Cómo controlar el azúcar y colesterol en sangre para proteger el corazón

La diabetes y la hipercolesterolemia son factores de riesgo cardiovasculares que si se detectan y tratan a tiempo pueden disminuir significativamente la amenaza de una enfermedad cardíaca. MDZ junto a la clínica médica Florencia Bocanegra consultaron en una recorrida cuánto se sabe sobre estas enfermedades. Mirá el video.

Felicitas Oyhenart

"Valorá tu vida, cuidá tu corazón" es el lema de este año de la Federación Mundial del Corazón (World Heart Federation). Las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el mundo, alrededor de 17 millones de personas mueren al año por esta razón.

La clínica médica Florencia Bocanegra explica que hay diversos factores que son considerados de riesgo cardiovascular. La diabetes y la hipercolesterolemia son  uno de ellos.

La primera se presenta cuando no hay suficiente insulina, o si el cuerpo deja de responder a la insulina, el azúcar se acumula en la sangre.

Existen distintos tipos de diabetes.  La diabetes tipo 1: el cuerpo produce poca o ninguna insulina y diabetes tipo 2: puede ser que las células del cuerpo no respondan a la insulina, que el cuerpo no produzca suficiente insulina, o ambos.

Ciertos factores pueden aumentar el riesgo de diabetes tipo 2, por ejemplo el sobrepeso, sedentarismo, fumar, antecedentes familiares, diabetes gestacional, entre otros.

Aunque la diabetes tipo 2 generalmente no presenta síntomas, puede causar serios problemas con el tiempo si no se trata. Algunos de ellos son los problemas cardíacos.

Para saber si se tiene diabetes tipo 2, el médico o enfermera puede hacer un análisis de sangre para medir la cantidad de azúcar en la sangre (menores de 50 años cada 3 años y mayores de 50 años anual.

Además existe otro factor a tener en cuenta, la hipercolesterolemia, Es el aumento de la cantidad normal de colesterol en sangre. 

El colesterol se encuentra en la sangre, es necesario para la buena salud, el problema el problema surge cuando las personas tienen niveles de colesterol alto. Las personas con colesterol elevado tienen un mayor riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y otros problemas de salud.

Existen distintos tipos de colesterol: colesterol total, colesterol LDL (colesterol malo: tener niveles altos de LDL aumenta el riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y otros problemas de salud), colesterol HDL (colesterol bueno: altos niveles de HDL tienden a tener un menor riesgo de problemas de salud.), triglicéridos (no son colesterol, son otro tipo de grasa)

En cuanto a los valores normales, diferentes personas necesitan diferentes objetivos. En general, las personas que no tienen una enfermedad cardíaca deben aspirar a colesterol total por debajo de 200, colesterol LDL por debajo de 130, colesterol HDL por encima de 60 y triglicéridos por debajo de 150.

El colesterol alto, por sí solo, no siempre es motivo de preocupación. Es el la suma de ciertos factores los que pueden desencadenar riesgos cardiovasculares; por ejemplo, fumar cigarrillos, presión arterial alta, tener un padre, hermana o hermano que contrajo una enfermedad cardíaca a una edad temprana: joven (menor de 55 años para los hombres y menor de 65 para las mujeres), tener diabetes, obesidad, una dieta que no es saludable para el corazón, una dieta que no incluye frutas y verduras, fibra y grasas saludables (pescado y ciertos aceites), dieta con excesos de azúcar y las grasas no saludable, edad mayor .

La Hipercolesterolemia es asintomática, no te hace sentir enfermo, pero a pesar de ello sino se detecta o trata a tiempo, puede traer graves consecuencia en tu cuerpo. Por ejemplo, la ateroesclerosis que puede conducir a ataques al corazón , accidente cerebrovascular y/o enfermedad de arterias periféricas, enfermedad renal.

Para prevenir tanto la diabetes 2 como la hipercolesterolemia lo más importante es controlar el peso, los chequeos periódicos con el médico, el control del azúcar en la sangre (diabetes 2) y del colesterol. Si ya se tiene el trastorno, la indicación de medicamentos. Además, es recomendable realizar actividad física (ejercicio 30 min diarios o 60 min 3 veces a la semana), dieta saludable y no fumar.

1

Lo más importante es controlar el peso

2

 Chequeos periódicos con el médico, el control del azúcar en la sangre (diabetes 2) y del colesterol

3

Si ya se tiene el trastorno, la indicación de medicamentos.

4

Es recomendable realizar actividad física (ejercicio 30 min diarios o 60 min 3 veces a la semana)

5

Dieta saludable 

6

No fumar

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?