Caso Neuss: declaró una empleada y contó cómo fue el femicidio

Caso Neuss: declaró una empleada y contó cómo fue el femicidio

La mujer aseguró que hubo una pelea importante entre el empresario y su esposa el viernes a la noche y la mujer se fue de la casa. El sábado volvió a buscar las cosas y fue entonces cuando Jorge Neuss la mató y luego se suicidó.

MDZ Sociedad

MDZ Sociedad

Una de las dos empleadas de la familia Neuss confirmó que entre el empresario Jorge Neuss y su esposa Silvia Saravia existió una pelea importante antes del femicidio y posterior suicidio.

La mujer ya había declarado ante la fiscal María José Basiglio, de la unidad Especializada en Violencia de Género de Pilar, y ahora amplió su declaración contando lo que oyó, lo que vio y lo que sabía de la relación entre el femicida y su esposa.

Según contó la mujer de 49 años, el empresario y su esposa habían mantenido una fuerte discusión el viernes a la noche, tras la cual Saravia se subió a su auto y se fue de la propiedad. Según se supo, Saravia pasó la noche en la casa de su hija Lucila, quien vive en el mismo country de Pilar.

Saravia regresó al otro día. Eso sí lo vio la empleada, aunque en el momento no supo que había dormido afuera. A las 10 Jorge Neuss la llamó para que le llevara el desayuno a la habitación y notó que Saravia no estaba allí. La testigo no recordaba el horario exacto en que vio entrar a la víctima a la casa del country Martindale pero sí que fue “cerca de las 13”.

A las 12.36 y 12.37 Neuss mandó dos SMS a amigos para saludarlos por sus cumpleaños. A las 12.51 se registró en el teléfono de la empleada un llamado a Lucila. La mujer explicó que fue para avisarle que algo había ocurrido.

Según consigna Infobae, la empleada doméstica aseguró que cree que "no pasaron más de 10 minutos" desde el momento en que vio llegar a su patrona a la casa y escuchó el primer disparo, lo cual es coincidente con las pruebas tecnológicas, que indican que a las 12.37 Neuss estaba solo y que a las 12.51 ambos, él y su esposa, estaban muertos.

"No le dije que habíamos escuchado dos disparos porque no quise alarmarla", admitió ante la fiscal. Allegados a la familia le contaron a este medio que Lucila tenía pensado entrar a la casa con su madre, ya que sabía que había violencia de su padre hacia ella.

Sin embargo, los investigadores sospechan que la hija no conocía la gravedad de la situación porque cuando iba a entrar con su mamá recibió el llamado de una vecina y se fue a verla.

Cuando Saravia entró a la casa saludó a las empleadas y les dijo: "Subo a buscar unas cosas". Lo que ocurrió después ya se sabe. La empleada dijo que ella no escuchó en ese momento ninguna discusión, ni golpes ni nada raro, pero estaba lejos de la habitación.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?