Florencia Aise: "Lo que más quiero con el arte es llegar a la gente y que le produzca algo"

Florencia Aise: "Lo que más quiero con el arte es llegar a la gente y que le produzca algo"

La exitosa artista mendocina pasó por MendozAprende y en una cálida charla hablamos sobre su obra, su visión acerca de Mendoza como cuna del arte y de los desafíos que esta pandemia ha generado en el mercado del arte a nivel mundial.

Paola Arcana

Paola Arcana

Florencia Aise es dueña de un magnífico talento. No solo por la perfección en el realismo que hace sino por la expresividad y el impacto emocional que su obra claramente genera en los espectadores, lo que se ha transformado en su sello personal mundialmente reconocido y venerado. 

En una cálida entrevista realizada en vivo en el Instragram de MDZ hablamos de su experiencia y desarrollo de su carrera, así como de su visión respecto a las oportunidades, en términos de pro y contras que Mendoza presenta para el desarrollo del arte. Este contexto social generado por la pandemia ha puesto en evidencia paradigmas que requieren ser revisados y la necesidad de profundos cambios en los mercados, situación de la que no resulta ajena el mercado del arte, lo que genera desafíos en todos los niveles, desde los artistas mas pequeños a las galerías de arte mas prestigiosas del mundo; destacó Florencia. 

 

- ¿Cómo te encontraste con el arte en tu vida?

- Mi abuela dice que descendemos de Tiziano Darú. Los Darú son una familia antigua de Italia en la que habían muchos pintores, y es uno de mis apellidos lejanos con lo cual hay una rama viene por ahí. Soy hija única y tuve la posibilidad de viajar bastante y no era un niño común porque me encantaban los museos y lugares históricos, desde chica además siempre dibujé y pinte, mi regalo preferido eran los colores y pinceles.

Cuando tenía 16 años conocí a Sergio Roggerone y ahí me di cuenta que si se podía vivir del arte, él me dijo que tenia el mejor ojo de Mendoza. A los 20 años quedo embarazada de mi primer hija y tenía que comenzar a trabajar, entonces Sergio y mi familia me apoyaron para exponer por primera vez.  Y ahí caí en la cuenta de que esto era lo mío; la sensación que me generó mostrar mi obra,  esto de desnudarte sin estar desnuda frente a la gente me dio una adrenalina tremenda, sentí plena felicidad y un gozo increíble.

- ¿Cuáles fueron eso frenos internos y externos que pudiste superar y fue lo que te permitió avanzar?

- Soy la embajadora del auto boicot porque soy muy crítica conmigo misma en todos los sentidos. Entre los frenos externos creo que Mendoza es difícil culturalmente, no somos muy cultos y estamos metiditos en la montaña. Cuando empecé fuí a galerías en Buenos Aires y no veían mi brochure  por el solo hecho de ser del interior. Otro freno es ser mujer, no soy feminista no lo digo desde ahí sino que soy mamó y tengo que dedicarme el 80% del día a mis hijas, y también en esto tiene que ver algo  ideológico además del tiempo, porque ser artista implica salirse de los parámetros establecidos por un lado, de los que siento que no puedo salirme porque por otro lado soy mamá y tengo que dar el ejemplo a mis hijas. 

- Hablaste recién de Mendoza desde lo cultural como un limitante, ¿Qué tiene Mendoza y qué le falta para que se pueda apreciar y desarrollar el arte de una manera más contundente? 

- Creo que hay unos artistas espectaculares que sin embargo no se conocen, entonces no hay plaza. Si bien ahora abrió el ECA y el Museo Fader, nos faltan museos, hay gente que se mueve pero no tanta como debiera haber, faltan grandes mecenas y galeristas que lleven a la fama a un gran artista como sucede en Londres, New York Taiwán, es lo que falta claramente. 

En cuanto al público para el arte, hay poco en Mendoza, no veo apertura, el mendocino es muy cerrado y a la gente que es mas abierta la critican o la apagan en vez de impulsarla.

- ¿Cómo fuiste descubriendo tu estilo, por qué el hiperrealismo? 

- Soy muy idealizadora, vivo en un mundo de fantasía y creo que mi estilo realista e hiperrealista, me hace bajar a la tierra, me conecta más con la tierra, inconscientemente.

-¿Como definirías a tu obra?

- Me resulta difícil hacerlo. Lo que si se de mi obra es que es muy diversa y eso es lo que algunos galeristas critican para bien y otros para mal, un galerista de Buenos Aires me dice “vos sos tres artistas en uno”; y es así yo necesito irme a los diferentes etilos, por ejemplo estoy pintando hiperrealismo y  termino y tengo que irme a un collage o un mural; cambiar un rato y después volver a las emociones en los hiperretratos. 

Lo que por un lado está bueno, pero para jugar en las grandes líneas debería tener si o si una línea y eso me aburre, me agota; necesito cambiar de aire y muchas veces me pasa que tengo que dar vuelta la obra  para no verla y después de un tiempo seguirla; generalmente me deja de gustar a la mitad, y después que dejo de verla un tiempo me vuelve a motivar.

- ¡Qué contraste tan fuerte genera estos protocolos tan rígidos en los que se encasilla el arte, que es un mundo más bohemio!

- Es la guerra eterna entre el artista que está volando y el galerista que tiene los pies en la tierra y sabe lo que se vende. Si hay protocolos  que seguir, a menos que seas el más grande y que vos seas el que dirija el mercado del arte mundial. Muchas veces el artista pasa a ser su propio galerista porque sabe cómo moverse en el mercado y potenciar su obra; y  ahí esta la gran burbuja del arte contemporáneo, todo el humo que se le pone y lo que pasa alrededor que es espectacular. 

- Esta experiencia de pandemia al menos nos ha llevado a ver la necesidad de cuestionar algunos paradigmas, en el mundo del arte ¿Cómo ves que está impactando en este sentido?

- La respuesta te la podría dar el día que la pandemia se termine. Hoy se abren más páginas internacionales para la venta de arte, se están haciendo muestras online y charlas con artistas on line, como pasa con todos los productos se ve más evidente que hoy el mundo se maneja de manera virtual y todos debemos adaptarnos y cambiar el estilo de venta y eso en el arte, que deja de ser presencial, se intensifica. Hace tiempo que las galerías se están pasando a lo virtual, de todos modos no es lo mismo ver un cuadro de manera presencial, es otra experiencia totalmente diferente. 

Hace dos o tres semanas vi que habían empezado a abrir ferias de arte en china pero no se que va a pasar, ayer hablaba con un gran artista que vive en Miami y no sabe tampoco qué va a pasar.  Yo estoy con una muestra en una galería cerrada en Madrid y están viendo si en septiembre se hace una muestra abierta; pero realmente no se sabe qué va a suceder porque aunque comience a abrirse todo la gente esta decaída, depresiva, la economía está terrible, asique va a pasar un tiempo para que esto se reactive. 

- Titulamos esta charla “hiperrealismo que emociona”. En la crítica se destaca este impacto emocional como tu sello, vos ¿Qué opinás de eso, cómo lo vivís?

- Si es así y es algo que pasa de manera inconsciente, como soy autodidacta no planteo mucho lo que va a pasar porque no tengo una técnica definida, pero si tengo definido mi objetivo y lo que más quiero con el arte es llegar a la gente y que le produzca algo, que despierte lo que estaba apagado, que no solo sea para causar belleza sino que además produzca alegría y siempre pasa que la gente se emociona cuando ve mi obra. Y eso está buenísimo. 

- La expresividad de la mirada de los rostros que pintás es increíble. Hay algo ahí que va más allá de la técnica

- Si porque jamás hago un cuadro con la misma técnica, esto que logro sucede sea cual sea la técnica que use; es muy inconsciente y cuanto más inconsciente es el proceso de la obra más sensación causa. 

- Cuando hiciste el retrato de Alfredo Cornejo y Lauta Montero,  para vos una gran diferencia fue que con Laura sacaste personalmente las fotos que luego usaste para hacer el retrato; para mi ahí hay punto que habla de conectarse con la esencia de las miradas y las expresiones.

- Eso es fundamental para mi. Necesito conectar y si la persona no está viva, necesito llegar al hueso, entonces le pido al que me encarga el retrato que me hable de la persona. Con Eduardo Vera, que muy amigo y a quien retraté,  empecé a hablarle de cosas íntimas de él y así pude sacar el verdadero Eduardo. De la misma manera hago con todas las personas que retrato, intento llegar a la persona o a lo que a mi me transmite. 

- ¡Poder captar ese mejor momento, ese rasgo más brillante de una persona, realmente es un don!

- Es tal cual, encontrar ese momento de brillo en los ojos. Es muy difícil hacer eso aunque te mande mil fotos de una persona porque me falta llegar y conectar. 

- ¿Cuáles han sido las satisfacciones más lindas que te ha dado tu carrera?

- Una es claramente la emoción de la gente que ve mi obra. Otra cosa muy linda que me viene pasando es que a partir del año 2016 en muchos colegios ponen como nombre del curso el nombre de artistas y en muchos usan “Florencia Aise”, no solo se llama el curso sino que además estudian mi obra y mi vida y es loco que los niños me conozcan y simultáneamente a Piccaso . Hace un tiempo estuve en la bodega de un enólogo muy famoso y me dice que su hijo faltó al colegio porque me quería conocer. ¡Eso me encanta!, que ya inspire a alguien, que no me tenga que morir para eso. Está buenísimo. 

- ¿Qué es para vos el éxito?

Creo que es lograr lo que te proponés.  En lo artístico soy la mas soñadora de todas y me falta años luz para llegar donde quiero llegar, pero me siento exitosa porque mis hijas están sanas y son felices, primero y principal, también porque me va bastante bien con lo que hago que es lo que amo. Siempre digo que trabajo de lunes a lunes porque amo lo que hago, me encanta, puedo pintar todos los días de mi vida.

- Me parece muy bueno y quiero destacar en varias oportunidades has mencionado a tu maternidad desde un lugar de valor porque pocas veces se la coloca como símbolo de éxito. 

Creo que las dos de mis hijas son mi mayor obra, eso sin duda, y no va  terminar hasta el día que muera. En ellas supongo que la gente verá reflejado algo mío, que espero sea bueno y sobre todo que ellas sean felices. En algo en que les doy buen ejemplo es que uno puede hacer lo que le gusta y lo que ama y que no te vas a morir de hambre. La otra vez leí que hay personas que no encontraban su don y para eso les recomendaban que conectaran con lo que les gustaba hacer profundamente desde los 7 años a los 15 años mas o menos y eso es lo que les remarco a ellas

 - Es verdad que tenemos muchos condicionamientos a la hora de elegir, y esa chispita que uno tiene tan clara cuando somos niños la empezamos a bloquear o llenar de interferencias.

- Mis padres siempre me dejaron elegir, pero yo tenia miedo a no poder vivir del arte, entonces estudié diseño gráfico y hoy me ponés frente a la computadora y no puedo estar dos minutos, no se cómo hice para aguantar seis años la carrera. 

- ¿Te pasó alguna vez que lo que te devuelve el público que ve tu obra diste mucho de aquel mensaje o interpretación que vos le diste? 

- Si me pasó. Tengo una serie en que mis hijas son las modelos y sacamos fotos intentando representar los Juegos del Hambre I, II y III, pero con la personalidad que ellas tienen en la vida real y me pasó que mucha gente que, sin conocerlas, veían los cuadros y me decían cosas que le transmitían las nenas, y realmente me describían perfectamente a mi hija y no la conocían. Y me pasa también que ven formas que yo no veo, cosas que uno no ve y necesitas que vea otro para describirte a vos.

- Tu obra está en muchos países con culturas muy distintas; en el impacto que tiene tu obra  ¿Ves un hilo conductor no obstante la diversidad o por el contrario se resalta lo diverso que somos en distintas culturas?

- La obra tiene un impacto en el hemisferio norte diferente al del sur, pero en EE UU y Canadá surge lo mismo que en Europa, y la misma obra en Latinoamérica es diferente, no tiene el mismo impacto o llama la atención otra serie de mi obra. 

- ¿Te pasó que alguien te encargara un trabajo que no resuena con vos?

- Si me pasó. Había que pagar derecho de piso al principio y por ahí haces más cosas que no te gustan porque estas empezando. Y es durísimo porque no me puedo conectar. Y ahí veo cómo choco con el diseño gráfico donde el producto tiene que gustar al espectador o llamar la atención y no sos vos, sos diseñador no artista.

- Si está más ligado al marketing, a cómo generar un impacto mas allá de vos ¿Sentiste alguna vez bloqueada la creatividad?

- Si pasa muchas veces. Y me da furia, porque necesito crear y cuando no está la creatividad es cuando hago cosas que no son, porque intento que ese bloqueo me agarre haciendo algo, pero no sale bien. Entonces rezo, yo soy muy creyente, investigo, medito, estoy atenta a las señales, ideas o la musa que aparece. 

- ¡Qué importante esto de ver que la creativa también se nutre con la quietud y la contemplación!

- Totalmente. 

- Personalmente esta experiencia que estamos viviendo, ¿te modificó en algo? 

- No me cambia tanto porque trabajo en mi casa, si en cuanto a las chicas que están todo el día acá y es mas difícil encontrar el momento de conexión que necesito para trabajar porque no estoy sola. Pero creo que a todos nos hace crecer en un punto, y en ese punto que cada uno necesitaba.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?