Desafío existencial

La desaparición de las universidades en la era de la Inteligencia Artificial

La educación no puede seguir sorda ante el avance de la IA. ¿Qué puede suceder en el futuro?

Mookie Tenembaum domingo, 16 de junio de 2024 · 11:57 hs
La desaparición de las universidades en la era de la Inteligencia Artificial
Foto: Freepik

La evolución tecnológica avanza a pasos agigantados, y con la llegada de la inteligencia artificial (IA), particularmente modelos avanzados como ChatGPT 4.0, el panorama educativo está a punto de experimentar un cambio irreversible. Es inevitable, que las universidades, tal como las conocemos hoy, desaparezcan en un futuro muy cercano. Este destino no es una especulación remota, sino una realidad inminente que alterará el sistema educativo y el mercado laboral en los próximos años.

El papel tradicional de las universidades fue formar a profesionales en diversas disciplinas, proporcionando el conocimiento necesario para que estos puedan desempeñarse en sus respectivos campos. Sin embargo, la introducción de la IA, capaz de interactuar, enseñar y asumir roles educativos, desplaza esta estructura centenaria. Hoy en día, un modelo como ChatGPT 4.0 puede sostener conversaciones, responder preguntas complejas y explicar conceptos de manera accesible y personalizada. Esta capacidad no solo democratiza el acceso al conocimiento, sino que también elimina la necesidad de asistir físicamente a una institución educativa para obtener una formación de calidad.

A medida que la IA sigue avanzando, el contenido educativo de alta calidad estará disponible a un clic de distancia, en cualquier momento y lugar. Las barreras geográficas y económicas que tradicionalmente han limitado el acceso a la educación superior se diluyen, permitiendo que una mayor cantidad de personas se beneficien de este conocimiento sin necesidad de inscribirse en una universidad. Esta accesibilidad pone en jaque la razón de ser de las instituciones educativas tradicionales.

Además, la IA no se limita a la enseñanza. Su capacidad para procesar enormes cantidades de datos y realizar análisis complejos también tiene implicaciones significativas para la investigación, el bastión que muchos creen será el último refugio de las universidades. Sin embargo, incluso en este ámbito, la IA demuestra su potencial. Las máquinas pueden analizar datos, identificar patrones y hacer descubrimientos a una velocidad y precisión que supera la capacidad humana. Esto sugiere que la investigación académica, tal como la conocemos, también está destinada a transformarse radicalmente.

El mercado laboral experimenta una transformación paralela. Las habilidades adquiridas a través de estudios universitarios son sustituidas progresivamente por soluciones de IA que pueden realizar tareas de manera más eficiente y económica. Profesiones en áreas como la medicina, la abogacía, la ingeniería y la contabilidad ven cómo la automatización y la IA asumen roles que antes eran exclusivamente humanos. Si consideramos un horizonte de 36 meses, es prácticamente seguro que una cantidad de empleos que requieren formación universitaria sean reemplazados por sistemas de IA, reduciendo drásticamente la demanda de educación superior tradicional.

Ante este escenario, las universidades enfrentan un desafío existencial. Su rol como centros de formación profesional y generación de conocimiento se ve amenazado por la inminente ubicuidad y eficiencia de la IA. En un futuro muy cercano, es inevitable que las universidades se reconviertan en centros de investigación mientras la IA se hace cargo de la educación y los trabajos. Sin embargo, esta transición también será temporal, ya que la IA eventualmente dominará también el ámbito investigativo.

La perspectiva de que las universidades se conviertan en museos no es una idea descabellada, sino una realidad probable. En estos centros culturales, se preservará y mostrará cómo era la educación universitaria, con aulas, laboratorios y bibliotecas que alguna vez fueron los epicentros del conocimiento humano. Los visitantes aprenderán sobre la historia de la educación y los métodos de enseñanza que alguna vez definieron nuestra búsqueda de conocimiento.

En suma, la llegada de la IA y su rápida evolución reconfiguran la educación y el mercado laboral de maneras profundas e inevitables. Las universidades, tal como las conocemos, están viviendo sus últimos años como instituciones de formación y conocimiento. La desaparición de las universidades, transformándose en relicarios de una era pasada, es la evolución natural de nuestra sociedad. La IA no solo promete transformar cómo aprendemos y trabajamos, sino que también redefine las estructuras fundamentales de nuestra sociedad, y este cambio es inminente.

Las cosas como son.

Mookie Tenembaum aborda temas internacionales como este todas las semanas junto a Horacio Cabak en su podcast El Observador Internacional, disponible en Spotify, Apple, YouTube y todas las plataformas.

Archivado en