El dramático relato del médico que salvó al pasajero con coronavirus en pleno vuelo

El dramático relato del médico que salvó al pasajero con coronavirus en pleno vuelo

Federico Riorda Marun fue de los médicos que atendió al hombre de 78 años que se descompensó en el aire. En dialogo con "No tan Millennials", en MDZ Radio, relató con detalles lo sucedido en el avión.

Gonzalo Conti

Gonzalo Conti

Pudo haber sido una tragedia, pero la evitaron. Lo que pasó a bordo de un avión que regresaba de Madrid a Argentina con pasajeros repatriados puede, sin problemas, convertirse en una película con final feliz. Los protagonistas fueron dos médicos y un paciente que, de no ser por los facultativos y el piloto de la aeronave, habría muerto en el aire en medio del océano.

El paciente era un hombre de 78 años que tenía patologías cardíacas y que, al poco tiempo de vuelo, comenzó a sentirse mal y descompuesto. Luego, comprobaron que además tenía síntomas compatibles al coronavirus y que los había "ocultado" tomando paracetamol.

Uno de los médicos que lo atendió y lo salvó es Federico Riorda Marun, miembro de la Fuerza Aérea Argentina que se encontraba haciendo una rotación electiva de cirugía en Madrid. El doctor dialogó con "No tan Millennials", en MDZ Radio, donde relató con detalles lo sucedido en el avión.

"Primero lo vio otro médico, el doctor Antún de Rosario, que fue el primero que lo vio. A mi me llaman a la hora para pedirme la opinión y de inmediato montamos la guardia médica en el avión, gracias a la tripulación y a los pilotos", comenzó contando Riorda.

Ambos comprobaron que el paciente tenía una saturación de oxígeno muy baja, que con el lapso de tiempo es incompatible con la vida.

"Una persona normal satura entre 92% y 98%. El paciente saturaba en 66%, por lo que estaba complicado. Lo revisamos y notamos líquido en los pulmones, pero no sabíamos de dónde venía. El paciente no estaba inconsciente pero no en condiciones de hablar", añadió el médico.

“El vuelo duró 12 horas y esto pasó a la hora de vuelo. Estuvimos 11 horas de guardia la situación era grave. El piloto bajó el avión a los 10.000 metros de altura porque consideramos que eso iba a favorecer al paciente".

El caso además fue tomado como sospechoso de coronavirus, por lo que debieron aislar al paciente del resto de los pasajeros y de la tripulación que no formaba parte del equipo médico.

"Si la situación se agravaba no podíamos volver a Madrid porque no lo iban a recibir, yo venía de allá y el sistema sanitario está colapsado. Hicimos un papel de consentimiento y le explicamos todo a la familia. Los médicos estábamos desprotegidos porque no teníamos registro arriba del avión", contó Riorda.

Cuando lograron estabilizarlo ya habían pasado tres horas de vuelo, por lo que la posibilidad en caso de necesitarlo era aterrizar de emergencia en Brasil o bien llegar hasta Argentina

"La familia, en el peor de los casos, no quería medidas invasivas, que por ejemplo podría ser una traqueotomía de urgencia. Para lo cual no siempre hay materiales en el avión pero por suerte en este caso el botiquín estaba bastante completo", agregó el médico.

Además, lo que no tenían lo inventaron, como el respirador tipo "bigotera", porque los respiradores de los aviones son simplemente para que las personas que se agitan, puedan estabilizarse.

"La hicimos con cinta y en la punta tiene puesto un lápiz de madera partido a la mitad para que no pierda aire. Le dije al colega que le saquemos una foto porque nadie nos lo iba a creer", dijo en forma jocosa el médico.

El paciente llegó al país con vida y de inmediato fue asistido, al igual que su mujer que presentó un cuadro de hipertensión producto del estrés generado por la situación.

Escuchá la nota completa realizada en "No tan Millennials".

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?