La ruptura en primera persona

Gastón Manes criticó duramente a sus correligionarios que juegan al solitario

Gastón Manes no solo bancó la postura de su hermano Facundo sino que fue más allá y describió lo líquido en que se transformó su partido, que puede abrazar a los K o a Milei sin ningún prurito.

Alejandro Cancelare
Alejandro Cancelare lunes, 17 de junio de 2024 · 20:23 hs
Gastón Manes criticó duramente a sus correligionarios que juegan al solitario
Foto: Télam

El radicalismo está pasando, desde hace más de una década, del desconcierto que provocaron el cierre abrupto del gobierno de Raúl Alfonsín y la caída de Fernando De la Rúa. Si bien creció desde entonces, hasta luego ser socio minoritario de Cambiemos, la salida del poder de ese frente con el macrismo lo volvió a poner en crisis y transformarlo en un cúmulo de partidos provinciales.

Gastón Manes es el presidente de la Convención Nacional del radicalismo. Su hermano Facundo, en la Cámara de Diputados, votó junto con tres aliados exactamente en contra de lo que hizo la mayoría de su bloque. Lo de Martín Lousteau se notó más porque es el titular del Comité de la UCR a nivel nacional y fue el único que se opuso a la Ley Bases y el Pacto Fiscal en el Senado.

A pesar de lo que indica su historia, el radicalismo no debatió cómo pararse frente al gobierno de Javier Milei, del cual no son parte y que el presidente de la Nación acusa al centenario partido de ser el causante de todos los problemas argentinos con la asunción de Hipólito Yrigoyen en los primeros años del siglo XX.

“Tenemos un presidente sin mayorías, con una debilidad política muy fuerte en el Congreso pero con una sociedad que lo viene apoyando por el hartazgo de la falta de resultado del pasado y ganas de cambio. Pero su gestión está encerrada en el dilema entre la rapidez y los resultados pero los proyectos deben ser analizado sin caprichos ni apuros”, empezó su explicación Gastón Manes a MDZ. 

Para el titular de la Convención Nacional de la UCR, esas urgencias son campo fértil para la aparición de personas inexpertas. “Hay mucho pícaro, y muchos con buena y mala fe. La intermediación de los partidos políticos está siendo arrasada por la nueva ola mundial y en Argentina este nuevo paradigma se agudiza por los impulsos violentos, algunos sínicos, y en medio de un sistema binario absurdo”.

“Hoy, quien está al frente del gobierno, nos dice que nosotros somos casta pero él tiene como jefe de Gabinete a Guillermo Francos, que es una persona respetable pero que estuvo en todos los gobiernos peronistas, con lo cual sería recontra casta, y a Daniel Scioli, que fue el candidato a presidente del Cristina hace ocho años y su gobernador por dos mandatos. Eso es casta, pero nos acusa a nosotros y nos difama en cada ocasión que tiene”, expresó Manes.

Gastón y Facundo, inseparables, en la vida y en la política 

Tanto Gastón como su hermano Facundo “jamás estuvimos involucrados con los debates políticos partidarios y cuando lo hicimos fue para aportar nuestra mirada y experiencia en la solución de los problemas, no para participar de un cargo simplemente. Yo sufrí en carne propia a un Estado argentino que no está pensando en el crecimiento, el desarrollo y la innovación. Tanto a mí como a mi hermano nos motivó ingresar a la política para combatir aquello de los que ahora el presidente nos acusa de querer favorecer”.

¿Por qué la convención no discutió la discusión del tema de la ley bases?

Hoy hay una discusión de intereses genuinos. Un gobernador dice que tiene que gestionar la provincia y para eso debe tener buenas relaciones con la Nación. Y quizás mi situación puede ser más cómoda porque no tengo que gobernar, y con eso de por medio, es difícil buscar un balance, entre las necesidades de un gobernante y otro que no está en el día a día de la gestión.

¿No es excusa eso?

Por supuesto, porque son los mismos que años anteriores me pedían que apoyáramos al kirchnerismo y la transversalidad pero ahora tienen coincidencias ideológicas con el gobierno. Me pregunto ¿por qué ahora me dicen que piense de una determinada manera cuando hace algunos años me decían que tenía que ir para un lado y ahora para otro para no volver al kirchnerismo?... Un plenario, discutiendo un tema semejante, podría generar tal debate que agudizaría más el conflicto, pero en algún momento se tendría que debatir. 

Pero hoy no sabemos ni siquiera cuál es el pensamiento del radicalismo. Por un lado está la de Martín Lousteau, o Manes, en senado y Diputados respectivamente, y luego otros, como Maxi Abad o los senadores que responden a los gobernadores, que fueron en apoyos y rechazos al gobierno. Si la Convención hubiera dicho cuál era la postura del radicalismo, no hubiera servido como marco de acción de sus legisladores?
Eso que vos decis sucedió. Fue el 19 de enero, en la reunión de Mesa Federal de la Convención, que agrupa a representantes de todas las provincias. No es el plenario, con más de 300 miembros. Acá fuimos unos 60 dirigentes de todo el país los que discutimos y así y todo ya, en la primera versión de la Ley Bases, en Diputados, la UCR votó dividida.

Es difícil cuando uno lucha por una decisión colectiva y en otros priman los intereses personales. El partido no tiene sentido si no votamos de acuerdo a nuestras convicciones. Tenemos ideas, proyectos, y si claudicamos por algún beneficio, como la senadora de Neuquén que cambió su voto por una embajada, es terrible.

Nosotros empezamos en el mismo tiempo que lo hizo Milei, en 2021, sacamos muchos más votos que él, pero por cuestiones personales, mezquindades y posiciones personales terminamos dos años después con él en el poder y nosotros sin poder cuajar un proyecto en común por estas cuestiones particulares de las que te hablaba antes.

El radicalismo es, junto con el peronismo, el único partido que tiene representación nacional sólida, no circunstancial. El bipartidismo se rompió hace más de veinte años pero nosotros, que no gobernamos desde aquel momento, tenemos que seguir escuchando que los radicales somos los culpables de todo lo que pasa… Es una cuestión insólita seguir pegándole al radicalismo.

La discusión de cómo resolver los problemas de la Argentina, tanto liberal o progresista, son válidos. Pero adentro subsisten los populismos que hacen cualquier cosa y a la cual se le suman los medios y las redes sociales con trolls agraviantes que viven de la plata que reciben. Y lo sé porque a mí me lo propusieron cuando era la campaña de mi hermano.

Te arrepentís de haber dado el paso

No, para nada, no podemos ver el país desde afuera. Tuvimos que salir de nuestra zona de confort, articulamos un proyecto y aprendimos mucho, sobre todo en quién confiar y en quien no, quienes venían por interés y quiénes venían para apoyarnos en nuestra mirada de un país mejor.  En este tiempo pudimos ver mucha gente que creíamos que estaba en nuestro colectivo pero después los ves andando solos con su automóvil.

Archivado en