Apenas 2 de cada 10 alumnos rindieron alguna prueba en pandemia

Apenas 2 de cada 10 alumnos rindieron alguna prueba en pandemia

Un sondeo del Observatorio Argentino de la Educación revela que en escuelas primarias de gestión privada más del 80% no tuvieron exámenes durante la interrupción de las clases presenciales por la emergencia sanitaria.

Rubén Valle

Rubén Valle

En el ya largo periplo de la pandemia en el país, el Observatorio Argentinos por la Educación realizó numerosos informes, análisis y encuestas que permiten tener a esta altura del año una película bastante completa de cómo se desarrolló el ciclo lectivo 2020 en este singular contexto. 

El reciente informe “Análisis comparado entre educación pública y educación privada en contexto de covid-19 (2º parte)”   presenta los resultados de una encuesta nacional que releva el funcionamiento de las escuelas primarias de gestión privada. 

Para este sondeo se tomó como base a 253 escuelas primarias de gestión privada en ámbitos urbanos. Hay que hacer la salvedad de que por tratarse de una encuesta online los resultados son representativos de hogares con conexión a internet.

Este trabajo es parte de uno mayor, titulado La educación argentina durante la pandemia de covid-19, que pone el foco en la situación de las familias y los alumnos durante el aislamiento, comparando los datos del sector privado con los del estatal.

Compartimos aquí los datos salientes del estudio, los cuales son una plataforma fundamental para continuar en el 2021 con aquello que no terminó de cerrar este año como también para abordar la pospandemia con lineamientos sólidos.

Devoluciones, pruebas, retroalimentación

Antes de ver los números y tendencias puntuales, se advierte aquí que las devoluciones constituyen una forma de evaluación, aunque los alumnos no rindan exámenes.

  • La mitad de los alumnos destina más de 3 horas por día a actividades escolares, tanto en escuelas estatales como en privadas.
  • La mayoría de los estudiantes recibe devoluciones de sus actividades: 66,8% de los alumnos de escuelas privadas y 61,4% de los alumnos de escuelas estatales obtienen siempre retroalimentación de sus docentes.
  • El porcentaje de estudiantes que nunca recibieron una corrección es bajo: 5,3% en el sector privado y 10,6% en el estatal. 
  • El 88,5% de los alumnos de las escuelas primarias de gestión estatal no tuvieron pruebas este año. En las escuelas privadas la proporción es similar: 82%
  • 3 de cada 4 evaluaciones recibieron nota conceptual, y solo 1 de cada 4 fue con calificación numérica.
  • 66,8% de los alumnos de escuelas privadas y 61,4% de los alumnos de escuelas estatales obtienen siempre una retroalimentación de sus docentes.
  • 6 de cada 10 familias consideran que los alumnos pierden aprendizajes importantes a causa del aislamiento.
  • 3 de cada 4 familias valoran positivamente el trabajo de los docentes: 75,2% de las familias están conformes con los docentes en el sector privado, mientras que la cifra es 71,6% en el sector estatal.

El análisis especializado

"No tomar pruebas no significa no evaluar a los estudiantes", aclara Rebeca Anijovich, profesora de las universidades de San Andrés y de Buenos Aires. "Se abrió un escenario -agrega- para abordar la evaluación desde una función formativa como una práctica que nos desafía a pensar si es posible sostenerla al volver a la presencialidad”.

Gabriela Azar, directora del Departamento de Educación de la UCA, opina que “de acuerdo con la resolución del Consejo Federal de Educación referida a que no se calificarían con escalas numéricas las pruebas tomadas a estudiantes, considero que en las escuelas se ha intentado revalorizar los desempeños parciales y finales de los estudiantes en función de los aprendizajes prioritarios esperables por grado y por área. Esto puede dispersar el foco de la evaluación y, sin una guía, puede traer aparejado que, al retornar al aula, no tengamos certezas de lo que los alumnos efectivamente han logrado aprender en la pandemia”.

Para Gustavo Iaies, director de la Escuela de Gestión Educativa de ESEADE, “la escasez de evaluaciones en las escuelas es un modelo general del sistema educativo argentino sobre el que habría que reparar. Parece necesario pensar con más detalle la necesidad de las escuelas de contar con más información que permita pensar la situación de los alumnos y diseñar estrategias de mejora. Parece necesario extender la idea de evaluación al sistema educativo, con la idea de contar con insumos claros para planificar el trabajo”.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?