¿Sos de los que usan mucho Google Maps? Prestá atención a estas consecuencias

¿Sos de los que usan mucho Google Maps? Prestá atención a estas consecuencias

El uso desmedido de Google Maps podría tener efectos adversos para los usuarios.

Redacción MDZ

Redacción MDZ

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de California en Santa Bárbara (UCSB) determinó que el uso excesivo de la aplicación Google Maps podría generar una reducción del hipocampo en el cerebro humano. En concreto, lo que estudia es cómo el avance de la tecnología influye en las capacidades cognitivas de las personas.

Google Maps: ¿qué dice el estudio que analiza los efectos de la aplicación en la mente de las personas?

Sin lugar a dudas, Google Maps es una de las aplicaciones más útiles si se piensa en las posibilidades que ofrece en cuanto al devenir de la vida cotidiana. Además, la misma se actualiza de forma periódica, por lo que sus beneficios prácticos son cada vez mayores.

Sin embargo, es posible que no todo sea color de rosa, ya que un uso desmedido de la misma puede presentar consecuencias en las capacidades cognitivas de cada una de las personas.

De acuerdo con un estudio realizado por la Universidad de California en Santa Bárbara, el uso desmedido de la aplicación Google Maps puede tener consecuencias sumamente negativas para el cerebro humano, específicamente sobre el hipocampo.

El escritor Nicholas George Carr aclara esto cuando afirma que el hipocampo “es el lugar donde almacenamos mapas de nuestro entorno”. Al mismo tiempo, agrega que éste “desempeña un papel crucial en nuestra capacidad para realizar un seguimiento de dónde estamos y para ir de un lugar a otro”.

En resumen, ante el uso de esta herramienta de GPS, la cual indica de manera clara y concisa cómo realizar un traslado físico, lo que se pone en juego es las habilidades cognitivas que el cerebro humano dispone para sacar dichas conclusiones por su cuenta.

¿Cuáles son las otras herramientas que generan un efecto adverso sobre el cerebro humano?

El de Google Maps es apenas un ejemplo de los efectos adversos que el uso desmedido de las herramientas tecnológicas puede tener en relación a las habilidades cognitivas de cada persona.

En términos generales, la hipercomunicación y el exceso de estímulos digitales supone unas consecuencias similares debido a que el cerebro humano no está preparado para semejante caudal de información.

Uno de los casos más frecuentes implica la dificultad de concentración y la pérdida de la atención. Al mismo tiempo, al saber que en la red global se puede encontrar todo tipo de información, las habilidades vinculadas a la memoria también se ven afectadas.

Es por esto que es importante intentar un equilibrio entre el uso de las herramientas tecnológicas y el desarrollo de las habilidades cognitivas. En definitiva, según Carr la clave está en que la tecnología se mantenga al servicio del ser humano y en impedir que los roles se inviertan.

 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?