¿Por qué la cuarentena nos quita el sueño o lo interrumpe bastante?

¿Por qué la cuarentena nos quita el sueño o lo interrumpe bastante?

Al parecer, la falta de contacto social podría interrumpir el sueño. ¿Te lo imaginabas?

MDZ Sociedad

La cuarentena está afectando varios hábitos de los seres humanos: desde la dieta hasta el sueño. Es que las prolongadas horas frente a la pantalla de los celulares, televisores o computadoras afectan en demasía las horas de sueño. 

Es que según los especialistas existe un “retraso de fase”, que se da cuando un cambio en nuestra rutina afecta nuestro sueño.

“Están sintiendo la necesidad de irse a dormir más tarde y, con ello, retrasan la hora de levantarse, con lo cual las horas de productividad tanto a nivel laboral, familiar y social, se están viendo reducidas”, advierten.

Otro fenómeno que García-Malo ha estado notando es el trastorno por pesadillas.

“Ocurre cuando el contenido de los sueños es muy realista, muy vívido, o porque reflejan situaciones que nos producen ansiedad. Situaciones desagradables en las que nos cuesta escapar de un sitio, hay un enfrentamiento o una pelea”, señala.

“Este trastorno se ve agravado cuando hay situaciones en nuestra vida diaria que aumentan nuestros niveles de estrés y ansiedad. De alguna manera nuestro subconsciente lo plasma en nuestros sueños”.

Según  Pérez, García-Malo y Barato Salvador existen recomendaciones de la Sociedad Española de Neurología “para un buen sueño nocturno y un control adecuado de los trastornos del sueño durante la pandemia por coronavirus”:

  • Mantené una rutina: establecé un horario fijo para ir a dormir y respetá esa hora. El cerebro tiene que tener claro cuándo tiene que estar despierto y cuándo no.
  • Buscá exponerte al sol en la mañana y al aire fresco ya sea por la ventana o por un balcón.
  • Queda terminantemente prohibido llevarse una preocupación a la cama: hay que pensar en algo agradable.
  • La cama es para dormir: hagamos que el cuerpo vincule la cama con el sueño para que se desactive cuando llegue a ella. Por ejemplo, no trabajes, ni estudies, ni hables por teléfono en la cama.
  • Evitá las siestas, pero si no podés, que no duren más de 30 minutos.
  • No llevés el celular o la tablet a la cama, no sólo porque su luz inhibe la secreción de la melatonina (hormona clave para relajarse y dormir), sino porque te podés encontrar un mensaje o información en internet que puede aumentar tus niveles de ansiedad e incertidumbre.
  • Hacé ejercicios durante el día y evítalo a toda costa poco antes de irte a la cama.
  • Tratá de relajarte en la medida de lo posible, especialmente antes de irte a acostar. Buscá algo que te distraiga y que te ayude a despejar tu mente: meditar, hacer ejercicios respiratorios, escuchar música apacible.
  • Pese a la flexibilidad que da el trabajar y estudiar en casa, no te quedes hasta tarde viendo series o películas. El entretenimiento es fundamental, pero “saltarse” la hora de dormir por un maratón de tu serie favorita repercutirá en la hora en que te despertarás y todo tu ciclo del sueño se verá alterado y corregirlo no siempre es fácil.

Consultá con tu médico o con un especialista si sientes que tus problemas para dormir empeoran, pues es importante tomar medidas a tiempo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?