Las "mamis del chat" se rebelan contra una medida de Alberto Fernández

Las "mamis del chat" se rebelan contra una medida de Alberto Fernández

La decisión del Gobierno nacional de comenzar a vacunar a niños de entre 3 y 11 años con Sinopharm suma rechazos. Muchas familias están consultando pediatras y los profesionales desaconsejan, por ahora, su aplicación por falta de información. Así lo comentan en los grupos de WhatsApp.

Horacio Alonso

Horacio Alonso

Una reedición del enfrentamiento entre padres y el Gobierno nacional está latente. En abril pasado, la pelea estalló cuando el presidente Alberto Fernández anunció un nuevo cierre de los colegios, ante el aumento de los contagios. Las clases presenciales habían retornado, de forma parcial, unas semanas antes, tras un 2020 virtual.

La reacción de rechazo a la medida se expreso de distintas formas, pero una que tuvo gran impacto y difusión fue conocido como el “chat de mamis”. Los grupos de WhatsApp que reúnen a madres y padres de colegios surgió como un movimiento espontáneo que terminó generando una gran presión para revertir la medida.

Por estos días, surge un nuevo capítulo de esa disputa. Esta vez, la polémica se centra en la decisión oficial de comenzar la vacunación de niños de entre 3 y 11 años con la vacuna china Sinopharm. 

Desde su anuncio, el plan oficial despertó reparos. El más notorio fue el de la Sociedad Argentina de Pediatría, que señaló la falta de información sobre cómo llegó la Anmat a recomendar su aplicación a menores.

Los estudios sobre su eficacia y seguridad están rodeados de controversias, ya que no se dieron los resultados de la Fase 3. Su utilización se está haciendo sólo en China y Emiratos Árabes Unidos.

La discusión llegó a tal punto que obligó al Gobierno a convocar miembros de la entidad para darle más detalles. Los profesionales se mostraron conformes, pero esto no tranquilizó a muchas familias.

La crítica que se hace es similar a la que se formuló respecto al favoritismo oficial por la rusa Sputnik y el rechazo de la estadounidense Pfizer. Un hecho que demostró que la decisión del Gobierno fue equivocada y cargada de ideología. Ante esa situación que genera desconfianza, muchos padres están consultando con los pediatras que atienden a sus hijos y se está volcando esa información en los chats.

Se trata, en estos casos, de familias de niveles sociales medios y altos que mandan a sus hijos a colegios privados.
Las respuestas de los médicos no va en línea con los planes del Gobierno. Muchos facultativos están recomendando a los padres que no vacunen a sus hijos. 

“El médico de Pedro me dijo que esperara, que no había ningún apuro y que falta que se terminen los estudios”, dice una mamá en uno de esos diálogos en la red social. “Yo anoté a mi hija para vacunarla, sólo para que esté en el padrón. Su pediatra me recomendó que no la vacunara. Dice que el Gobierno está apurando un tema sin necesidad”, aparece en otro de los chats. 

Varios comentarios reconocen este tema: haber inscripto a sus hijos, pero a la espera de que haya más información. “A Mili la anoté y para mi sorpresa me llegó le turno ayer. Llamé a la pediatra y me desaconsejó vacunarla ahora”, comentó una mamá.
La oposición a la vacunación se basa en distintos factores, según el contenido de varios chats a los que accedió MDZ. 

El principal es que esta vacuna no está aprobada y reconocida por organismos internacionales, como la OMS, y que se encuentra en fase de estudio. Otro de los puntos es que en Europa o Estados Unidos no se está vacunando, por ahora, a menores de esa edad. 

“Chicas, es así. Sólo Pfizer y Moderna están en Fase 3 avanzada y muy cerca de terminarla. Pero todavía con un grupo muy reducido de chicos. Todavía no están aprobadas y menos la china” dice otra mamá. “No se puede jugar con los chicos. Lo sacaron de un día para el otro”, se quejaron en otro chat.

También hay varios comentarios que remarcan la mejora de la situación sanitaria y la baja de los contagios. “El pediatra me dijo que la situación no es preocupante como para estar aplicando vacunas sin los estudios completo. Me recomendó que no lo haga por ahora”, dice otro comentario.

La grieta y el tema ideológico está en el centro del debate. Muchos apuntan a una decisión más política que sanitaria por el anuncio oficial. “Es 100% electoralista. La forma y la velocidad en que se anunció. La sociedad de pediatría dijo primero que no y después de la presión del Gobierno salió a avalar. Todo muy sospechoso”, sugirió un papá.

“Están haciendo lo mismo que con la Sputnik. Es ideológico. No quieren saber nada con las de EE.UU. y quieren quedar bien con los chinos”, dice otra mamá. Las quejas se repiten. Algunas apuntan a las declaraciones del gobernador bonaerense, Axel Kicillof, cuando dijo que la aplicación de Sinopharm “la aprobó la Anmat y no hay más discusión”. 

“Yo no voy a dejar que hagan pruebas con la salud de mi hija porque lo dice Kicillof”, advirtió otra mamá. Con el correr de las semanas se verá si la apuesta del Gobierno suma adeptos o deberá reformular la medida.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?