Propuesta de campaña

Cómo funciona el sistema de vouchers que plantea Javier Milei: ventajas y desventajas

Es el esquema de financiamiento escolar que propone La Libertad Avanza. La opinión de expertos desde los educativo y lo económico. Cerca de Milei ahora moderan los tiempos.

Dante Kaplanski
Dante Kaplanski domingo, 20 de agosto de 2023 · 07:00 hs
Cómo funciona el sistema de vouchers que plantea Javier Milei: ventajas y desventajas
Foto: Télam

Luego de los resultados de las elecciones PASO, las propuestas que promete llevar adelante Javier Milei en un eventual gobierno están dando de qué hablar. Una de las más novedosas es el sistema de vouchers, donde la Educación y la Salud dejarían de recibir subsidios directamente para comenzar a adquirirlos a partir de la cantidad de vouchers obtenidos por alumnos.

El Estado subvencionaría a los alumnos (demanda) en vez de a las instituciones (oferta). Milei explica que cada alumno tendría un voucher para elegir a qué institución educativa ir, sea de gestión pública como de gestión privada, con la diferencia de que cualquiera de las dos estarían aranceladas (en distinto porcentaje) por el Estado.

Cada alumno recibiría un voucher, con el que lo podría canjear por el servicio de la institución. Luego, cada escuela le entregará esos mismos vouchers al Estado, y según qué cantidad de alumnos obtenga por mes, el Estado le otorgaría un subsidio. 

“Los vouchers reparten dinero para que se apliquen en la educación, y vos vas a la institución que vos quieras, sea de gestión estatal o de gestión privada, pero vos elegís a qué tipo de institución vas”, explica Javier Milei

Milei agrega que este sistema obligará a competir a las escuelas y universidades por quién tiene mejor servicio, ya que una institución con buenos contenidos, un gran número alumnos la elegirá, por ende recibirá más dinero: “Eso las obliga a competir. Los que tengan malos contenidos, malos profesores, terminarán quebrando”.

Cada alumno tendría la potestad de elegir a qué escuela y universidad, sin que la posición económica personal sea un impedimento: “El tipo que no tiene guita (hoy) no puede elegir libremente. Vos le das el voucher y elige dónde estudiar”, explica el candidato a presidente. 

Milei explica que las ventajas más claras que presenta este sistema son que la economía personal con la cuente cada uno no va a ser un impedimento a la hora de elegir a qué institución concurrir, y además sostiene que el nivel de educación crecería exponencialmente ya que las instituciones competirán para atraer más alumnos (por ende más vouchers, a lo que resulta más subsidio), mejorando su infraestructura, su nivel educativo y la calidad del personal que trabaje en la misma. 

Es decir, si el voucher cubre -por ejemplo- 100 pesos, habrán instituciones que la cuota salga 100 pesos, por ende el voucher estaría cubriendo el 100% de la misma. Pero si el alumno quiere estudiar en otra institución, y esta sale 150 pesos, la familia deberá pagar 50 pesos extra. 

Esto permite que hoy en día ese alumno no puede estudiar en esa escuela porque no puede pagar 150, pero gracias al voucher, tendrá que pagar unicamente 50 pesos. Hoy en día existen escuelas privadas religiosas funcionan de esa manera. 

El candidato todavía no determinó si este sistema financiaría a toda la población como sucede hoy (cualquier persona puede recurrir a un colegio o universidad nacional-pública), o si los beneficiados serían solamente quienes tengan un máximo de ingresos por mes, como sucede con subsidios como la tarjeta Aliment.AR. 

El sistema de vouchers, también conocido como "cheque escolar" fue planteado por primera vez por el economista Milton Friedman en su ensayo “El papel del gobierno en la educación”, de 1955.

¿Es posible implementar este sistema en la Argentina?

MDZ mantuvo comunicación con distintos especialistas en áreas tanto de educación como de economía. El especialista en Educación y asesor pedagógico Pablo Eisbruch sostiene que:\ "este sistema es inviable porque el contexto no lo permite". 

"No hay que operar con la educación con la lógica de un mercado, donde los chicos serían clientes en vez de alumnos" afirma Eisbruch. Además, agrega: "Que las escuelas compitan no es sano para la educación".

También menciona sobre el impacto negativo que tendría este sistema en cuanto a la docencia: "La motivación entre los docentes disminuiría porque si yo soy docente y cierran cada vez más escuelas, me desmotivo y voy a buscar una salida (laboral) más estable".  

Alerta también que este sistema "generaría mucha segregación entre los alumnos". "Los chicos en situación económica más vulnerable nunca llegarían a acceder a una educación de calidad", sostiene. Además, la diferencia de calidad entre las instituciones sería radical, porque "si los docentes más preparados, con mejor formación van a las mejores escuelas, los docentes con menos formación irían a las peores", así disminuyendo la calidad educativa de la institución, por lo que los alumnos no la elegirían, llevando así a la quiebra al colegio, dejando a muchos docentes sin trabajo. 

Igualmente, el licenciado rescata un punto importante dentro de la propuesta de Javier Milei: la libertad curricular de cada escuela. "Cada escuela tendría la libertad de decidir qué y cómo se enseña. Estimula la creatividad de cada institución", argumenta. 

No descarta la idea de que el sistema educativo tiene que ser repensado y restructurado, porque "no nos da soluciones, infraestructura, etc". "Hoy hay colegios de la provincia de Buenos Aires que tienen los baños rotos, ventanas sin vidrio, los alumnos tienen que ir a estudiar con frazadas, hay una infraestructura muy mala", por lo que no descarta la idea de revisar todas las propuestas referidas a un cambio educativo, y destaca que es importante "no demonizar ninguna idea".

Impacto de los vouchers desde lo económico

Desde el lado económico, el consultor del Grupo Ledesma Gabriel Caamaño sostiene que "en los países que se implementó, no contribuyó a bajar el gasto en educación, sino que al contrario, se produjo un incremento".  

"No es una herramienta de ajuste fiscal", afirma Caamaño. Aún así, rescata que "si gastas más, pero tenés buenos resultados estaría bien, pero habría que ver cómo se implementa". 

También, el economista subraya que es importante revisar la implementación, porque "no es lo mismo si para todas las escuelas el voucher le da el mismo dinero, o si toda la población accedería al voucher".

Vía Twitter, diferentes usuarios comentaron su conformidad o disconformidad con respecto al tema, como es el caso del diputado y economista Martín Tetaz: "Esto no resiste una repregunta, por eso @jmilei no se anima a debatir con nadie. Primero que las escuelas son provinciales. Segundo que los docentes no son empleados de la escuela. Tercero; si lo fueran, se van a la calle los docentes? Todos los de esa escuela?".

Martín Tetaz hace hincapié en que las escuelas son provinciales porque la Constitución Nacional establece que la educación depende de cada provincia, y no del Estado nacional. Para que sea viable, habría que modificar la Constitución, para que permita quitarle la potestad a cada provincia de su educación para dársela al Gobierno Nacional. Por eso, Milei en su presentación de programa de Gobierno ya habló de avanzar en acuerdos con los distritos.

El economista Alejandro Morduchowicz también comparte su visión vía Twitter. Explica el fracaso que significó para Nicaragua la aplicación del sistema. Este programa tenía tres ejes principales: autonomía de administración escolar, participación de los padres en la elección de directores y un sistema de financiamiento basado en una cantidad fija por alumno.

El sistema de financiamiento resultó insuficiente para mantener las escuelas de manera efectiva. Las instituciones necesitaban un número mínimo de alumnos para operar con superávit (para gastar en otras acciones), lo que a generalmente derivaban en clases con mayor número de alumnos. "Lo más frecuente fue el incumplimiento por parte de la administración central que, debido a la escasez de recursos, tenía demoras en las remesas del dinero para funcionamiento", explica Morduchowicz.

La falta de recursos derivó en que las escuelas sobrevivieran en base a los aportes voluntarios de los alumnos económicamente más acomodados, limitando el acceso a los alumnos de bajos recursos por no poder afrontar los gastos extras. Finalmente en 2007 el gobierno revirtió esta iniciativa y volvió a centralizar y proveer la educación de manera más tradicional y gratuita.

Alberto Benegas Lynch, candidato a diputado por la provincia de Buenos Aires por La Libertad Avanza, explicó en TN que "los vouchers educativos vendrían en el segundo mandato de Milei". 

Países donde funciona este sistema a nivel educativo

Existen diferentes puntos del mundo donde ya están en marcha los vouchers a nivel educativo. Algunos de esos lugares son: Suecia, Hong Kong, Finlandia, Corea del Sur o Singapur. 

Según las pruebas PISA (exámenes en el que se mide el rendimiento académico de estudiantes de 15 años de edad, en lectura, ciencias y matemáticas) del 2020, Suecia, Finlandia, Singapur, y Corea del Sur aparecen en el ranking, mientras que la Argentina apareció en el puesto 80 sobre 131 estudiados.

Chile, quien adoptó un sistema similar en 1982 durante el gobierno de Pinochet, apareció en el puesto 50 del mismo informe.

Esto no quiere decir que necesariamente a estos países les vaya bien por el sistema de vouchers, ya que hay países que sin el sistema tienen un sistema educativo muy exitoso.

Ventajas y Desventajas del Sistema

Cada contexto y región obtuvieron efectos distintos al aplicar este sistema, pero en sus generalidades, se pueden sacar conclusiones generales.

  • Ventajas:

1. Mayor elección y competencia: los vouchers pueden motivar la creación de más escuelas privadas, aumentando la oferta educativa y permitiendo a los alumnos y sus familias una mejor elección.

2. Mejora en la calidad: La competencia entre escuelas públicas y privadas incentivada por los vouchers podría resultar en una mejora de la calidad de la educación, infraestructura, etc.

  • Desventajas:

1. Segregación: "Los chicos en situación económica más vulnerable nunca llegarían a acceder a una educación de calidad", destaca el profesional en educación Pablo Eisbruch.

2. Las escuelas quebrarían: Por la baja calidad de la educación, las escuelas quebrarían, dejando a docentes en la calle, y a alumnos sin estudios.

3. Mayor costo: "En los países que se implementó, no contribuyó a bajar el gasto en educación, sino que al contrario, se produjo un incremento", afirma el economista Gabriel Caamaño.

 

Archivado en