El CEC alerta sobre 40 despidos al mes en Mendoza

El sindicato de Comercio mostró su preocupación por la situación laboral en la provincia. Con ventas en franca baja, la paritaria también se encuentra estancada.

Avatar del Cristian Avanzini

Cristian Avanzini

la recesión impacta en facturación, salarios y puestos de trabajo.

Alf Ponce / MDZ

Con más de un año de ventas en baja el comercio de Mendoza atraviesa momentos delicados que se reflejan en el mercado laboral.

Solo en lo que va de año el Centro de Empleados de Comercio (CEC) ha registrado 200 despidos, unos 40 al mes. La cifra preocupa al sindicato, que contabilizó un total de 500 desvinculaciones en todo el año 2017 y 645 en 2018.

“Lamentablemente la proyección es similar a la del año pasado”, comentó a MDZ Fernando Ligorria, sucesor del histórico Guillermo Pereyra al frente del gremio mercantil.

“Ojalá que esto no se acreciente, pero todavía quedan 7 meses por delante y puede haber más de 300 despidos, dependiendo de cómo evolucione la crisis”, analizó Ligorria.

De hecho las 200 desvinculaciones reportadas a mayo por el CEC son solo de empleados registrados que lo informaron al sindicato. Fuera de ese número estiman que hay otra cantidad importante cantidad de trabajadores despedidos que estaban en negro o que solicitaron asesoría de manera directa en la subsecretaría de Trabajo o un abogado particular.

El líder del gremio advirtió que si bien no puede hablarse todavía de despidos masivos, sí ven una degradación en la calidad del empleo. “Ante la crisis, en caso del comercio el primer paso es el trabajo informal”, comentó y lo ejemplificó: “Si en una empresa hay dos trabajadores a jornada completa a veces el empleador propone tenerlos solo medio día en blanco para evitar tener que despedir a uno de ellos”. “Esto hace que crezcan el empleo en negro y la precarización”, señaló el sindicalista.

Sin embargo la situación no parece tender a mejorar ya que el comercio minorista en la provincia lleva más de un año con resultados negativos, en sintonía con la tendencia nacional.

La recesión hace que cada vez sea más complicado mantener las persianas arriba, aunque en la gran mayoría de los casos el empleado es la última opción de recorte para el empresario.

A nivel federal la Asociación de Pymes reportó 160.000 menos y 10.300 firmas pequeñas y medianas cerradas durante el año pasado.

Ventas y salarios golpeados por igual

El persistente escenario recesivo hace que la facturación de los comercios, sobre todo en el sector Pyme, caiga en picada sin herramientas como planes de cuotas sin interés o descuentos significativos como incentivos para la compra. El mes pasado la Federación Económica de Mendoza (FEM) estimó una caída de ventas del 17% interanual con un piso de hasta 25% en algunos rubros.

Sin embargo, a contramano de lo que indica la teoría económica, un enfriamiento de la actividad no ha repercutido en una baja de la inflación. Esto ha golpeado directamente en el bolsillo de los trabajadores, que esperan una recomposición salarial urgente.

La federación sindical de Comercio había elevado una propuesta de una mejora del 30% con una cláusula de revisión por inflación, pero hasta el momento no se ha llegado a un acuerdo con las cámaras empresarias.

Por lo pronto el CEC intentará hacer oír su reclamo con su adhesión al paro nacional de este miércoles.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?