Provincia de Buenos Aires: la lista kirchnerista se definiría con un intendente

Provincia de Buenos Aires: la lista kirchnerista se definiría con un intendente

Si bien se mantiene el pacto de "no agresión" y cada vez son más las señales de respetada convivencia entre todos los sectores involucrados en el Frente de Todos, la discusión se centra en la búsqueda de un "moderado pero buen comunicador" para encabezar la lista bonaerense.

Alejandro Cancelare

Alejandro Cancelare

Los jefes territoriales de la Provincia de Buenos Aires ya tienen una certeza. Hasta nuevo aviso nadie podrá analizar la posibilidad de su reelección para el cargo porque no se tocará la ley que lo impide en los casos que ya tengan dos mandatos consecutivos.

Con esa lógica, y por la necesidad de traccionar desde los territorios más poderosos de la Provincia de Buenos Aires, muchos ya empezaron a presentar o sugerir candidatos. Y como siempre sucede, en estos casos, no se llega por la mayor cantidad de amigos que uno tenga sino por la menor de enemigos. 

Martín Insaurralde, el amigo que Máximo Kirchner eligió mientras transitaba el desierto tras la derrota contra Cambiemos, fue el primero que se lanzó a esa posibilidad. Para ello decía contar con el apoyo de algunos intendentes, ministros y el jefe del Frente Renovador, Sergio Massa, quien por otra parte no se quiere inmiscuir demasiado en esa discusión para preservar su rol de "aliado estratégico y esencial". Por ese motivo buscará darle un gran marco a su próximo congreso partidario, en Parque Norte o Mar del Plata.

El problema de Insaurralde aparece en su propia sección electoral, la tercera, donde tiene ya, desde el inicio, un primer gran problema. La Matanza, conducida por Fernando Espinoza, su rival interno y externo. Tampoco ha dicho mucho su vecino de Avellaneda, Jorge Ferraresi y Gabriel Katopodis, que se lleva muy bien con él, prefiere otro rumbo. O el propio o de un amigo, como Juan Zabaleta. 

Es que si bien en la Primera Sección electoral, lugar geográfico que comprende el norte, este y parte del oeste del AMBA, no todos son amigos, la mayoría se entusiasma mucho más con uno propio, Zabaleta, que por otro foráneo. "La primera hace mucho que no juega en primera", se quejan, y con razón.

Es que el mapa electoral provincial supone que la región sur del Conurbano, más La Matanza, concentra el mayor peso electoral del Frente de Todos, no solo de la Provincia sino del país. Pero sin la resistencia del otro lado de CABA, y su último triunfo, tampoco serviría de mucho. Además, Insaurralde no puede detentar, ahora, la unidad que presentaba en el pasado. Uno de sus aliados más importantes, Fernando Gray, intendente de Esteban Echeverría, quedó muy mal con él luego de haberlo "entregado con Máximo Kirchner" por el tema del Partido Justicialista. 

La posibilidad de un triunfo o derrota mínima conspira también para mantener una mirada menos apasionada. Los últimos días trascendió con fuerza que Axel Kicillof, quien hasta ahora hacía que no le interesaba nada lo que pasaba fuera de la administración provincial, sugirió el nombre de su jefe de gabinete, Carlos Bianco, como candidato. Se armaría el kicillofismo, por así decirlo. 

Hasta ahora, Victoria Tolosa Paz, la derrotada por Florencia Saintout en la interna de La Plata, ambas luego derrotadas por Julio Garro, de Juntos por el Cambio, encabeza la lista de posibles, compitieron con las otras mujeres más kirchneristas como Luana Volnovich y Fernanda Raverta, quien también perdió pero en la elección general contra Guillermo Montenegro en Mar del Plata, General Pueyrredón. 

Sergio Berni ya le dijo a todo el mundo que no va a competir para "defender a este presidente", por Alberto Fernández, Tampoco cree demasiado en las visiones "alocadas" de algunos referentes de su propio espacio, más radicalizado. Quizás se preserve para ir, con un nuevo frente que él conduzca en 2023.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?