Ser "eco-friendly", un nuevo modo de vida para ayudar al planeta

Ser "eco-friendly", un nuevo modo de vida para ayudar al planeta

Una encuesta realizada por las Naciones Unidas reveló que dos de cada tres personas en el mundo ven el cambio climático como una emergencia global.

Redacción MDZ Online

La contaminación es uno de los problemas que más afecta a la humanidad. Y cada vez hay más conciencia de ello. Una encuesta realizada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) reveló que dos de cada tres personas en el mundo ven el cambio climático como una emergencia global. Para revertir esa tendencia, cada vez más personas se unen a un fenómeno que busca "cambiar el mundo". Se trata de los "eco-friendly", una forma de vida para ayudar al planeta mediante actividades que van desde disminuir el consumo de ciertos productos nocivos hasta nuevos hábitos saludables, como separar la basura.

¿Qué podemos hacer realmente? ¿Cómo podemos marcar la diferencia cuando parece que todo tiene un impacto negativo en el clima? Son las preguntas que los "amigos del ambiente" se hacen y buscan responder.  Para avanzar sobre el tema, MDZ entrevistó a Lucia Fatela, integrante de Greenpeace Mendoza, quien explicó lo significa ser una persona "eco-friedly" y  cuáles son sus beneficios. Además, brindó consejos sencillos para sumarse a ese estilo de vida.

Lucia, de 22 años, cursa dos carreras universitarias, estudia Licenciatura en Gestión Ambiental en la Universidad de Congreso, y Licenciatura en Música Popular en la Universidad de Cuyo.

“Me interesé en Greenpeace porque sentí la necesidad de mejorar el mundo desde mi lugar”, afirmó.

Qué es

Fatela explicó que ser eco amigable "es aportar al planeta o al ambiente desde nuestros hábitos para generar el menor impacto negativo posible". También que representa una toma de conciencia por parte de la sociedad que entiende que "el planeta tiene sus tiempos de regeneración cuando se lo contamina". 

Entre los beneficios individuales podemos encontrar la mejora de la salud, ya que "consumir productos orgánicos disminuye el contacto con tóxicos que pueden tener los productos inorgánicos". "Al reutilizar productos ahorramos dinero", afirmó Fatela.

Además, comprar productos eco-friendly ayuda a la economía local y a los pequeños productores. "Los pequeños cambios en los que consumimos pueden mejorar en gran medida el futuro, desde nuevos hábitos con los productos de limpieza hasta los productos alimenticios, todo genera un cambio enorme", afirmó.

La joven afirmó que al rechazar un producto "dejamos de aportar el que se siga contaminando el ambiente o que se siga sobre explotando cierto recurso" y que esto funciona como un mensaje implícito que "da una visión a los productores de lo que realmente quiere la sociedad".

Tips para ser ecofriendly

Ahora bien, para ayudar al ambiente no alcanza solo con postularlo. Hay que hacerlo. Por eso, la joven activista recomienda qué pasos seguir para ser eco-friendly. "Como organización creemos que los cambios llevan tiempo por lo que siempre decimos que se empiece por una sola acción", sostuvo.

Entre otras cosas, recomienda reciclar, ya que es una técnica para controlar la basura ya existente, también el compostar para darle un uso a la basura orgánica.

Además, aconseja "rechazar productos que contienen plástico y sustituirlos por el vidrio" ya que es un material con un reciclaje de por vida y que puede ser empleado para múltiples usos como guardar y calentar la comida. "Cuando uno va a tomar un helado preferir el cucurucho antes que el vasito de plástico", agregó.

Otro consejo es sobre el cuidado del agua. Cerrar el grifo cuando uno se lava las manos o los dientes permite ahorrar hasta 40 litros de agua al día.

Una forma de ser más amigable con el medio ambiente es tener plantas que no sólo sirven para decorar, sino que también podemos tener una huerta donde se pueden cultivar productos consumibles. "Estamos convencidos que la sociedad de a poco opta por productos más ecológicos o por ser más eco-friendly, creemos que se está viendo y que se va a ver aún más en un futuro", aseguró.

Leyes de etiquetado

Las certificaciones o eco-etiquetas son reguladas por normas internacionales establecidas por la Organización Internacional de Estandarización (ISO). Las eco-etiquetas certificadas están englobadas en las normas ISO 14024 que demuestra que el producto o servicio cumple ciertos criterios ecológicos basados en el ciclo de vida.

Las eco-etiquetas auto declaradas "están dentro de las normas ISO 14021 que son enunciados, símbolos o gráficos que describen características ambientales especificas del producto", explicó Fatela. "Y por último tenemos las eco-etiquetas declaradas dentro de la norma ISO 14025, este tipo proporciona información ambiental cuantificable y comparable basadas en el análisis de un ciclo de vida", informó.

Los plásticos, productos de limpieza y pinturas, son "los más típicos para para poder aplicar estas etiquetas".

Fatela concluyó que "estos cambios llevan su tiempo y es un modo de vida que va creciendo" y que "hace un año no se sabía de los productos no orgánicos y que tipos de tóxicos podían tener".

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?