Qué significa ser pobre: a qué no accede 1 de cada 3 argentinos

Qué significa ser pobre: a qué no accede 1 de cada 3 argentinos

La Universidad Católica Argentina (UCA) llamado "Crisis del empleo, pobreza de ingreso y privaciones sociales estructurales 2010-2021". Desde la institución habló con MDZ Radio Juan Ignacio Bonfiglio.

MDZ Radio

MDZ Radio

Ayer se conoció el informe de la Universidad Católica Argentina (UCA) llamado "Crisis del empleo, pobreza de ingreso y privaciones sociales estructurales 2010-2021". Según el relevamiento, el 43.8 % del país es pobre, es decir, más de 18 millones de personas. Ese número surge de la suma de 35% de pobreza y el 8,8% de indigencia.

Juan Ignacio Bonfiglio, Investigador del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, habló al respecto en MDZ Radio. Dijo que si bien el desempleo tuvo una recomposición en 2021, comparado con 2020, lo más característico que revela el informe es que una parte importante de las personas tienen empleos pero aún así son pobres. Es decir, "hogares de trabajadores pobres, de personas que prestan servicios en empleos con bajos ingresos y principalmente en el sector informal".

"Esto sumado a niveles muy elevados de inflación, que llevan a que la pérdida de los ingresos de los hogares sea constante y por lo tanto la pérdida de poder adquisitivo se hace más importante", explicó el investigador. 

¿Qué significa ser pobre en Argentina?

Bonfiglio explicó que el observatorio mide la pobreza a partir de los ingresos, pero además, hay una medida que se complementa esta: la de pobreza multidimensional. La cual toma otros aspectos que tienen que ver con distintas dimensiones asociadas a derechos sociales y económicos, como el acceso a una vivienda digna, a servicios básicos, a la educación, a la salud, al empleo y seguridad social.

Aquella medición determina que "son pobres, según este concepto, las personas que además de ser pobre por ingreso presenta carencias en alguna de estas dimensiones. Actualmente el nivel de pobreza multidimensional llega al 40% de la población argentina".

Bonfiglio también contó que el acceso a servicios públicos y a un medio ambiente saludable son elementos que han mejorado, "esto se explica por la inversión en obra pública". Pero otros han permanecido con privaciones, como acceso a un empleo y seguridad social. De hecho, el 63% de las personas viven en hogares que no tienen ni un ingreso formal, es decir 1 de cada 3 hogares.

"Otro aspecto que experimentó un deterioro fue el acceso a la educación, lo cual se explica por los incrementos a los niveles de inasistencia, jugó la falta de conectividad y el abandono escolar", continuó el investigador, quien además explicó: "Nosotros medimos la presencia de vínculo o no en niños y adolescentes de 4 a 17 años con instituciones educativas formales. No se mide la calidad de ese vínculo".

En relación a la educación dijo que "se incrementó la desconexión no sólo a nivel técnico sino real, la desvinculación del sistema educativo. También tenemos un aumento del rezago educativo en los mayores de 18 años. Terminaron la escuela pero no el nivel secundario".

Las ayudas del Estado no alcanzan

1 de cada 3 hogares recibe asistencia del Estado.

Bonfiglio contó que 1 de cada 3 hogares en Argentina recibe algún tipo de ayuda por una política de asistencia social: AUH, asistencia alimentaria directa o transferencias de otro tipo. Sin embargo, "no alcanza".

El IFE fue importante en 2020, pero de todos modos en 2021 los niveles siguen siendo altos, "la ayuda tuvo efecto en la reducción en los niveles de indigencia, principalmente, y menos en los niveles de pobreza". Por esto, concluyó en que "si bien tienen un impacto positivo, cada vez tenemos mayor intervención del Estado en este sentido y desde 2010 se observa que eso no compensa un proceso de deterioro en distintos aspectos. Si esto no estuvieran hoy serían más altos los niveles, pero tampoco alcanza".

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?