Bienestar físico y mental

Risoterapia: la disciplina que busca mejorar la salud con la risa consciente

Cecilia Giambartolomei no es humorista ni comediante, es risoterapeuta y desde el 2020 dicta talleres en empresas, instituciones y grupos para ayudarlos en el proceso de mejorar la calidad de vida.

Gabriela Yalangozian
Gabriela Yalangozian martes, 2 de abril de 2024 · 09:00 hs
Risoterapia: la disciplina que busca mejorar la salud con la risa consciente
La risoterapia aporta beneficios físicos, emocionales, espirituales y sociales con tan solo conectar con la alegría desde la risa Foto: Instagram @chinosderisa

Cecilia Giambartolomei, no es ni humorista ni comediante, pero promueve la risa consciente en la gente. Es docente y risoterapeuta, disciplina psicoterapéutica que consigue despertar la capacidad de sentir, de amar, despejarse de las preocupaciones, relajarse y obtener bienestar físico y mental, mejorando la calidad de vida.

Durante la pandemia, en el año 2020, Cecilia realizó una capacitación sobre risoterapia y desde entonces comenzó a dictar talleres en diferentes espacios como empresas, instituciones, espacios terapéuticos o a grupos abiertos para todo tipo de público. Su objetivo es acompañar a las personas en el proceso de recuperar, activar y potenciar la risa interior. 

Así lo aclara en sus cuentas de Instagram y Facebook @chinosderisa, en referencia a que la risoterapia es una técnica china milenaria.

Giambartolomei es miembro de la Red Latinoamericana de Risoterapeutas, y asegura que no son muchas las especialistas de esta terapia en la Argentina. Es por esto que sus talleres son requeridos en distintas provincias y empresas de todo el país.

No es ni humorista ni comediante. Cecilia Giambartolomei es psicoteraputa y fomenta la risa consciente en la gente. Foto: Cecilia Giambartolomei

En diálogo con MDZ, Cecilia aseguro: "La risa es una herramienta de balance que es innata, la tenemos desde que nacimos. Científicamente, están comprobados sus beneficios: no es magia, es ciencia".

"Yo puedo activar mi risa consciente, aún cuando me sienta mal, frustrado, triste, con miedo o enojo. Como no puedo negar estas emociones, la risoterapia nos permite transitarlas, abrazarlas y gestionarlas con la risa consciente, con la alegría y la gratitud. Ahí está el desafío: activar esta herramienta en mí. Reír, aunque no tenga ganas, va a generarme beneficios que, automáticamente, baja mis niveles de cortisol, que es la hormona del estrés, y mi nivel de ansiedad va a bajar", aseveró la risoterapeuta.

"A nivel físico, cuando reímos, ingresa el doble de aire en nuestros pulmones, el corazón late el doble, nos oxigenamos más, nuestra piel está mejor. Y si nos mirarnos al espejo, al sonreír, hasta nos vemos mejor. Las personas que ríen son más atractivas, porque transmiten una energía especial que hace que la relación con los demás cambie; así como también cambia la relación con nosotros mismos porque nos predisponemos de otra manera. Generamos endorfinas que son analgésicas. Por eso, las personas que sufren dolor tienen que reír, porque funciona como la toma de un analgésico", reflexionó Giambartolomei.

Mirá el video de uno de los talleres de risoterapia:

Como risoterapeuta, Cecilia dicta talleres para acompañar a las personas en los procesos de recuperar, activar, potenciar y despertar la risa innata a través de juegos, dinámicas y ejercicios pensados estratégicamente para lograr ese objetivo. Su método de gestión es lograr el bienestar mediante la práctica de la risa consciente.

¿Qué es la risa consciente? "Es reírse sin la necesidad de tener un estímulo externo. Cuando vemos una comedia, recibimos un meme, vemos una película de humor y nos reímos, seguramente sentimos algunos beneficios en nuestro cuerpo: nos sentimos más relajados, más desestresados, livianos, felices, y contentos. Pero el desafío es provocar la risa sin ese estímulo externo, provocarla yo mismo y que se dé de manera natural. Aplicarla como una práctica en mi vida diaria", explicó a MDZ.

"Yo llevo mis talleres a los ámbitos empresariales para trabajar el liderazgo, la empatía, la resiliencia, el trabajo en equipo y la productividad. Porque un equipo que ríe, que es feliz, es mucho más productivo y logra un montón de objetivos utilizando el optimismo. También, como maestra de grado, los llevo a instituciones educativas, para trabajar con docentes, y que ellos puedan trasladar esas herramientas en sus clases, porque la risa facilita el aprendizaje. Otros talleres los organizo para matrimonios, y son experiencias hermosas y muy enriquecedores", detalló.

Cecilia dicta talleres en empresas, instituciones, escuelas, y hasta a matrimonios con la finalidad de promover beneficios físicos, mentales y emocionales. Foto: Cecilia Giambartolomei

Una ciencia con distintas disciplinas

La risoterapia surge de la gelotología que es la ciencia que estudia los efectos de la risa en el cuerpo y en la psique. "La gelotología tiene varias ramas, por ejemplo, la risoterapia, que es despertar la risa innata en nosotros a través de juegos, ejercicios y otras dinámicas. Otra disciplina es el yoga de la risa, la cual se centra en a respiración para activar esa risa consciente. Y luego está la humorterapia, que es ese estímulo externo que vamos a buscar yendo al cine o al teatro o viendo memes. Quizás la rama más conocida es la clownterapia, que es la que practican los payamédicos, que se popularizó con la película Patch Adams", enumeró.

En tanto, afirmó que la risoterapia está poco desarrollada y es poco conocida en Argentina, a pesar de ser una terapia milenaria con más de 4 .000 años de antigüedad en la China y en la India. "Allí, las personas se reunían para reír, primero de manera forzada y después, contagiosa. Porque la risa se contagia. Y al hacerlo intencionalmente, le doy un mensaje al cerebro para que genere endorfinas, serotonina, oxitocina y dopamina, y así elevar nuestra calidad de vida", concluyó.

Archivado en