¿La cerveza ayuda a la producción de leche? Mitos y verdades

¿La cerveza ayuda a la producción de leche? Mitos y verdades

Los interrogantes en relación a la maternidad son infinitos. Hay experiencias personales, mitos que circulan y una infinidad de afirmaciones que lejos de ayudar, provocan más incertidumbre en la mamá que comienza la etapa de amamantamiento.

Andrea Ginestar

Andrea Ginestar

La decisión de maternar trae aparejada una serie de experiencias nuevas que son trascendentales para la mujer y para el recién nacido pero también circulan muchos mitos en relación a la lactancia materna que confunden y generan angustia en esa madre que se inicia en un rol desconocido hasta ese momento. 

Desde el momento del nacimiento, la lactancia toma un rol protagonista en la vida del bebé y la mamá. Si se analiza desde el lado nutricional, es el alimento ideal ya que contiene todos los nutrientes que necesita el bebé para su crecimiento y desarrollo, así como las sustancias que lo protegen contra infecciones y alergias. El aspecto vincular también es muy importante ya que el momento del amamantamiento genera un vínculo entre ambas partes que debe ser cuidado y preparado. 

Rocío Fontana, jefa del Banco de Leche Humana del Hospital Lagomaggiore, explicó: "En ocasiones la madre no puede amamantar debido a alguna situación particular, sin embargo eso no es motivo para que el momento del amamantamiento deje de ser un momento de vínculo entre la mamá y el bebé". El momento de la lactancia es único y debe ser preservado ya que tiene grandes beneficios desde lo afectivo.

La atención debe estar puesta en ese tiempo y espacio donde ambos comparten miradas y caricias. 

Mitos sobre la lactancia materna

Todas las madres han sido dotadas por la naturaleza con dos glándulas mamarias y con un conjunto de hormonas que se activan por la succión del bebé, independientemente de las características o contextura de sus pechos. Fontana destacó: "Existen muchos mitos que generan confusión en las madres que se inician, por ello es importante tener la información adecuada y un acompañamiento que permita transitar esa experiencia de la mejor manera posible".

  • La mamá debe comer ciertos alimentos y tomar mucha leche o líquidos para producir más. Es una afirmación falsa ya que la madre debe tener una hidratación acorde a sus necesidades. Generalmente, quienes están amamantando tienen la necesidad de ingerir mayor cantidad de líquido pero es falso que eso vaya a modificar la producción de leche en la mamá. En el caso de la alimentación, debe ser variada y contemplar un consumo adecuado de leche y derivados lácteos. Ningún otro mamífero del reino animal toma leche para producir leche. La mamá debe amamantar en forma frecuente, a mayor succión y frecuente vaciamiento del pecho, habrá una mayor producción.
La cerveza no ayuda a la producción de leche.
  • Los alimentos que consume la mamá provocan gases en el recién nacido. Es muy frecuente escuchar este mito relacionado al consumo de gaseosas o alimentos como ajo, cebolla, coliflor, brócoli. En general la mamá lactante puede mantener la misma dieta que tenía durante el embarazo.
  • El consumo de cerveza aumenta la producción de leche. Esta afirmación es falsa. En el caso de la cebada puede favorecer la producción pero el consumo de alcohol es perjudicial para la lactancia materna.
  • Tamaño de los pechos. Un mito muy frecuente es que las mujeres que tengan pechos pequeños o prótesis mamarias no podrán amamantar o producirán menos leche. Esta afirmación es falsa ya que no importa la forma del pezón, todos los pechos son buenos para amamantar.
  • Hay que preparar los pezones para el amamantamiento para evitar grietas. Es incorrecto ya que lo que evita las molestias y heridas en los pezones es el aprendizaje de una técnica adecuada a la hora de amamantar. 
  • La lactancia prolongada en el tiempo hace que los pechos se caigan y pierdan la forma que tenían antes de comenzar con la lactancia. Este suceso no tiene nada que ver con el amamantamiento, los cambios en la forma y contextura de los pechos dependerán de otros factores como la edad, grasa corporal y factores genéticos. 
  • La cesárea y la ingesta de medicamentos son impedimentos para la lactancia. Esta afirmación es falsa ya que tanto la intervención quirúrgica como la toma de medicamentos no interfieren con el amamantamiento.  Generalmente la medicación indicada para quienes amamantan es inocua para los recién nacidos. Sólo hay una contraindicación absoluta, cuando la madre recibe drogas antineoplásicas o isótopos radioactivos.
La lactancia debe ser a libre demanda los primeros meses de vida
  • El calostro y la leche "aguada" no alimenta al bebé. La leche materna tiene diferentes estadios de acuerdo a la edad del bebé y siempre cubrirá sus requerimientos. 
  • El amamantamiento a libre demanda no es adecuado. Esta afirmación es falsa. No se recomienda disminuir la lactancia y los primeros 6 meses de vida del bebé debe ser a libre demanda. El bebé no debe tener restricciones de tiempo, ni de horario, cuando se vacía el pecho y el bebé suelta la teta quiere decir que está satisfecho. 
  • La madre que queda embarazada debe suspender la lactancia. Esta afirmación es falsa en los casos de embarazos que no son de riesgo ya que no compromete la salud del embrión, ni induce al aborto, ni al parto prematuro. Incluso la madre puede amamantar a ambos bebés después del parto, aún cuando sean de diferente edad.
Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?