Las pymes son la salida que tiene nuestro país

Las pymes son la salida que tiene nuestro país

La Argentina tiene una salida de la crisis muy rápida y la misma está en manos de la pymes que, por su profunda territorialidad, historia y compromiso con su comunidad, nunca se van a ir del país.

Alejandro Bertín

El establecimiento San Ignacio S.A, del cual soy director, fue fundado en 1939 y es productor de dulce de leche, queso crema y queso azul para abastecer a las principales cadenas del país. Es también el principal exportador de dulce de leche y segundo exportador de queso azul, estando presentes en más de veinte países de América, Europa, Asia y Oceanía con sus diferentes formulaciones de dulce de leche: tradicional (o familiar), repostero y heladero y también de queso azul.

Como miembro fundador del Movimiento Nacional Pyme he tenido la posibilidad de interactuar con muchísimas pymes distribuidas a lo largo y ancho del país, descubriendo que los problemas son comunes, independientemente del sector, región o tamaño. La falta de un tratamiento fiscal adecuado, de una modernización de las leyes laborales, la necesidad de un financiamiento acorde y de una Agencia Nacional Pyme que vele por su desarrollo, hace que las pymes no puedan explotar todo su potencial.

La Argentina es el país con más baja natividad de empresas de la región y una de las más bajas del mundo, informa la Fundación Observatorio Pyme (F.O.P). Si nos comparamos con Chile y Brasil, la natividad es 18 y 7 veces menor, respectivamente. Por otro lado, todas la pymes tienen un SPR muy alto, indicador acuñado por nuestro movimiento que intenta mostrar el “stock de proyectos reprimidos”, vale decir todo lo que podríamos invertir y crecer si se dieran las condiciones. Según nuestro relevamiento, en promedio, todas las pymes tienen entre tres y cinco proyectos que sueñan realizar y no pueden o no se animan.

Entra la baja natividad y el alto SPR no se van a generar los puestos de trabajo que la sociedad está exigiendo para liberar a la gente con planes sociales. La gente quiere trabajar, tienen aspiración de clase media, enviar a sus hijos a la escuela, el sueño de la casa propia, auto, vacaciones, etc. Todos quieren y merecen ser dignos trabajadores. ¡El primer derecho que tiene un trabajador es a trabajar! Y esto es posible si se modifican los impedimentos que limitan el desarrollo pyme.

Según un estudio de impacto que realizamos con la Fundación Observatorio Pyme, si promulgamos una ley como la que estamos presentando desde el Movimiento Nacional Pyme, este sector puede generar más de dos millones de puesto de trabajo en el término de un año.

La Argentina tiene una salida de la crisis muy rápida y la misma está en manos de la pymes que, por su profunda territorialidad, historia y compromiso con su comunidad, nunca se van a ir del país.

*Alejandro Bertín es Director de Establecimientos San Ignacio S.A.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?