Media sanción en Diputados

El Gobierno tomó aire y va por el objetivo mayor: cómo ganar en el Senado

Tras el triunfo de la ley ómnibus y el paquete fiscal en Diputados, el Gobierno ya pone la mira en los gobernadores y los senadores que responden a ellos. Los mandatarios claves.

Josefina Godoy Martínez
Josefina Godoy Martínez miércoles, 1 de mayo de 2024 · 11:21 hs
El Gobierno tomó aire y va por el objetivo mayor: cómo ganar en el Senado
El Gobierno debe seguir las negociaciones para no tener sorpresas en el Senado. Foto: EFE

Los acuerdos políticos que la Casa Rosada se esforzó en conseguir a lo largo de estos casi cinco meses de Gobierno de Javier Milei dieron sus frutos este martes, luego de la media sanción de la ley ómnibus y el paquete fiscal en la Cámara de Diputados. No solo hubo alivio entre los funcionarios libertarios, sino que también el foco, y todas las miradas, pasaron a estar puestas en el Senado, en donde se espera que ambos proyectos sean tratados en comisiones a partir de la semana del 8, para desembarcar en el recinto alrededor del 15 de mayo. Comienza, de este modo, un nuevo objetivo para la administración libertaria.

Los negociadores de la Casa Rosada deslizaban ayer, antes de que se termine de votar la ley ómnibus en particular, que estaban “conformes” con el resultado que tuvieron tantas reuniones, consensos y diálogos para llegar a la Cámara de Diputados con “todo cocinado” y sin sorpresas, como había ocurrido en febrero, cuando el Gobierno se llevó tal disgusto durante el tratamiento en particular que decidió retirar la ley del recinto.

Es un hecho que esta vez todos los sectores que quisieron dar su opinión y conversar fueron bienvenidos, y pudieron tener participación en la previa del proyecto, algo que no ocurrió cuando se quiso debatir la versión original de la ley, en donde ningún bloque tuvo injerencia, algo que no cayó para nada bien.

Es así como este martes, el presidente Milei logró sumar un nuevo poroto, con el primer triunfo legislativo. No hubo problemas durante la votación en particular y hasta “los traidores” de la vez pasada votaron a favor en general.

El único imprevisto que tuvo el oficialismo fue la aparición del impuesto al tabaco, que había sido incorporado en el proyecto de ley anterior para que todos las tabacaleras paguen el mismo impuesto mínimo que tiene el sector. En esta nueva oportunidad, la Casa Rosada decidió quitarlo porque no quería que la ley ómnibus encuentre trabas a la hora de ser tratada por el lobby que las empresas del sector -como Sarandí S.A y Massalin Particulares- están realizando.

A pesar de ello, desde el Gobierno explicaron siempre que muchos de los artículos que no se habían incorporado en esta ocasión serían tratados a largo plazo, una forma de mostrar que tampoco querían dar el brazo a torcer con determinados temas.

Para sorpresa de todos, el artículo que regulariza el sector fue aprobado con 82 votos positivos, 77 negativos y 69 abstenciones. Los libertarios votaron en contra.

Pero lo que generó incertidumbre durante el debate de ayer, hoy logró que la administración libertaria quede bien con los gobernadores del norte, como Gustavo Sáenz, de Salta. El salteño es uno de los mandatarios provinciales que más cercanía tiene a Balcarce 50, pero también quien había puesto el grito en el cielo cuando el borrador de la nueva ley ómnibus, que se trató ayer, no poseía el capítulo del tabaco.

“El Congreso tiene hoy la oportunidad de corregir una injusticia que representa un costo enorme para el país; no solo para sus 7 provincias tabacaleras sino para sus 24 jurisdicciones”, escribió en sus redes sociales. Y agregó: “Preservar un privilegio sumado al miedo de enfrentar a la verdadera casta nos cuesta a todos los argentinos, y mucho. La lista es larga”. Sáenz es uno de los mandatarios que no tiene problema en marcarle las cosas al Ejecutivo, pero al mismo tiempo es quien unió e intentó realizar un puente entre este último y los demás gobernadores del NOA. 

El oficialismo logró su primer triunfo legislativo con la media sanción de la ley ómnibus y el paquete fiscal en Diputados. 

Las claves para avanzar en el Senado

Los gobernadores del PRO, junto a Sáenz y Osvaldo Jaldo, de Tucumán, son los mandatarios provinciales que el Gobierno ve con mejores ojos, es decir, sabe que pueden ayudar en esta nueva etapa en la que ingresa la ley ómnibus y el paquete fiscal en el Senado. Aunque con ellos, aún los números están ajustados -y pese a que el Ejecutivo estaría apuntando a un empate de 36 a 36 con el voto de la vicepresidenta Victoria Villarruel para triunfar- es un hecho que las negociaciones deben seguir existiendo. 

En la Casa Rosada no descartan nuevas reuniones con senadores y con gobernadores en la previa del tratamiento de la ley en la Cámara Alta, es decir, con “sectores menos colaborativos que igualmente quieren seguir dialogando” con el oficialismo. Este último no deja de contemplar los distintos intereses que tiene cada una de las provincias. 

Hay gran interés de seguir conversando con los mandatarios del sur, los patagónicos, aunque confiesan que ya hay algunos que están más adentro que afuera, como Ignacio Torres (a pesar de las idas y vueltas) y Alberto Weretilneck. Este último “va a estar bien”, según explicó una alta fuente de Casa de Gobierno, porque “entendió la nueva Argentina”. 

Otro que aún genera inquietud es Claudio Vidal, de Santa Cruz, que tiene dos senadores que responden a él. “No está cerrado”, deslizó un funcionario que sigue de cerca el tema, al mismo tiempo que explicó que el Ejecutivo ya le hizo una oferta al santacruceño, y ahora la pelota está de su lado: “Tiene que responder”. 

En el norte también hay esperanzas, y lo dejó claro la votación en Diputados. Los siete diputados de Misiones votaron a favor de la ley ómnibus y el paquete fiscal. Hubo un acuerdo entre la Casa Rosada y el gobernador Hugo Passalacqua y el exgobernador de la provincia, Carlos Rovira, que se centró en los intereses políticos (y electorales) que el Frente Renovador de la Concordia tiene y una posible activación de obras públicas. 

De esta manera, y luego de una visita del ministro del Interior, Guillermo Francos a Misiones, la cuestión política y de armado electoral se coló en las negociaciones, en donde La Libertad Avanza no hará un armado propio en la provincia del norte, mientras que el partido de Rovira muestra como nace en él una nueva corriente libertaria. 

Por último, hay otro gobernador que, aunque por ahora el oficialismo lo da por perdido, tiene tres senadores que son claves para que la ley ómnibus y el paquete fiscal lleguen a buen puerto: Gerardo Zamora, de Santiago del Estero. 

Francos se reunió hace unos días con el mandatario, en un encuentro que dicen que fue bueno, aunque no dio resultados hasta ahora. Todos los diputados santiagueños votaron en contra del proyecto ayer, y una alta fuente de Gobierno le explicó a este medio que Santiago del Estero “no necesita nada” y que es más difícil negociar cuando es así. A pesar de que Zamora es “un hombre de diálogo” y por eso aceptó verlo a Francos, se lo ve "más difícil”.

Ante esa situación, en donde la provincia de Zamora tiene las cuentas ordenadas, el Ejecutivo se da cuenta que el mandatario no está pidiendo fondos, pero quizás sí tiene pretensiones de enfocarse más en lo electoral, de cara al debate en el Senado, en donde sabe que sus tres votos pesan. 

Archivado en