Psicologia

Yo soy mi propia mujer: una mirada sobre la transexualidad

La obra teatral que protagoniza Julio Chavez está basada en las entrevistas realizadas a Charlotte por el dramaturgo Doug Wright, quien ganó en 2004 el Premio Pulitzer y un Premio Tony como mejor obra de teatro.

Carlos Gustavo Motta
Carlos Gustavo Motta sábado, 10 de septiembre de 2022 · 00:00 hs
Yo soy mi propia mujer: una mirada sobre la transexualidad

Lothar Berfelde nació en 1928 en la ciudad de Berlín. Su padre quiso convertir a ese niño en un soldado. A los 16 años lo mata en defensa propia. A partir de ahí, la vida de Lothar se convierte en un hombre trans con el nombre de Charlotte luchando contra la SS, condecorada por su valor cívico y fundadora del Museo Grunderzeit. Su testimonio real lo actúa de modo magistral Julio Chávez en la obra Yo soy mi propia mujer y su texto cobra una intensa actualidad donde las implicancias psicológicas frente al concepto trans se ubica como una de las temáticas polémicas y sensibles que impactan al siglo XXI y que el psicoanálisis intenta responder.

Lothar Berfelde 
Foto: Blogspot

La transexualidad existió siempre. Señalada por la mitología griega o por la fantástica obra del poeta romano Ovidio en Las metamorfosis. Aquí Tiresias, adivino ciego que profetiza la desgracia al propio Edipo, vivía cada siete años, como hombre y como mujer. Entrevistado por Edit Tendlarz, el psicoanalista francés Francois Ansermet, sostiene que el psicoanálisis debe entender el concepto trans aplicado a la clínica y buscar la solución de cada uno. Un nuevo mundo se inventa (Género, cuerpo y psicoanálisis. Ed. Grama.).

Si de invenciones se trata en las diversas cuestiones actuales de género hay una categoría que no tiene lugar y es la de los crímenes de personas trans en todo el mundo: 2016 muertes entre el 2008 y el 2015 a lo largo de 65 países. El 78% registrado en países de América Central y América del Sur según el Observatorio de Personas Trans. Dentro de este grado absoluto de violencia se agregan la expulsión del hogar, la exclusión del sistema educativo, del sistema sanitario y del mercado laboral, la iniciación temprana en la prostitución entre varias categorías, por lo cual, tienen una expectativa de vida muy baja, entre 35 y 45 años.

La versión argentina cuenta con quien fue el maestro de Julio Chavez, el gran Agustín Alezzo. Charlotte fundó un museo en la ciudad de Berlín que aún hoy sigue abierto, donde salvaguardó los objetos de arte y el mobiliario que rescató de la segunda guerra mundial. Julio Chavez que encarna al personaje por segunda vez en su gran trayectoria teatral, recibe (y esto ha sido comentario y nota en varias publicaciones) un estruendoso y merecido aplauso. Gracias interminables por su talento y por lo que la obra transmite. Desde el psicoanálisis se puede agregar que los fenómenos de segregación y violencia que recibe la población trans se relaciona directamente con el rechazo de la diferencia. Gabriela Triveño Gutierrez en su libro Transexualidad. Cuerpo y Psdicoanálisis (E. Grama) afirma que la teoría de género aporta y enseña al psicoanálisis verificar una existencia política a personas cuya existencia era patologizada y excluida del otro social. Es que la palabra trans viene alojar un nombre para la existencia de una persona que lucha finalmente por sus derechos.

La teoría de género aporta el dato que muchas veces el malestar de las personas trans no pasan por el propio cuerpo sino por la mortificación recibida por la discriminación y exclusión de la sociedad en general, empezando a veces por parte de sus propias familias. Triveño Gutierrez nos dice que debemos ubicar un eje social y cultural que si bien lo aporta la teoría de género no resulta suficiente para las sexualidades diversas. La orientación psicoanalítica brinda la posibilidad de ofrecer un tratamiento donde ubicar todo ese padecimiento constuyendo un arreglo en cada caso principalmente con su cuerpo para sentirlo propio.

*  Carlos Gustavo Motta es psicoanalista y cineasta.

Archivado en