Las dos decisiones clave que analiza el Gobernador que pueden condicionar el futuro de la gestión

Las dos decisiones clave que analiza el Gobernador que pueden condicionar el futuro de la gestión

El Gobernador tiene en carpeta dos decisiones clave: relanzar la relación con YPF para promover inversiones y adjudicar o no Portezuelo del Viento. Están en juego cerca de 2 mil millones de dólares y condicionamientos futuros. Suarez "golpeó" la mesa con uno de esos temas. Presiones internas.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

“Hay que hacerlo”. El gobernador Rodolfo Suarez repite, con esas y otras palabras, su idea para ponerle fin a algunas finas negociaciones que se llevan adelante en secreto y que serán fundamentales para el futuro de su gestión y también para las siguientes. Se trata de los dos proyectos de inversión e infraestructura que pueden condicionar, para bien o mal, lo que le queda de gestión y ambos involucran relaciones con empresas, recursos naturales y lobbies cruzados. Una de ellas tiene que ver con la industria petrolera y un “relanzamiento” de la relación con YPF, la petrolera estatal de la que Mendoza depende en gran medida. La otra, con la obra Portezuelo del Viento, cuya adjudicación está en duda y sobre la que Suarez debe tomar una decisión: avanzar a pesar de las objeciones internas, volver a licitar o destinar los recursos a otras obras.

Si se suman, ambos caminos ponen en juego cerca de 2 mil millones de dólares que se podrían aplicar en la provincia durante los próximos 5 años. Pero todo puede empastarse.

Si Mendoza venía con problemas, la pandemia los potenció. Ya había tensiones internas por la explotación de los recursos naturales y el contexto económico que complicó proyectos de desarrollo. Desde el 2020 se sumó un agente externo que hirió gravemente al turismo, una de las actividades que se convirtieron en eje económico y sobre la que no había cuestionamientos. Ahora, el contexto es otro.

Relaciones y negocios

La industria petrolera está en decadencia en Mendoza desde hace años. El 2020 golpeó más fuerte al sector y algunos de los pocos proyectos de inversión que había se desinflaron. Desde hace meses el Gobierno y la petrolera estatal YPF negocian un acuerdo para relanzar la relación que podría implicar un compromiso de inversión inicial superior a los 400 millones de dólares, pero con perspectivas de crecer hasta los 1.000 millones. Otro “Portezuelo del Viento”.

Esa negociación no se sencilla porque implica el recálculo de muchos de los términos de los contratos actuales y también el replanteo de otros. Entre ellos, por ejemplo, las consecuencias negativas que tuvo para YPF la adquisición de activos “tóxicos” desde la licitación del 2008 y también no subir las regalías en contratos que están cerca de su fin para poder extenderlos. El proyecto que entusiasma tiene que ver con la recuperación terciara con inyección de polímeros en yacimientos del sur de Mendoza, una técnica que se usa en la Patagonia y que es viable por el aumento del precio del petróleo. Por ahora, es difícil de mensurar, pero a mediano plazo podría implicar la reactivación de cientos de pozos. En el mismo paquete podría venir el aprovechamiento de la lengua mendocina de Vaca Muerta, algo que siempre estuvo en carpeta de YPF, pero nunca se concretó, entre otras cosas, por la viabilidad, la falta de logística y de estudios de factibilidad profundos. 

La industria petrolera es una de las esperanzas de Suarez.

En el diálogo entre las partes hubo momentos de tensión. Tanto, que aseguran que hasta estuvo en riesgo la continuidad de algún ministro del Gobierno local que fue más allá de lo permitido políticamente. Incluso fue suspendida una visita del presidente de la compañía, Pablo González, quien iba a anunciar el acuerdo.

Pero fue el propio Suarez el que golpeó la mesa: aseguran que el Gobernador puso como objetivo acordar; que ambas partes resignen algo, pero relancen la relación para que haya inversión. Mendoza resignaría puntos porcentuales de regalías y accedería a negociar o resignar algunos pagos que están en litigios por malos cálculos. YPF se comprometería a un volumen de inversión que "superaría lo de la última década". 

Más allá de particularidades, la dependencia que Mendoza tiene de YPF juega en la negociación. Es que, además de que esa empresa tiene toda la cadena de valor en la provincia, desde que el Estado local se hizo cargo de los recursos no se logró que otras empresas de gran envergadura se instalaran. Más bien ocurrió lo contrario: se potenció el “negocio inmobiliario” con áreas petroleras y hasta YPF fue víctima de esas tranzas.

Contrato clave

Sobre el escritorio del Gobernador hay otra decisión en espera: si adjudica o no la obra Portezuelo del Viento, la más grande y más compleja de la historia reciente. También el proyecto más intrincado: la licitación lleva más de dos años, hace más de uno que se abrieron los sobres y aún hay dudas sobre su concreción. Incluso mientras más tiempo pasa, menos dependerá de la gestión actual y más de los sucesores de Rodolfo Suarez. Es que la obra “pura y dura” tiene una duración mínima de 5 años.

La adjudicación es una decisión compleja. El proyecto tiene un solo oferente y la UTE está conformada por empresas que están en problemas. Desde la china Sinohyro, que llegó a condicionar su participación a pesar de que no tiene que aportar financiamiento, hasta la empresa rescatada IMPSA, que convirtió en socios a Suarez y Alberto Fernández; pasando por las locales CEOSA (que está en problemas financieros) y Obras Andinas. El escenario de oferta única hizo que la represa tenga precios de referencias difíciles de explicar: de un día para otro “bajó” en 280 millones de dólares y aún así no está claro cuánto saldrá y si será necesaria otra vía de financiamiento más allá de los 1.023 millones de dólares que Mendoza tendrá disponibles.

Suarez y Alberto Fernández, enfrentados políticamente pero asociados en Portezuelo. 

Las controversias ahora están puestos en el sentido de oportunidad de la obra y las trabas para ejecutarla en tiempo y forma. Fiscalía de Estado tendrá un dictamen en las próximas dos semanas sobre la denuncia que presentaron los abogados Alejandro Pérez Hualde y Miguel Matus Escorihuela (impulsada también por el Grupo Olascoaga) y que apunta a los posibles perjuicios para el erario público que podría tener la firma del contrato. Pero el camino de la obra comenzó a minarse internamente en el oficialismo. Allí hay un dato clave: el poder dentro de Cambia Mendoza no está todo concentrado en el Gobernador y la “sucesión” del mandato entra en juego también en el tema Portezuelo a medida que se acerca el 2023. 

Las especulaciones sobre la pertinencia o no de la adjudicación tienen como agregado los litigios con La Pampa y el Coirco. Si bien la obra está garantizada por el Laudo de Mauricio Macri, ese mismo documento condiciona la adjudicación a varios factores. Por un lado a que se haga el estudio de impacto ambiental de toda la cuenca (tema que Mendoza asegura cumplió y el resto de las provincias no) y a que se cumplan los acuerdos previos del Consejo de Gobierno del Coirco. Es decir, el órgano máximo de control de la cuenca, que está formado por los gobernadores de Buenos Aires, La Pampa, Neuquén, Río Negro y Mendoza.

El párrafo del laudo de Mauricio Macri donde condiciona la adjudicación de Portezuelo del Viento. 

Curiosamente, Rodolfo Suarez tiene ahora como mejor aliado en el tema al presidente Alberto Fernández, su socio político en IMPSA. Y menos a otros dirigentes de su propia fuerza política.

La firma de la adjudicación y el contrato no son actos administrativos convencionales. Se trata de hechos que generarían obligaciones para el Estado local y desde ese momento comenzaría a correr, como un taxímetro, el gasto de los dólares que hoy están guardados; inmóviles. Pueden ser para invertir, o para pagar burocracia.

La decisión no es sencilla y  podría dejar al descubierto cierta pereza en las gestiones históricas de Mendoza para generar proyectos. ¿Hay muchas iniciativas en la provincia que estén al nivel de proyecto ejecutivo para ser implementadas de inmediato si no se hace Portezuelo? La respuesta no es tan clara. Incluso los otros diques que se prevé construir aún están en etapa de estudio previo.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?