Elvira, la cordobesa que lee la borra del café en Carlos Paz

Elvira, la cordobesa que lee la borra del café en Carlos Paz

Dentro de las tradiciones culinarias de Armenia, hay una que siempre llama la atención en Occidente: la lectura de la borra del café o cafeomancia. Elvira Bouldoukian hace más de 10 años que se dedica a este arte, que lo adquirió con el paso del tiempo y por su descendencia armenia. 

Mario Sar y Evangelina Bustamante

Todos conocen a Elvira Bouldoukian en Punilla. Ella está todos los veranos en un puesto de la Feria de los Artesanos de Carlos Paz y ofrece a los visitantes so conocimiento que le permite ver pasado, presente y futuro. “Crecí en el ambiente armenio de la lectura del café y lo tomo como algo natural”, contó a MDZ Elvira cuyo padre tenía esa nacionalidad.

También recordó que él era quien preparaba el café al estilo armenio, “en una cezve (jarra) que tenía, y lo hacía para muchas personas. Era normal en mi casa en la sobremesa, lo veía a la altura de mis ojos, las señoras se pasaban la taza y se reían”.

Con el tiempo, una amiga suya leía su borra “y siempre me iba diciendo situaciones y quedaba asombrada”. Después pasaron muchos años que trabajó en otros rubros y en alguna que otra oportunidad, leyó la borra del café porque “la gente me decía que lo haga por tener orígenes armenios, y cada vez que lo hice, quedaban sorprendidos con lo que les decía”.

Hasta que un día, viviendo en Mar del Plata, conoció a quien es una de sus grandes amigas y un día “me incentivó a que fuéramos a la playa a leer la borra del café, y yo me negaba... Hasta que finalmente fuimos”. Desde ese entonces, Elvira comenzó a dedicarse al arte de leer la historia de las personas a través de la borra del café.

Elvira lee la borra del café en la Feria de los Artesanos de Carlos Paz. 

Paso a paso: cómo se lee la borra del café

La preparación de esta infusión “es muy personal”, asegura Elvira, especialista en esta tradición. Ella detalló que lo hace particularmente para cada persona que se acerca, ya que desde el inicio comienzan a formarse figuras que le van dando algunos indicios.

“Lo que siempre le digo a la gente de antemano es que no me cuenten nada que me de referencia. Me siento hablando bien de acuerdo a lo que voy viendo, armando las historias de acuerdo a las figuras que se forman en la taza”, comentó.

Según Elvira, hay algo similar entre la lectura del café y el arte de observar las nubes que se arman en el cielo: cada uno encuentra alguna figura, por tener la misma forma. Solo que en este arte, lo que se ve está vinculado al pasado, presente y futuro.

La borra muestra la vida de cada uno de ellos y se dan cuenta que no es un chiste

El ritual de beberlo es simple y se hace de un pocillo común, aunque destacó que ella prefiere que sea  redondeado “porque se ven mejor las imágenes”. Elvira se encarga de preparar la infusión a la “armenia”, y destacó que en su casa, estaba siempre la aclaración del origen del café contra esa rivalidad que existe con el pueblo turco. “Mi padre decía que cuando los turcos llegaron a su país, ellos ya tomaban café”.

Aclaró que no se usa ningún café en particular, solo se debe comprar el grano y molerlo. La preparación se hace particularmente para cada persona que desee la lectura de la borra. En este punto, contó que ese proceso tiene una curiosidad: “Me atrapan las figuras que se van formando cuando comienza a moverse el líquido y no alcanza a hervirse, ahí también está el secreto de lo que se viene”.

Luego se sirve y se debe esperar unos minutos “para que la borra se deposite en el pocillo, porque no se cuela; lo que quedaría en un filtro es lo que necesito. Se toma el liquido, esto queda en el fondo, y con un platito se tapa la taza, se sacude para que se pinte el interior con la borra, se da vuelta boca abajo y espero que se seque, entonces ahí comienza la lectura”.

Para Elvira el tiempo que lleva este arte, “dependerá de cada persona, con algunos estoy largo rato porque hay gente que tiene muchos problemas y charlamos un poco y es una forma de ayudarlos”.

Curiosidades de la lectura de la borra del café

Desde hace un tiempo Elvira está con su puesto en la plaza de los Artesanos de Carlos Paz, pero antes estuvo en diversos festivales y ferias y dijo que la reacción de la gente ante lo que ofrece, es variada.

“Quieren saber y se ríen pero lamentablemente después, a veces, cambian la cara. La borra muestra la vida de cada uno de ellos y se dan cuenta que no es un chiste, porque suelen verse situaciones tristes. Últimamente se lo toma más con seriedad”, relató.

"El pasado, presente y futuro es lo que deja leer la borra", según contó la especialista. Y dijo que de años anteriores se ven algunas situaciones, “no es que es una enciclopedia, no armó lo que yo quiero”.

Elvira celebra que cada vez más personas tomen en serio la lectura de la borra del café

La especialista tiene una teoría particular con respecto a la lectura. “Ya venimos con nuestro libro de vida escrito, y lo que tengo, es la habilidad de leer eso que está registrado. Si puedo ver el pasado y el presente, por qué puedo hablar del futuro si esa persona no lo vivió, es como que ya tenemos marcado el camino a recorrer y es lo que me demuestra lo que pasa”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?