Por incompatibilidad, un funcionario clave se aleja de Portezuelo para conducir IMPSA

Por incompatibilidad, un funcionario clave se aleja de Portezuelo para conducir IMPSA

El flamante director de IMPSA por el Estado también debía controlar la licitación de Portezuelo. Renunció a ese rol, pero seguirá vinculado de los dos lados porque sigue en EMESA. Etapa de definiciones por el precio de la obra.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

El proyecto Portezuelo del Viento, la obra pública más grande del país, está en una etapa clave. La licitación está trabada por el elevado precio que presentó el único consorcio de empresas que postuló para hacer la obra.  La duda operativa es si alcanzará o no el dinero disponible. Pero la incógnita política es cómo hará la UTE para justificar una baja sensible y qué hará el Gobierno si eso no ocurre. Con otra complejidad: ahora el Estado tiene participación en el grupo a través de IMPSA. Es decir, está de los dos lados del mostrador. 

Como explicó MDZ, esa situación genera algunas posiciones incómodas. Es lo que ocurrió con Pablo Magistocchi, el funcionario que llevó adelante desde EMESA todos los estudios previos y hasta los cálculos presupuestarios de la obra y ahora tenía a cargo el análisis de la oferta. Pero el titular de EMESA también fue designado como director de IMPSA, es decir es parte de quienes licitaron. Por la incompatibilidad que se presenta Magistocchi renunció a la comisión que evalúa y debía adjudicar la propuesta. A través de una nota el funcionario anunció su separación de ese rol y de todo lo que tenga que ver con Portezuelo del Viento. "He tomado la decisión de renunciar de manera indeclinable a mi cargo de coordinador de la Comisión de Seguimiento y Evaluación de Ofertas del proceso licitatorio Portezuelo del Viento", dice la carta.

En la misma misiva hace una reflexión. "Deberé tomar recaudos para evitar caer en cualquier situación que implique conflicto de intereses, conforme los más altos estándares de ética y transparencia en los negocios", dice la carta. Más allá de su misiva y del envío de la misma al gabinete, la situación de Magistocchi puede ser objeto de análisis de la Oficina de Ética Pública, que tiene a su cargo la evaluación de incompatibilidades en la función pública. De los roles que tenía disponibles, Magistocchi eligió quedarse en IMPSA y presidir EMESA, aunque separarse de una responsabilidad técnica. Igual, está en las dos firmas. 

Más allá de la función de director de IMPSA en representación de Mendoza, Magistocchi ya tenía un rol en esa empresa desde que se decidió la capitalización porque EMESA ya era quien estaba destinado a administras las acciones de la metalúrgica rescatada por el Estado. Y por parte de Portezuelo la empresa de energía estatal es quien ha realizado todos los pasos y seguirá haciéndolo. De hecho esa empresa es una de las pocas que hasta ahora ha cobrado dinero relacionado con Portezuelo. Según el balance del 2019 (el del 2020 no está publicado), se destinaron más de 43 millones de pesos a estudios y consultorías. 

x

 

La provincia le pidió al consorcio formado por Sinohydro, IMPSA, CEOSA y Obras Andinas que presente una mejora de la oferta y el plazo vence el 16 de junio. Por eso hay mucho movimiento. Tanto que los representantes de la UTE estuvieron en Casa de Gobierno esta semana. 

El presupuesto original de la obra es de 884 millones de dólares. La provincia tendrá disponibles 1023 millones de dólares y con esos recursos tiene pensado también contratar una consultora para tercerizar el control. Pero la empresa superó ampliamente lo previsto. Todas las ofertas superan los 1000 millones de dólares más IVA. La clave de esa diferencia está en que no hay competencia y el único consorcio que postula para hacer el dique presentó ofertas diversas, pero a precios fuera de rango. 

Si se toma como referencia la "oferta básica", es decir tomando los criterios tal cual figuran en el pliego original, la diferencia entre lo que el Gobierno presupuestó y dijo que iba a salir y lo que ofertó la empresa es de 174 millones de dólares más IVA. 

La UTE presentó la propuesta básica, la alternativa obligatoria y otras 6 variantes. La comisión que evaluó esas propuestas ponderó según su criterio. La "variante optativa 1" quedó priorizada en primer lugar y tiene un costo de 1057 millones de dólares más IVA. En segundo lugar en el ranking elaborado por la comisión está la oferta variante 6, con un presupuesto de1052. Recién en tercer lugar quedó la llamada "oferta básica" es decir la propuesta que incluye la realización del proyecto elaborado por el Gobierno. Pero también tiene un presupuesto muy lejos del rango: 1058 millones de dólares más IVA.

Para ajustarse al Presupuesto oficial la rebaja debe ser enorme. En el pedido se hace algo que no es habitual: que el consorcio detalle con precisión los motivos de la rebaja. 

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?