Opinión

Cuatro apreciaciones, en medio de muchas de gran importancia

La realidad nacional nos presenta a diario diversas situaciones que plantea la complejidad y dificultad del presente. Nos ocuparemos sólo de cuatro de ellas

Joaquín Del Tirso - Criterio.News domingo, 26 de mayo de 2024 · 07:00 hs
Cuatro apreciaciones, en medio de muchas de gran importancia

A las graves vicisitudes que plantea el acontecer nacional, se agrega el condimento diario que le pone la impronta personal del presidente Javier Milei, tanto en el país como en el orden internacional. Se suman la ausencia de equipo y la sombra que todo lo ocupa; el Jefe, Karina Milei, todopoderosa, inescrutable e implacable. Binomio que concentra prácticamente la totalidad del poder.

En este marco, rescatemos algunos puntos a analizar.

1) Alrededor de 1.800 cargos sin ocupar

Lo anunció el jefe de Gabinete, Nicolás Posse en su informe ante el Congreso. Fue como una autoconfesión de falta de gestión o incapacidad. Es su responsabilidad final la designación de los funcionarios.

Massistas, kirchneristas y camporistas ocupan, llegando al sexto mes de gestión, cargos en innumerables puestos de organismos nacionales, varios de importancia. A sus anchas se desenvuelven. Inconcebible demora y falta de toma de control de parte importante de la administración; indispensable para llevar adelante las ideas votadas mayoritariamente. Durmiendo con el enemigo.

Puede ser uno de los motivos por los que se da por descontado el apartamiento del Jefe de Gabinete. También se cita como elemento motivador el hecho de la demora en la aprobación de la Ley Bases y el paquete de reforma fiscal.

El periodista Marcelo Bonelli dejó trascender otro motivo, tenebroso y subterráneo. Aparentemente habría en Posse una vocación por controlar el desenvolvimiento de los ministros del gabinete. ¿Espiarlos? Aparentemente habría provisto a los ministros teléfonos encriptados, aportados por el jefe de la AFI, persona designada por el; que no habrían sido utilizados por los funcionarios por desconfianza.

No obstante, independientemente de los motivos de menor o mayor gravedad, que han dejado con un pie afuera de su cargo a Posse, resulta inadmisible que una parte importante de la administración continúe en manos de personas totalmente ajenas a la concepción ideológica del nuevo gobierno. Urge actuar.

2) Sin Ley Bases, sin reforma fiscal, sin Pacto de Mayo

Resulta sorprendente que a esta altura el gobierno no haya conseguido la aprobación de ninguna ley. Lejos de cualquier adhesión o rechazo a lo propuesto por los nuevos ocupantes del poder; se debe señalar que debe proveer la oposición en todo caso las leyes que solicita el nuevo gobierno para llevar adelante su gestión. Está avalada esa solicitud por el voto mayoritario ciudadano.

No hay antecedentes en el país de una situación similar. En el camino se redujo sensiblemente el contenido de la Ley Bases, se aceptaron cambios propuestos por gobernadores y la oposición hasta quedar reducido a una expresión muy acotada. Lo que queda es indispensable para conseguir inversiones y levantar el cepo.

El kirchnerismo está claro, como lo afirman pública y reiteradamente, no va apoyar ninguna iniciativa de Milei; aún cuando alguna sea conveniente al interés general. Lo que extraña es la demora y reticencia de algunos senadores opositores no K, aún cuando los gobernadores de las provincias que representan han adherido expresamente a la aprobación de la ley Bases.

Todas las semanas aparecen "detalles nuevos” que modifican lo convenido y demoran el dictamen necesario para tratar en sesión lo propuesto. ¿Irresponsables? El presente muestra. La historia lo dirá.

Es imprescindible que los senadores honren lo acordado en comisiones y aprueben lo que está en tratamiento. Es un instrumento que el Poder Ejecutivo considera esencial y hay que darle la posibilidad de que lo tenga a su disposición. Luego será el tiempo de evaluar la eficacia de su implementación y gestión. Observa con atención el 56% que votó cambio, el FMI, los inversores y el mercado.

El presidente afirmó que con la aprobación la reactivación económica será más rápida y se dispondrá una eliminación y reducción de impuestos. Lo primero es prioritario y disminuir la carga impositiva indispensable.

3) Menos discursos rimbombantes y confrontativos sin sentido y sin actos y cantos rockeros innecesarios. Con constitución de equipos capaces y gestión eficiente

El presidente convocó a un sacrificio enorme y doloroso. No mintió y está aplicando un ajuste durísimo. El pueblo lo sobrelleva y sigue sosteniendo a Milei con esperanza, aún en el esfuerzo.

El país viene de una catástrofe y las medidas para reconstruirlo son muchas. Derrumbar la elevada y permanente inflación es una muy importante. La política aplicada de cero déficit fiscal es lógica, pero lo implementado trae consigo índices de todo tipo negativos y empieza a surgir en los sondeos preocupación por el empleo. Conservar el que se tiene con salarios que equiparen la inflación y que no haya más pérdidas de puestos de trabajo o suspensiones. 

Confrontaciones inútiles, déficit de gestión y falta de gente confiable en cargos clave complican una situación de por si grave. No se trata de exigir soluciones mágicas ni inmediatas; si de evitar todo lo inconveniente e innecesario, porque el sufrimiento es grande. 

En caso de fallar esta instancia, el futuro se vislumbra sombrío e imprevisible. El país llegó al fondo de la tabla y acechan ideas autoritarias, populistas y con recetas y propuestas sobradamente fallidas. Son las que nos dejaron en esta situación.

Mirar con atención esta situación es principal responsabilidad del presidente y sus funcionarios. No están  exento de ello  la oposición racional, ni las corporaciones de intereses varios. Todos deben privilegiar el interés común. De no hacerlo, las consecuencias son imprevisibles.

4) Laboratorios y proveedores de insumos médicos

Dentro de los pesares que sufre la sociedad argentina, el de la salud ocupa un lugar preferencial. Es una obviedadse trata del bien más preciado para cada ser humano.

El aumento descomunal, sin parámetro alguno e inexplicable, de medicamentos e insumos, han puesto en jaque a todos los efectores de salud. Se incluye la salud pública. Luce irracional, fuera de lógica y totalmente alejado de todos los índices, el aumento que sufren los ciudadanos cuando se trata del cuidado de su salud.

Los sanatorios y clínicas privadas lo están sintiendo fuertemente, al punto de muchas sobrevivir y algunas haber cerrado. Las financiadoras de salud y las obras sociales, también perjudicadas; pero no al extremo de las prestadoras, demoran el pago de los servicios médicos y algunas llegan a sugerir no se atiendan determinadas especialidades. La demora en abonar agrega dificultades, que entre otros problemas acaba en el pago disminuido a médicos y personal de salud. Muchos emigran o están en vías de hacerlo.

Otro efecto negativo es la falta de adquisición de tecnología de avanzada, lo que disminuye posibilidad de cura y también la carencia de repuestos para los aparatos existentes y de insumos de calidad en operaciones de alta complejidad.

Claramente los laboratorios y proveedores han demostrado no tener empatía con la situación económica social imperante y han privilegiado su lucro. Poco solidarios y codiciosos. Sin vergüenza.

Archivado en