Economía

Exclusivo: Gobierno y privados estiman inflación a la baja en alimentos para noviembre

MDZ accedió a dos informes que comprueban que noviembre puede tener resultados optimistas para las medidas impulsadas por el Gobierno. Cristina pide más intervención, Massa busca previsibilidad. El factor electoral: nadie gana con 100 puntos de inflación.

Pedro Paulin
Pedro Paulin lunes, 28 de noviembre de 2022 · 07:03 hs
Exclusivo: Gobierno y privados estiman inflación a la baja en alimentos para noviembre
Foto: Telam

"La inflación es un quilombo que tenemos que lograr encauzar antes de terminar mi mandato", le dijo Alberto Fernández a Sergio Massa cuando asumió sin pedirle más de tres objetivos en torno al achicamiento del déficit fiscal y marcar sendero de crecimiento de empleo de cara a marzo. Hace meses que los privados y el Gobierno tienen una distancia en torno a cuánto aumentan los precios de diferentes productos que hacen al costo de vida, lo que hace que cada 29 días el número del IPC genere divisiones y contra puntos entre unos y otros. El presidente Alberto Fernández exigió al titular del Indec, Marco Lavagna, y a Sergio Massa, informes diarios sobre los relevos para analizar nuevas medidas en torno a alimentos, lo que más sueño le quita a Fernández.

MDZ accedió en exclusiva a dos informes que muestran que podría ser diciembre el primer mes donde los precios de alimentos empiecen a mostrar un descenso, lo plantea Orlando Ferreres y un paper que circuló por el despacho de Massa y que pasó por las manos de Lavagna y Fernández: el número sería de entre 4.4% y 5% y marcaría el sendero de baja que tanto busca el jefe de Estado para llegar a las PASO con números coherentes de inflación. 

Por su parte, la consultora ECO GO detalló días atrás el problema en los alimentos que más subieron en un año y que tienen que ser atendidos de forma urgente: azúcar 196%, huevos 155%, papel higiénico 146%, rollo de cocina 156%, entre otros. La mirada de Damian Di Pace es clara: "Mientras Sergio Massa intenta aportar algo de previsibilidad, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner plantea que se puede mejorar los precios controlando más a los empresarios, a los supermercados y a los productores", definió.

Orlando Ferreres chequea a diario unos 15.000 bienes y servicios en AMBA que le permiten saber exactamente el aumento del costo de vida, y así lo explicó en su último documento: "La inflación general de la tercera semana del mes fue de 1,7%, mientras que la medición núcleo registró un avance de 1,5%", expresó la consultora que encabeza Fausto Spotorno. Y agregó: "El dato preliminar de inflación de noviembre (promedio de las tres primeras semanas del mes vs. promedio de las cuatro semanas del mes anterior) fue de 5,4% mensual, mientras que la medición núcleo fue del 4,3%". 

No se ganan elecciones con cien puntos inflacionarios y todo el Gobierno lo sabe, por eso el estudio se basa no en la inflación núcleo que llevará más tiempo, pero sí en los productos coyunturales tras el lanzamiento de Precios Justos que impulsó Massa en acuerdo con las grandes cadenas de consumo que representan el 86% de las ventas minoristas de alimentos. Los economistas de la oposición ya presentaron críticas, y los propios miembros de la COPAL (Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios) se atajan ante un eventual fracaso, así lo planteó su presidente, Daniel Funes de Rioja en un documento que recibió el secretario de Comercio Interior, Matías Tombolini.

“La falta de ocurrencia de alguna de estas condiciones de permanencia durante la vigencia de este convenio dará derecho a la empresa a optar por suspender el cumplimiento de sus obligaciones hasta tanto la condición de permanencia no ocurrida se verifique, o dar por finalizado el convenio anticipadamente”, sostuvo. En rigor de verdad, Precios Justos es una forma más de llamar al congelamiento de precios, una estrategia que no dio buenos resultados hasta ahora, lo impulsó el propio Guillermo Moreno en épocas de Néstor y Cristina Kirchner, pero no sirvió.

La lluvia de críticas opositoras no se hizo esperar: “Basta de parches inútiles. El ministro de Economía anunció Precios Justos. Quieren enfrentar los mismos problemas con soluciones inútiles. La inflación en 2022 no paró de acelerarse, afectando a millones de argentinos”, dijo el ex ministro de Economía, Martín Lousteau, apenas anunciado Precios Justos. Lo propio hizo Mario Negri en Twitter: “Los anuncios de Massa son parte del ‘Plan Estirar para Llegar’. Los Precios Justos han fracasado decenas de veces. A diferencia de Guillermo Moreno, Massa utiliza los modales. Pero la ‘estabilidad’ que ofrece es por cuatro meses. Acá no hay ninguna respuesta integral a la inflación”.

El presidente cree que Argentina no es la excepción, y repasa números de otros países como Alemania, que pasó de 1% a 10% con la pandemia, y se lo hizo saber a la directora del FMI, Kristalina Georgieva en su última reunión dos semanas atrás. La mirada presidencial se basa en que, domados aunque sea parcialmente los precios, se podrá entonces encauzar la gestión. No hay éxito con inflación, lo sabe el presidente y se lo hizo saber a todos sus colaboradores. El dato que preocupa también a Fernández es el de los empleados informales, que llegan al 40% y pierden contra la inflación por no tener representación gremial.

Archivado en