La super máscara resistente al COVID que usan en el Reino Unido

La super máscara resistente al COVID que usan en el Reino Unido

El hospital de Addenbrooke en Cambridge logró reducir en un 100% el riesgo de contagio por COVID en el personal de salud a partir del uso de una mascarilla que repele el virus.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Según los resultados de una reciente investigación, a partir de la actualización en el tipo de mascarilla de protección que utilizan médicos, enfermeros y personal de limpieza que trabajan en el sector de pacientes con COVID, el hospital logró reducir las infecciones por coronavirus entre esos trabajadores.

En un principio, los trabajadores de la salud que atendían a pacientes con Covid-19 utilizaban las mascarillas quirúrgicas resistentes a fluidos (FRSM) por recomendación del Public Health England (PHE) como equipo de protección respiratoria. 

En el caso de los procedimientos que pudieran generar aerosoles (partículas dispersas en el aire) tales como la intubación de los pacientes, el personal debía cambiar y utilizar una mascarilla con filtro facial tipo FFP3. 

Las pruebas indicaron que los trabajadores de la salud que atienden a pacientes con Covid-19 tenían un mayor riesgo de infección que el personal en salas que no eran de Covid, incluso cuando usaban el equipo de protección respiratoria recomendado. En respuesta, el comité de control de infecciones del hospital actualizó el tipo de mascarillas que usa el personal en las salas de Covid-19.

Después del cambio de equipo de protección, la incidencia de infección en los dos tipos de sala fue similar.  El Dr. Chris Illingworth, de la Unidad de Bioestadística MRC de la Universidad de Cambridge, dijo: “Una vez que se introdujeron los respiradores FFP3, el número de casos atribuidos a la exposición en las salas Covid-19 se redujo drásticamente; de ??hecho, nuestro modelo sugiere que los respiradores FFP3 pueden haberse reducido infección basada en cero ".

 A partir del estudio realizado, se actualizó la guía de procedimientos y obliga a las organizaciones del NHS a evaluar el riesgo de Covid-19 para el personal y proporcionar respiradores FFP3 cuando corresponda ya que son los elementos de protección más efectivos contra el coronavirus.

Procedimientos ante las nuevas variantes

La actualización y mejora de los procedimientos tendientes a disminuir el riesgo de infección y contagio de coronavirus en los hospitales es permanente debido al desafío que representan las nuevas variantes incluso después de la vacunación de los trabajadores de la salud.

En India se manifestaron brotes de la variante Delta entre los trabajadores de la salud en tres hospitales durante un período de cuatro semanas en abril de 2021 a pesar de que muchos de los involucrados habían sido inoculados con ambas dosis de las vacunas contra COVID. 

El estudio publicado muestra que en un hospital, 30 miembros del personal de una fuerza laboral total de 3.800 desarrollaron COVID con síntomas, y la mayoría de las infecciones que involucran la variante Delta . De ese número, 11 aparentemente estaban vinculadas a un "supercontagiador del virus ”.

En un segundo hospital, de 4.000 trabajadores de la salud, hubo 118 infecciones sintomáticas y en un tercer hospital, de 1.100 trabajadores de la salud, hubo 70 infecciones sintomáticas. Nuevamente, la mayoría de los afectados tenían la variante Delta.

"Los datos que presentamos son básicamente consistentes con las personas que se vacunan y luego transmiten la infección a otras", dijo el profesor Ravi Gupta, de la Universidad de Cambridge, coautor del estudio.

"Si bien las vacunas protegerán a los sanos contra enfermedades graves en la comunidad, la variante Delta aumenta la posibilidad de enfermedades graves en entornos hospitalarios donde hay pacientes vulnerables", añadió.

El equipo explicó que los hallazgos en las investigaciones realizadas destacan la necesidad de que las medidas de control de infecciones continúen en la era posterior a la vacunación.

Investigadores señalaron que si bien los resultados obtenidos muestran que las vacunas protegen a las personas contra COVID, incluida la enfermedad grave, el nuevo trabajo destaca que persiste el riesgo de portador y propagación de la variante Delta en individuos completamente vacunados. 

“Esto sería particularmente relevante para los trabajadores de la salud que tienen una mayor exposición a los pacientes con el virus y también tienen un mayor potencial de entrar en contacto con personas extremadamente vulnerables para quienes el 90% de protección que ofrece la vacuna aún los deja en riesgo”, dijo el Dr. David Strain, profesor de la Universidad de Exeter y agregó: "Además, con esta evidencia de que las personas completamente vacunadas ahora pueden contraer y propagar el virus, aunque sin enfermarse, debemos estar atentos a si esto pone a las personas en riesgo de Covid prolongado".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?