ventajas naturales que poseen estas tecnologías de información y comunicación, como son la posibilidad de conectarnos, de relacionarnos, de intensificar los flujos de información; estos avances a su vez son un arma de doble filo ya que pueden llegar a vulnerar con nuestro derecho a la privacidad y hasta de nuestra integridad psicofísica.

El usuario tanto en internet como en cualquier aplicación de las tecnologías de la información y de la comunicación debe preservar de manera más robusta los datos que no quiera divulgar, ya que se pierde el control sobre estos datos y quedamos a merced de que los datos fluyan. Debemos saber qué tipo de perfil usar y qué información volcar, y que los datos sensibles nos queden reservados. Hay que saber usar las configuraciones de privacidad y seguridad al máximo”, recomienda Faliero.

Johanna Caterina Faliero, consultora internacional y asesora en Derecho Informático, Privacidad de Datos, Protección de Datos Personales y Gobernanza de Datos.

Según el último estudio de la Cumbre Mundial de Telecomunicaciones (ITU), el organismo especializado de las Naciones Unidas para las tecnologías de la información y la comunicación – TIC, más de la mitad de la población mundial está ya en línea.

A finales de 2018, el 51,2% de las personas, es decir, 3 900 millones, utilizaban Internet. Esto representa un paso importante hacia una sociedad mundial de la información más integradora. En los países desarrollados, cuatro de cada cinco personas están en línea, alcanzando niveles de saturación.

En los países en desarrollo, sin embargo, todavía hay un amplio margen para el crecimiento, ya que sólo el 45% de las personas utilizan Internet. En los 47 países menos adelantados (PMA) del mundo, la utilización de Internet sigue siendo relativamente escasa, a saber, cuatro de cada cinco personas (80%).

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?