Insomnio: a quiénes afecta más y los mejores consejos para derrotarlo

Insomnio: a quiénes afecta más y los mejores consejos para derrotarlo

Si bien todos alguna vez sufrimos el insomnio, hay quienes son más proclives a esta molesta situación. Quiénes son y cómo pueden hacer para vencerlo.

Panqui Molina para MDZ

La calidad de sueño es un verdadero problema para algunas personas. El dormir mal, o directamente no dormir, puede afectar -entre otras cosas- el rendimiento laboral o la vida familiar. A pesar de que todos en algún punto de nuestras vidas caemos ante el insomnio, hay algunas personas que son más proclives, y que es raro que consigan pasar una noche tranquila.

El Índice de Calidad de Sueño de Pittsburgh es el instrumento más certero para medir la calidad del sueño. En Argentina no se hacía desde la década del 2000 y el resultado arrojó cifras alarmantes: el 70% del país dormía mal. 

La Asociación Argentina de Medicina del Sueño (AAMS) propuso retomarlo años después y hacer especial hincapié con el comienzo de la pandemia. El informe, próximo a estrenar, detectó que la mala calidad del sueño aumentó del 51% al 54% de 2020 a 2021. 

La producción de melatonina, la hormona que regula el sueño, empieza a disminuir a partir de los 50 años. El estudio de la AAMS también detectó que las personas mayores de 65 años son las que peor duermen, más allá de que sufren menos ansiedad con respecto a los jóvenes. Entre los factores que dificultan el sueño se encuentran los problemas respiratorios, las enfermedades, el dolor y las alteraciones cognitivas.

Dormir bien es una odisea para algunas personas. 

El Hospital Alemán además generó una lista de personas específicas que tienen más posibilidades de padecer insomnio. Entre los afectados están quienes sufren otras enfermedades, ya sean digestivas, respiratorios o cardiovasculares. Pero además se suman algunas causas psicológicas, como quienes no tienen trabajo, viven con mucho estrés o quienes están divorciados.

Los mejores consejos para dormir

  • Mantener horarios regulares
  • Mantener condiciones ambientales adecuadas para dormir
  • Evitar comidas copiosas cerca de la hora de acostarse
  • Limitar la ingesta de sustancias con efecto estimulante en horas de la tarde
  • Reducir el tiempo de permanencia en la cama
  • Evitar siestas largas durante el día
  • Realizar ejercicio físico regular preferente en horas de la mañana
  • Disminuir exposición a pantallas durante la noche
  • Repetir cada noche una rutina que lo ayude a prepararse mental y físicamente para ir a la cama 
  • Practicar rutinas de relajación antes de acostarse
  • No automedicarse para dormir
  • Apagar medios electrónicos dos horas de antes de irse a dormir en los niños y una hora antes en adultos
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?