La inflación no cede y se acerca otra semana difícil

La inflación no cede y se acerca otra semana difícil

Mediciones privadas ya dan una suba de alimentos mensualizada de 3,8%. El IPC creció 1,7 % en las primera semana de mayo. El próximo martes Alberto Fernández enfrenta una de las peores noticias que se renuevan cada mes: el valor de la Canasta Alimentaria.

Rubén Rabanal

Rubén Rabanal

Un dato sencillo muestra el peligro de aceleración que tiene el proceso inflacionario en Argentina. Todos los acuerdos que estaban cerrados como paritarias, actualizaciones de planes sociales, mínimo no imponible de impuestos como Ganancias o básicos de convenio, sistemáticamente se fueron reabriendo y negociando por segunda o tercera vez. No es para sorpresa: la inflación sigue barriendo con todo.

En el caso de los salarios, el 2021 dejó récords nunca vistos. Hubo negociaciones salariales que se reabrieron hasta 3 veces ante la presión de los sindicatos por actualizar frente a la suba de precios que marcaba nuevos parámetros cada vez. Este año, a la renegociación de subas salariales de hasta 60 % se le sumaron los dos bonos para jubilados, no registrados y monotributistas, que algunos casos aún no se cobraron y hoy el anuncio de una suba en el piso a partir del cual se comienza a pagar el Impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría, trabajadores en relación de dependencia, que hasta ahora era de $ 225.937.

Todo es producto del mismo problema y la mala noticia es que en mayo, por ahora, no parece que vaya a haber cambios. La consultora de Orlando Ferreres ya cerró la revisión de la primera semana de este mes. Los datos, aunque levemente inferiores con relación a la primera semana de abril, siguen siendo inquietantes. 

La primera semana de mayo muestra una suba general de precios de 1,7 % y un impacto en alimentos de 1,3%. Como el mes pasado, el rubro vestimenta vuelve a calentarse con una suba de 2,7 % y Transporte 3,4 %. Este último número es uno de los más preocupantes ya que implica un traslado a precios inmediato.

¿Qué le falta a mayo en materia inflacionaria, entonces, para anticipar la trayectoria? Resta el impacto definitivo de la suba de combustibles de 11 % que el gobierno autorizó en una movida casi de sorpresa. También la suba de tarifas que, tras la audiencias públicas de esta semana, el gobierno aplicará y el kirchnerismo, en silencio y culpando a Martín Guzmán, consentirá. Además, las empresas de alimentos y los supermercados consiguieron de Roberto Feletti una suba de 3 % en alimentos a cambio de garantizar el abastecimiento de productos que claramente ya faltan en las góndolas. Todo esto alimentará subas en mayo que aún no se computaron. 

A esa realidad debe sumarse otro dato alarmante: la suba de precios de abril no tuvo origen en un shock del valor del dólar, ni cambios externos que ya se habían dado en marzo con el impacto de la invasión de Rusia a Ucrania y ni siquiera por alguna suba de impuestos o tarifas, algo que, como se dijo, impactará recién a partir de ahora y mucho más se verá la semana que viene cuando el Indec informe los valores de la Canasta Básica Total y sobre todo la de la Canasta Básica Alimentaria que es la que mayormente mide la realidad de una amplísima mayoría de los argentinos. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?