Opinión

La seguridad y la violencia como “epidemia”

Estamos en un momento de poca tolerancia, mayor inmediatez, escaso tiempo para la escucha. Donde los valores mutan constantemente hacia el bien y el mal conforme a los inescrupulosos.

Felipe Rodriguez lunes, 5 de febrero de 2024 · 11:27 hs
La seguridad y la violencia como “epidemia”
Nos vemos inmersos en una sociedad violenta. Foto: MDZ

Nos vemos inmersos en una sociedad violenta, donde las características básicas de la seguridad ciudadana del siglo XX han quedado caducas por los nuevos tiempos que no elegimos y empujan a quien toma las decisiones de manera errónea o no con la eficiencia y eficacia necesaria. 

Escudriñando diferentes sistemas de seguridad ciudadana, para lograr la tranquilidad y el bien común que hemos perdido y anhelamos, tengo la profunda certeza de que se deberían tomar en conciencia nuevas metodologías de seguridad como el caso “Cure Violence”, concepto que fue vertido por el médico y epidemiólogo estadounidense Dr. Gary Slutkyn.

Nuestros propios prejuicios nos hacen desconfiar de un galeno que pueda aportar algún singular sistema de prevención y combate a la violencia por medio de un sistema que nos haga sentir más seguros en una sociedad donde el prójimo es hasta considerado intolerable por la desconfianza mutua entre las personas.

El Dr. Slutkin, médico que por cuestiones humanitarias se radicó durante más de 10 años en el continente africano, atendiendo a casi 1 millón de personas arrasados por las epidemias y contagios masivos de diversas enfermedades, como la cólera y otras también contagiosas, comprobando que la epidemia producía una conducta de pánico y horror entre los habitantes sanos y contagiados.

Su experiencia en Somalia, Uganda, Ruanda, Burundi, Tanzania y otros etc. contribuyó a que pudiera tener el expertice no solo en cuestiones médicas sino también humanas. Corroborando que en las prácticas médicas hay estrategias a largo plazo y de corto plazo, estas son inmediatas y pueden poner a salvo rápidamente a la población logrando cambios de hábitos, lo cual trae acarreado no solo el logro de la prevención sino también el control de la enfermedad.

Las características básicas de la seguridad ciudadana del siglo XX han quedado caducas. Foto: MDZ.

Después de pasar largos años en África el Dr. Slutkyn agotado de tanta batalla médica con las epidemias y contagios en ese continente, decidió volver a su ciudad natal -Chicago, EE.UU -, sorprendiéndose por cómo la violencia había inundado las calles de su ciudad. Inmediatamente se dio cuenta de que la violencia en la ciudad de Chicago se había convertido en una epidemia, afectando la seguridad de los ciudadanos. Observa mucha similitud entre un mapa de epidemia de enfermedad y la cantidad de homicidios y de delitos en su ciudad de Chicago.

El mapa del delito es muy similar a la propagación del mapa de la cólera

Como epidemia, Slutkyn determina que hay mucha similitud entre un mapa de epidemia de enfermedad y la cantidad de homicidios y de delitos en su ciudad de Chicago, por lo cual considera que es un círculo de contagio permanente, en este caso el de la violencia y como resultado la falta de seguridad. El modelo cure violence tiene tres componente principales, utilizando en los campos de refugiados de Somalía, es el mismo tratamiento, pero con perfil sobre la violencia.

  • Detectar e interrumpir drásticamente la transmisión utilizando referentes sociales el cual llama interruptores.
  • Cambiar el comportamiento de los transmisores, los más nocivos.
  • Cambiar normas de la comunidad, sociales a fin de disuadir y provocar cambios.

¿Qué son los Interruptores de violencia? 

Son lideres positivos, son respetados y capacitados en la resolución de problemas. Fueron utilizados en los campos de refugiados y se logró detener la epidemia; cambiando el comportamiento y lográndose una solución y posteriores actos de prevención.

La violencia ha inundado las calles de su ciudad, y la seguridad ante tal avance era cada vez mas escasa. Foto: MDZ.

Los trabajadores sexuales infectados con HIV fueron usados como interruptores aconsejando y exponiendo sus experiencias a fin de evitar el sufrimiento que ellos padecieron. Las madres con diarrea por cólera, también compartieron su experiencia y mostraron cómo habían logrado recuperarse.

En el caso de los delincuentes hay que tratar de modificar su conducta con interruptores como exadictos o delincuentes conforme a las situaciones. Esos interruptores son capacitados para dar asistencia y consejos bajo una supervisión estricta de quienes hagan funcionar el programa de prevención.

Hay sistemas similares de combate a la violencia en el mundo occidental además del Chicago, EE.UU:

  • Boston EE.UU. 1996 - Boston Ceasefire 
  • Glasgow Escocia 2008 - Médicos Contra la Violencia (URV) 
  • San Pedro Sula 2015

Es una estrategia y herramienta, aunque en primera instancia podría ser excluyente de los gobiernos locales con medios y recursos propios de la comunidad. Es conveniente un control y participación activa de gobiernos, intendencias, sociedades de servicio de la comunidad toda. El trabajo quizás más arduo e importante es ubicar a los interruptores de violencia logrando como fin último la negociación y lograr la paz social.

Con este sistema podríamos cambiar las conductas de la comunidad para que no sea la violencia por la violencia misma un modo valido para resolverlo. La pregunta que se hicieron antaño y actualmente es: ¿se podrá realizar? Todo es voluntad política y ciudadana que se logren esos cambios.

Felipe Rodríguez.

* Felipe Rodríguez. Lic. en Seguridad Ciudadana, Posgrado Toma de Decisiones y Estrategia de Prevención del Delito. Oficial Inspector (r) Policía Federal Argentina.

Archivado en