Mauricio Macri: libro, internas y una sobremesa incómoda

Mauricio Macri: libro, internas y una sobremesa incómoda

El expresidente Mauricio Macri recorre el país presentando su libro. Se reúne con Suarez, Cornejo y De Marchi. Pero buscó "distender" el encuentro por la vía familiar para evitar una sobremesa incómoda.

Pablo Icardi

Pablo Icardi

A la Casa Blanca entran presidentes y salen conferencistas. Ocurre algo parecido, aunque con matices, en “La Moneda”, en Chile. Es común que los presidentes dejen su cargo y aprovechen para transmitir su visión del mundo. Conferencias, libros, giras globales.

Mauricio Macri lo está haciendo, pero con impronta local: recorre el país para transmitir su experiencia, pero todos leen en su gira la doble intención de seguir influyendo y hasta volver a ser candidato. Es decir, no son visitas académicas. Por eso lo revelador del título de su libro: “Primer Tiempo”, que sugiere la búsqueda de “jugar” el complemento. No es una novedad, pues su némesis política hizo lo mismo. Cristina Fernández de Kirchner recorrió el país promocionado “Sinceramente” y luego armó una estructura política para volver al poder. Cristina y Macri se necesitan tanto, que hasta compiten en los escaparates de las librerías y comparten estrategias.

Macri llegó a Mendoza con esa intención pero, a decir verdad, la agenda se parece mucho más a una visita social que política. Sobre todo teniendo en cuenta el contexto. Juntos por el Cambio atraviesa una crisis interna debido a las pujas de poder y Macri es una de las piezas clave. Por su intervención y por las pretensiones de sus aliados.

Macri y Cornejo, cuando compartían el poder en Mendoza y la Nación.

El ex presidente tenía pensado hacer una visita relámpago. La cercanía de un fin de semana largo ayudó a convencerlo de estirar su estadía. Por eso a la presentación del libro le sumó reuniones con los principales referentes políticos de Cambia Mendoza.

Por eso Macri cenará con el gobernador Rodolfo Suarez, el presidente de la UCR nacional Alfredo Cornejo y Omar De Marchi, e referentes del Pro. Aunque no se firme la “paz” interna, ni mucho menos, sí es un gesto. Agenda política para discutir sobra. Pero el propio Macri le bajó el tono al encuentro, que estará más cerca de una cena familiar, pues no será a solas sino con sus parejas. Las diferencias entre De Marchi con Cornejo, las broncas de Suarez con De Marchi, las ganas de Cornejo de que Macri deje de influir en el proceso interno de Juntos Por el Cambio no se resolverán. Macri buscó evitar una sobremesa incómoda. 

El ex presidente seguirá de ronda mañana con reuniones internas del Pro, el partido que fundó y que lo llevó al poder. Lo hará en un distrito donde no hay calma. Claro, sí está algo más ordenado que en la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, donde, tomando palabras de otros dirigentes del sector, las ambiciones personales ponen en riesgo la estabilidad y la credibilidad de la alianza opositora.

Temas

¿Querés recibir notificaciones de alertas?