Adelantar elecciones, ir a las PASO y cerrarse en Cristina Fernández de Kirchner, las nuevas viejas ideas

Adelantar elecciones, ir a las PASO y cerrarse en Cristina Fernández de Kirchner, las nuevas viejas ideas

El oficialismo tiene la obligación de creer en lo que pretende Sergio Massa que pasará en la economía futura. Sin confianza entre las partes, el diálogo sigue roto entre el presidente y su vice. Por eso, empiezan a especular con adelantar elecciones, ir a PASO en algunos lados y "cerrar con todos".

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

El Frente de Todos sigue en un tortuoso debate interno que potencia dos o tres salidas, no para ganar, sino para “ver qué pasa”. “En el naufragio no podes elegir dónde tirarte”, reflexionó un filoso peronista en un grupo de chat donde conviven todos, y en los que analizan si sirve la estrategia de Cristina Fernández de Kirchner candidata y conductora, una furiosa PASO o esperar qué haría un candidato neutro, como Sergio Massa o Daniel Scioli.

La nueva postura de la vicepresidenta, que tal cual reconoció un ministro, “parece que quiere ser democrática”, demuestra que necesita a “todos para que se pueda aspirar a una victoria” y con el correr de los días lo demostró con los hechos.

Primero, relativizó, y hasta negó, que haya propuesto echar a Sergio Berni del Ministerio de Seguridad Bonaerense. Después recibió públicamente a Emilio Pérsico, a quien culpó de las piedras que rompieron los vidrios de su despacho hace algunos meses y que prosiguió al exigir que le sacaran el manejo de los planes sociales. Por último, autorizó a Sergio Massa a que constituyera el dólar soja II, ese que, según Máximo Kirchner, había puesto de rodillas al Ejecutivo nacional.

En algunos ámbitos más electorales, inclusive, se pidió sondear un proyecto de adelantamiento electoral. Las fuerzas de Seguridad, incluido el Ejército, recibió un pedido para que las vacaciones y las licencias estén acorde a algún cambio imprevisto.

Lo que sucedió en La Matanza conmovió al oficialismo. La disputa “no fue por una pintada o una pared. Fue una provocación. Los del Evita están desatados y empoderados” expresaron sin pudor en las cercanías de Fernando Espinoza, que siempre ve conspiraciones donde las hay, como en este caso, y donde no las hay.

“Fernando hace lo mismo que Cristina, no se da cuenta que todos piden que bajen un cambio, pero siguen y siguen. No frenan. Entonces, se pelea con los propios, los insulta, dicen que no lo reconocen y ahora se le sumó la Iglesia del papa Francisco. O frena o termina con más problemas de los que tiene”, dicen desde el propio oficialismo frentetodista.

Con más calma pero sabiendo que también “tiene la bendición de Máximo”, Leo Grosso, el diputado provincial del Movimiento Evita, ya se planteó para competir contra Fernando Moreira, el sucesor de Gabriel Katopodis, en General San Martín. Para su cruzada tiene el apoyo, además, de la estructura de Moreno, que conduce Mariel Fernández, que si bien no está holgada económicamente, tener un apoyo así siempre sirve.

En Hurlingham, si bien las cosas se calmaron y algunos no conocen el paradero político de Damián Selci, el concejal que reemplazó a Juan Zabaleta en la administración municipal hasta que el exministro volvió, sin embargo, las diferencias políticas no desaparecen y una ruptura le haría perder el municipio.

Como en otros municipios, la situación está más o menos tirante, pero los intendentes pueden conducir el proceso. En Moreno, por ejemplo, la intendenta convive en tensiones con sus antecesores Walter Festa y Mariano West y debe convivir con el amigo de Sergio Massa, Damián Contreras, es otro de los lugares donde “todos” deben estar dentro de una misma estructura.

“Las PASO resuelven todo esto, es cierto. Nos potencia y hasta invisibiliza a las otras fuerzas que, en los municipios más importantes, casi no existen. Pero, también, una vez lanzada la competencia, los compañeros se desbocan, y terminan yéndose igual si pierden. Así que, no sé qué es mejor, si competir o no. En esta última, por lo menos, tenes la promesa de entregar secretarías y direcciones”, aceptó un intendente.

Para los “compañeros del WhatsApp”, los procesos se repiten. “Carlos Menem llegó al poder con todos y luego se quiso quedar sólo con los propios. Así terminó. Néstor Kirchner hasta amplió nuestro electorado y en lugar de armar un Pacto de Olivos, como el Turco, hizo la Concertación Plural, pero luego su viuda la destrozó toda y quiso ir por todo sólo con los propios”.

“¿Cómo terminaron Menem y Cristina? Queriendo volver a los viejos tiempos, esos que la gente ya rechazó”, coincidieron todos los participantes de este jugoso grupo, la mayoría, especialista en el buen comer.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?