Patrona de los viñedos

Virgen de la Carrodilla: cuál es su origen e importancia para la provincia

Su devoción nace en España pero se convirtió en una figura identitaria de Mendoza y la vitivinicultura. Conocé la relevancia que tiene para la provincia

MDZ Sociedad
MDZ Sociedad sábado, 25 de febrero de 2023 · 07:00 hs
Virgen de la Carrodilla: cuál es su origen e importancia para la provincia
Virgen de la Carrodilla La Patrona de los Viñedos aparece durante la tradicional bendición de los frutos Foto: Prensa Mendoza

La imagen de la Virgen de la Carrodilla está presente en los festejos vendimiales y su aparición es una de las partes más esperadas durante la Fiesta Central de la Vendimia.

La entrada de la Virgen al escenario del Teatro Griego Frank Romero Day es acompañada de su canción que el público corea mientras sacude pañuelos blancos para saludarla.

¿Cómo surgió la figura de la Virgen de la Carrodilla?

De acuerdo a la tradición oral, la Virgen María con el niño Jesús en brazos hizo su aparición a dos leñadores que se encontraban trabajando en el pueblo aragonés de Estadilla. 

En la aparición, la Virgen mostraba un ramo de uva en su mano izquierda, que representaba la abundancia. Después de la visión, los mineros hallaron una veta de metal que les permitió salir de la pobreza, narra Prensa Mendoza.

“De esta manera, la fe creció entre los habitantes de Estadilla y declararon a esta advocación como patrona de la Carrodilla protectora de las tormentas. El nombre de Carrodilla deriva de carrocilla o carro, en referencia a esta tradición”.

La Virgen suele ser transportada en un carro acompañada de gauchos. Foto: Prensa Mendoza

¿Desde cuando se venera a la Virgen de la Carrodilla en Mendoza?

La imagen de la Virgen de la Carrodilla llegó a la provincia en el siglo XVIII traída por un español oriundo del pueblo de Estadilla, llamado Antonio Solanilla. En Mendoza este hombre se casó con Mercedes Estrella en cuyo hogar paterno había un oratorio particular al que concurrían a las celebraciones litúrgicas los vecinos de las estancias cercanas.

“En cuanto a la Virgen y su llegada a tierras cuyanas, la tradición cuenta que Don Antonio Solanilla, en una noche de tormenta y ante el temor de perder la cosecha por la granizada, prometió que traería al oratorio familiar una imagen de la Virgen de la Carrodilla”, relata Pilar Dussel en el artículo “De los carboneros a los vendimiadores, la Virgen de la Carrodilla y su historia” publicado en el 2017 en la Revista de Historia Americana y Argentina.

Posteriormente, este hombre proyectó la construcción de una capilla en su honor, aunque falleció sin concretarla. Fueron sus hijos quienes finalizaron la tarea años después y el templo fue bendecido oficialmente en 1849. 

Actualmente, la Parroquia Nuestra Señora de la Carrodilla recibe año a año a los fieles en el distrito que lleva su nombre en Luján de Cuyo.

Virgen de la Carrodilla, patrona de los viñedos

La veneración de esta Virgen como protectora de los viñedos de Mendoza se remonta a 1938, cuando se produjo su coronación en una solemne ceremonia y se la adoptó como “Patrona Celestial de los Viñedos”.

En 1947 se incorporó a la Virgen de la Carrodilla al protocolo oficial de la Fiesta de la Vendimia. Posteriormente, fue reconocida con una canción vendimial por parte de los artistas Hilario Cuadros y Pablo Herrera.

La Virgen de la Carrodilla durante una de las primeras fiestas de la Vendimia

La Bendición de los Frutos es el acto litúrgico que abre paso al calendario vendimial en el que se la venera. En esta ceremonia se agradecen las cosechas del año y se bendicen a los cultivos para protegerlos de la piedra, el granizo y las plagas.

“A partir de la coronación y participación en el protocolo oficial del Fiesta de la Vendimia, su imagen quedó vinculada a la cultura local del vino. El peregrinaje de la imagen y su presencia en las fiestas departamentales refuerza la territorialidad, al tiempo que construye una frontera que se circunscribe a la provincia”, destaca Pilar Dussel.

Y, a modo de conclusión, destaca: “La devoción a la Virgen de la Carrodilla quedó fuertemente entrelazada con la historia mendocina, formando parte de su patrimonio tangible e intangible y fue un vector ineludible para una construcción identitaria en los distintos lugares de la sociedad y del tiempo”.

Archivado en