Incendios en Corrientes: denuncian al gobernador Gustavo Valdés y apuntan contra el Gobierno nacional

Incendios en Corrientes: denuncian al gobernador Gustavo Valdés y apuntan contra el Gobierno nacional

Se incendia Corrientes. Los vecinos denuncian que la ayuda llegó pero se usa para cuidar la casa del gobernador mientras la provincia arde. Apuntan además contra funcionarios del Gobierno nacional y particularmente contra el presidente.

Florencia Rodríguez Petersen

Florencia Rodríguez Petersen

fpetersen@mdzol.com

"Mandaron muchos recursos. Hay brigadas de Jujuy, de Córdoba, pero esto es para cubrir el parque industrial y la casa de Gustavo Valdés", denuncia un vecino de Ituzaingó, Corrientes, en un audio que se viralizó casi a la velocidad a la que el fuego arrasa con los campos que vieron crecer al gobernador de la provincia.

Ituzaingó, al noreste de Corrientes, alberga uno de los portales de acceso a los Esteros del Iberá. Sus atardeceres, sobre el río Paraná, son un espectáculo casi tan mágico como un paseo por los esteros. Es uno de los destinos predilectos para amantes de la pesca y para el turismo internacional que llega a la provincia litoraleña para conocer una de las mayores reservas de agua dulce del planeta y se sorprende por la riqueza de la fauna autóctona. 

Tanta es la diversidad del lugar, que organizaciones internacionales hacen pie en la localidad -y en otras de la provincia con acceso a los esteros- para investigar y proteger a los animales de la región. El mundo mira con atención y preocupación el avance del fuego -completamente descontrolado- en Corrientes. La provincia ya perdió más del 7% de su territorio. Hay productores que perdieron la totalidad de sus tierras y, aun quienes fueron menos atacados por el fuego, no se animan todavía a calcular las pérdidas

Las imágenes son devastadoras. Lo eran ya a mediados de enero, cuando cada día se activaban nuevos focos de incendio en la provincia. Entonces, los productores con estrategias improvisadas (y muchas veces efectivas) combatían las llamas mientras el gobernador Gustavo Valdés y el ministro de Ambiente de la Nación, Juan Cabandié cruzaban dardos en redes sociales. En ese contexto duele aún más lo que ven los vecinos: la ayuda llegó para proteger la casa del gobernador. "La prioridad -dijo el jefe de la policía- es cuidar que el fuego no vaya a la casa de Valdés. Nuestro pinal se quemó porque estábamos unas pocas personas. Las brigadas que vinieron de afuera estaban del lado de la casa de Valdés cubriendo que no pase el fuego. Dejaron que se nos queme todo. Por eso, estos recursos que están mandando, estos aviones hidrantes, están tirando agua en la parte del barrio y en el sector que va para el parque, lo están enfriando", dice un vecino con el dolor de haberlo perdido todo. 

También parece una agresión la falta de acción. Juan Cabandié lleva semanas acusando a los productores de ser quiénes encienden el fuego. Y Alberto Fernández, con una agenda paralela, juega al fútbol en la playa.

"La ayuda llegó para proteger la casa del gobernador".

Los ojos del mundo miran con tristeza y preocupación el impacto que tendrá el fuego en una provincia en la que, como aclaran los correntinos, "si hay algo que sobra es agua", los políticos argentinos se distraen con otros temas. Empieza a rumorearse que Fernández podría visitar la provincia en los próximos días. Mientras tanto, un funcionario bonaerense llegó a Corrientes con su estilo habitual y combativo. Aun para él, Sergio Berni, el fuego no parece ser prioridad sino más bien su imagen. 

Berni en su arribo a Corrientes

"Acá estamos coordinando con el compañero Berni por donde vamos a arrancar pero no podemos hablar con él porque el tipo trajo tres camarógrafos, dos fotógrafos y un drone que anda atrás de él. El tipo se sube a un camión bombero y dice: '¿me filmaste?', '¿me sacaste fotos?' Y si no, sube de vuelta diciendo: 'eso hay que mandar a la tele'", cuenta indignado alguien que estuvo en la comitiva que recibió a ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires que, tal como publicaba Axel Kicillof en redes, envió ayuda para apagar los incendios en Corrientes. "Qué políticos hijos de mil... Sólo para las fotos y las cámaras están", remata el audio quejándose de que todo lo que rodea a la acción de los políticos en la provincia sea una cuestión de imagen. 

"¿Qué querés que te diga? Estamos devastados. Esto es un desastre. Dos días peleando... Venimos peleando hace 20 días con todos nuestros vecinos para que no les pase el fuego, para que esto no suceda. No tuvimos ayuda de nadie. Absolutamente de nadie. Pedimos aviones y nada. venía el fuego por un campo que se llama Santa María que lo tiene el INTA y está prácticamente abandonado. Después pasó por la reserva que la tiene Corrientes, que es la reserva de Tompkins. Y nosotros ya habíamos avisado que esa reserva está abandonada, que tiene un pajonal de un metro y medio de altura seco, completamente seco. Y ya le dijimos a las autoridades, escribí al ministro de producción, al gobernador, a todos que si ellos no mandaban aviones hidrantes para parar ese fuego en los campos bajos el incendio iba a agarrar las forestaciones. La nuestra, la de Wipplinger, la de todos nuestros vecinos e iba a llegar al pueblo de Galarza. Perdimos 3000 hectáreas de pinos resinados de 30 años. Un trabajo de toda una familia de 30 años", dice una vecina de Galarza. Su voz se quiebra.

Y sigue entre lágrimas: "Dábamos trabajo a 60 familias, había gente que vivía en nuestro campo. Perdieron todas sus casas. El pueblo entero trabajaba para nosotros. El que no trabajaba dentro del campo, tenía su esposa que nos armaba las bolsas para resinar. Esto es un desastre. Estaban todas las guardias de fuego, los tres aviones hidrantes, dos helicópteros, trajeron guardias de fuego de Córdoba, Mendoza, Jujuy para un country que está en Ituzaingó donde los gobernadores, tanto de Misiones como de Corrientes tienen sus casas que valen U$300.000. Nosotros perdimos 30 millones de dólares. Dábamos trabajo a cuántas personas. Era uno de los lugares de producción más importantes del lugar y no les importó nada. Al ministro de producción le escribí todo esto y me bloqueó porque no le da la cara. Ellos dicen: 'Hicimos todo lo que teníamos que hacer'. Mentira. Nunca hicieron nada. Nunca apareció un avión hidrante. Tenemos todos los videos. Los tres aviones hidrantes estaban totalmente dedicados a apagar el fueguito de San Gará. Y nosotros incendiándonos".

El gobernador informó esta mañana que había ido a visitar el paraje, arrasado por el fuego. "Recorrimos las zonas afectadas por los incendios en Paraje Galarza, Ituzaingó, uno de los focos activos en la provincia donde bomberos, brigadistas, policías, rescatistas, Defensa Civil y oficiales del Ejército están realizando un enorme despliegue para combatir el fuego", contó en su cuenta de Twitter. 

Sin embargo, no alcanza para reparar el daño. "Se estaba incendiando un pueblo", cuenta angustiada una productora de la localidad. "Ayer, cuando veníamos agotados por la Ruta 41, veíamos entrar camiones cisterna, camionetas hidrantes blanquitas, nuevitas, amorosas, colectivos... Empezaron a caer aviones al mediodía. Cuando ya se había perdido todo. No hicieron nada", exclama y sigue con el reclamo: "Lo único que saben hacer es cuidar lo de ellos, que encima es lo nuestro, porque nosotros les damos de comer a ellos. ¿Quién paga los impuestos? Nosotros. ¿Sabés lo que paga una producción de 30 millones de dólares? Ahora se van a jorobar. No habrá más productores en la zona. Esto se fue todo a la miércoles. Es un desastre. Nos ignoraron. Nos dejaron solos", dice casi sin respirar. E insiste: "No tenemos nada. Nos quedamos sin nada. Es un pueblo desaparecido. No tienen vergüenza de lo que nos han hecho. Priorizan sus propiedades millonarias que utilizan para veranear y descansar en vez de priorizar la producción, el trabajo el pueblo". 

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?